Francia en crisis: las pensiones de Macron

In Internacional
marzo 22, 2023

Francia enfrenta una crisis profunda que solo podrá resolverse con el comienzo de una nueva sociedad. Se espera que el país atraviese varios años de bloqueo antes de embarcarse en una transformación completa que podría durar al menos una generación.

Las manifestaciones han sido constantes en Francia en las últimas semanas. Hay una escasez de combustible en muchas estaciones de servicio y cientos de toneladas de basura se acumulan en las ciudades más grandes.

El presidente Emmanuel Macron ha logrado imponer una reforma de pensiones, pero su texto no resuelve ningún problema y crea muchas injusticias. Por ejemplo, las personas que comenzaron a trabajar a los 16 años solo podrán acceder a la jubilación con un número de años trabajados superior al que se otorga a las personas que comenzaron a los 18 años. Este texto ha sido aprobado a pesar de que en un país que defiende la igualdad ante la ley, esta ley no debería haber sido aprobada.

Macron ha creado una situación de punto muerto deliberadamente, en la que nadie tiene una salida posible. Su gobierno recibió a todos los sindicatos durante un año y medio para rechazar todas sus propuestas. Asistió a manifestaciones masivas, en todo el país, y particularmente en ciudades medianas, sin reaccionar. Luego, él y la izquierda jugaron en el calendario para que los diputados no se pronunciaran sobre este texto en primera lectura, finalmente abusó de una disposición excepcional de la Constitución para imponerla en segunda lectura.

Para ello, pidió a su primera ministra, Elisabeth Borne, que hiciera responsable a su gobierno ante la Asamblea Nacional en virtud del artículo 49-3 de la Constitución. Este fue imaginado por sus editores para situaciones de emergencia específicas, ajenas a esta. Al final de la votación, solo faltaban 9 votos de 577 diputados para que la moción de censura del gobierno provocara su renuncia. Automáticamente, el texto, que nunca fue sometido a votación de la Asamblea, se consideró “adoptado”.

Esta medida es parte de una larga lista de dictados que van desde medidas para la represión del movimiento de los «chalecos amarillos» hasta el confinamiento de la población sana durante la epidemia de Covid-19. Incluso los franceses que se convencieron de las justificaciones de la limitación temporal de sus libertades ahora encuentran que demasiado es demasiado.

Ahora el país está dividido en dos. Por un lado, un pequeño tercio de la población no encuentra ningún problema y quiere que Emmanuel Macron permita que el sistema funcione durante más tiempo a su favor. Por el otro, más de otros dos tercios que ya no están en la hostilidad, pero se encuentran en el mismo odio. Esta evolución de las emociones colectivas y la unidad que engendra son nuevas.

Desde su punto de vista, el presidente ha ganado ya que su ley se considera “aprobada”. Sin embargo, en la práctica, ha perdido ya que reunió a todos los sindicatos y lo que cuenta como partidos políticos populares en su contra. Solo los miembros parlamentarios de su partido, Renaissance (ex-La République en Marche), lo apoyando, así como algunos otros que decían ser del antiguo partido gaullista, Les Républicains. Sin embargo, la mayoría de los franceses se oponen a este texto y ahora están convencidos de que el Ejecutivo no tiene nada que ver con ellos.

En resumen, la crisis actual en Francia es profunda y requerirá una transformación completa para ser resuelta. El gobierno de Macron ha impuesto una reforma de pensiones que ha sido criticada por muchos franceses, y ha utilizado medidas excepcionales para imponerla, lo que ha generado una creciente división en la sociedad francesa. A pesar de que la ley se ha considerado «aprobada», muchos franceses están en contra y han perdido la confianza en el gobierno.

Foto del avatar
/ Published posts: 561

Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.