Compartir

Mucho cuidado a la hora de regalar mascotas a otras personas. Los animales de compañía necesitan cuidados constantes y regalar un ser vivo representa dar una responsabilidad que no todo el mundo está dispuesto a asumir. Así mismo, hay que tener muy en cuenta si la persona a la que se le va a regalar el animal está preparada para aceptar el reto de alimentar, limpiar y cuidar al perro, gato o pájaro que va a recibir, si es madura y responsable, si es constante y siente verdadero amor por los animales.

En caso de que la persona no esté anímicamente preparada, o no tenga espacio para el animal, por favor regale otra cosa. No hay sensación peor para una animal que recibir amor durante un tiempo para poco después dejar de recibirlo y ser tratado como un objeto inanimado, como un objeto que ya no es útil, llegando en el peor de los casos, a su abandono. Tenga presente que su sufrimiento es real e injusto.

Tanto para regalar una mascota como para comprarla para ti mismo, deberías valorar las siguientes cuestiones que te proponemos a continuación. De este modo, sabrás si tú mismo estás capacitado o si la persona que la va a recibir será buena compañera del animal: ¿Por qué quieres una mascota? ¿La querrás para siempre? ¿Tienes tiempo suficiente para dedicarle? ¿Puedes permitírtelo económicamente? ¿Te sientes capacitado para ocuparte de los problemas que puede acarrear un ser vivo de estas características? ¿Tienes espacio para que pueda vivir cómodamente? ¿Son tus hábitos saludables para el animal que has decidido adoptar? ¿Te lo llevarás en tus salidas vacacionales o tienes a alguien bien preparado para que se ocupe de él? Contesta sinceramente a estas preguntas. Después ponte en la piel del animal y pregúntate por último si eres una buena elección como compañero de vida.

La mejor elección, un animal de compañía

Una vez aclarado este punto, que creemos de suma importancia, debemos decir que es uno de los mejores regalos que se pueden recibir o adquirir para uno mismo. La elección de un animal de compañía es un regalo estupendo, que aporta felicidad a todos los miembros de la familia, responsabilidad a los más pequeños de la casa, elimina la soledad a aquellos que la padecen y es ideal como método de empatía y aprendizaje. Además, ayuda a la salud física, proveyendo a tu organismo de defensas naturales, con un riego menor de sufrir alergias y obligándote al ejercicio físico cuando lo saques al aire libre, en el caso de que sea un perro, claro.

Tu vida, y la de los que te rodean y viven en la misma vivienda, va a cambiar. Va a entrar un nuevo inquilino que rápidamente se va acomodar en vuestra casa y va a convertirse en un familiar más, pues se le va a querer prácticamente igual y os va a proporcionar innumerables horas de diversión y felicidad.

Pero, ¿Has decidido ya qué animal es el que quieres tener? ¿Cuál es el más apropiado para tu casa y tu modo de vida? Si lo tienes claro, el siguiente paso es el de visitar una tienda de mascotas que sea capaz de asesorarte ampliamente sobre las necesidades que tu animal va a tener, que tenga los productos para animales que sean idóneos y le aporten la energía, la limpieza, y demás elementos que le sean imprescindibles, para una correcta adaptación al nuevo entorno, para que se habitúe sin estrés y disfrute de la estancia en su nuevo hogar.

Hay que saber elegir una tienda de animales online que sepa prestar atención a lo que se le pida, que demuestre verdadero amor por los animales y tenga un amplio stock de productos y alimentos. Después del veterinario, el propietario de la tienda de animales debe saber todo lo referente a la mascota que has elegido tener.

Por último, conviene añadir algunas de las desventajas que nos saldrán al paso con el tiempo y para las que hay que estar prevenidos. Hay que saber que algunos desprenden mal olor y, sobre todo, cuando son pequeños pueden originar algún destrozo. También se debe saber las molestias que causan cuando, ya más crecidos, tienen el celo, o llamada al apareamiento. Esto puede llegar a ser muy molesto y muchos son los que aconsejan la castración.

También es importante recordar el gasto económico que implica mantener en buenas condiciones cualquier animal. Hay que gastar dinero en alimentarlos, en limpiarlos y en llevarlos al veterinario. Otro problema puede ser, el ya mencionado momento de ir de vacaciones, limitando los lugares a los que se puede acceder, precisamente por ir acompañado de una mascota, o el problema que supone buscarle una vivienda temporal. Por último, el posible riesgo de mordeduras y arañazos, son animales, no debemos olvidar esto, y para evitar este tipo de problemas, lo mejor es gastar algo de dinero en adiestrarlos, sobre todo, para evitar accidentes si hay niños en casa.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.