1594 views 4 mins 0 comments

Almacenes inteligentes: tecnología y automatización en el sector industrial

In Sociedad
julio 28, 2023

Dentro del sector industrial siempre se está buscando la manera de reducir costes y de aumentar la eficiencia. Por eso, ha abrazado la idea de los almacenes inteligentes, espacios innovadores en los que la tecnología y la automatización son cruciales.

Esto puede parecer ciencia ficción, pero grandes marcas como Amazon ya tienen enormes naves industriales en las que los robots campan a sus anchas, y en las que se ven cada vez a menos humanos.

¿Qué son los almacenes inteligentes?

Se trata de centros de almacenamiento en los que se emplean las últimas tecnologías. Así, el flujo de trabajo y el manejo de inventarios están muy automatizados, gracias a los robots, los sistemas de gestión de almacenes y al internet de las cosas.

Robots que preparan pedidos

Los robots autónomos hace mucho que dejaron de ser una novedad en estos almacenes. Suelen trabajar en colaboración con los humanos recogiendo los productos. Se pueden mover de manera autónoma por los pasillos, localizan artículos y los llevan a las zonas de trabajo. Gracias a ellos, las tareas repetitivas se reducen al máximo para los empleados, a la vez que ayudan a que existan menos fallos.

Sistemas de gestión de almacenes

El corazón de los almacenes inteligentes es un programa informático que supervisa y optimiza todas las operaciones. Empieza al principio de la cadena, con la recepción de las mercancías, y llega hasta el final, cuando se envían.

Utiliza algoritmos con el fin de organizar el inventario de una manera eficiente, planificar las rutas o garantizar el mejor lugar de almacenaje para cada uno de los artículos.

¿Qué ventajas tienen los almacenes inteligentes?

Este tipo de espacios requiere de grandes inversiones, pero a cambio aporta una serie de ventajas, gracias a las cuales se están imponiendo.

Más productividad y eficiencia

Tanto los robots como los sistemas de gestión reducen los errores humanos. A su vez, permiten a estos dejar a un lado las tareas más repetitivas, por lo que enseguida se nota una mejor eficiencia y una mayor productividad.

Se reducen los costos

A largo plazo, los costes de un almacén inteligente se reducen de forma drástica. Los costos operativos bajan, y al hacer los robots las tareas más repetitivas se ahorra mano de obra.

Además, los trabajadores tienen menos enfermedades relacionadas con sus actividades, pues aquellas labores más duras en las que hay riesgo de lesión las pueden hacer los robots.

Mayor precisión y optimización del espacio.

Gracias a los programas informáticos, las entregas son más precisas. De este modo, se reducen los errores al mínimo, lo que hace que los clientes estén más satisfechos al no tener que perder tiempo reportando fallos. A su vez, gracias a la automatización, se puede aprovechar mejor el espacio en el recinto, y no hacen falta naves tan grandes y caras a la hora de guardar el inventario.

Poco a poco, los almacenes inteligentes se están imponiendo. Es verdad que la inversión inicial es alta, pero gracias a todas las ventajas que aportan se recupera en poco tiempo.

Foto del avatar
/ Published posts: 1462

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.