1481 views 7 mins 0 comments

Descubriendo la leyenda de seis cuerdas: La Fender Stratocaster

In Sociedad
noviembre 07, 2023

El año 1931 es una fecha clave para la historia de la música contemporánea. Tras más de diez años de pruebas en distintas partes del mundo, George Beauchamp y Adolph Rickenbacker presentan al mundo una innovación que lo cambiaría todo: la primera guitarra eléctrica del mercado.

Desde ese momento, un gran número de casas especializadas han sacado a la venta guitarras de distintas formas y modelos, algunos de ellos ya piezas de la historia, cuya leyenda pasará de generación en generación. ¿El mayor ejemplo? La Fender Stratocaster.

Aunque no es la única gran guitarra del mundo del rock, el heavy o el pop —Descubre otras magníficas guitarras eléctricas en este artículo—, el instrumento comercializado por Fender Musical Instruments es uno de los más presentes sobre los escenarios. Y sus inteligentes y elegantes líneas estéticas han sido utilizadas por decenas de imitadores que ven en la Strato la guitarra perfecta.

70 años de historia de las seis cuerdas

La Fender Stratocaster es una obra de cuatro apasionados por las posibilidades de la electrónica aplicada a la música. En 1952, Leo Fender, Bill Carson, George Fullerton y Freddie Tavares se unen para dar forma a un sueño: crear un instrumento que no tuviera competidores en ningún punto del planeta.

Estos especialistas trabajaron en el diseño del proyecto, que se alargó durante dos años, para dar con el mejor equilibrio entre estética, peso, tamaño y funcionalidad. El resultado llegó a los expositores en 1954: la Fender Stratocaster, una guitarra de cuerpo macizo que ofrece un sonido versátil. Y el mundo de la música cambió para siempre.

Desde su aparición, esta guitarra ha seguido en venta con muy pocas variaciones más allá del color, el tipo de madera, la calidad de las pastillas o las mejoras electrónicas que hayan podido llegar al sector musical.

Esta ya es una marca de garantía de estas guitarras: los cuatro creadores alcanzaron la perfección hasta el punto de que es uno de los instrumentos más vendidos del mundo. Y seguirá así siempre que siga habiendo aficionados a las seis cuerdas que quieran ponerse a los mandos de una leyenda.

Características de la Fender Stratocaster

Desde el punto de vista estético, la Fender es la guitarra icónica que viene a la cabeza de cualquier persona, aficionada o no a este arte, cuando piensa en el instrumento. Se trata de una guitarra con un cuerpo alargado, que acaba con una base redondeada y que, por la parte del mástil, alarga su cuerpo gracias a dos bocados o cuernos superiores.

Estos cuernos, uno más largo que el otro, no son mera estética, ya que es la fórmula que los diseñadores encontraron para equilibrar el centro de masas de la guitarra y hacerla más cómoda para el músico.

En la parte inferior, bajo las pastillas, se encuentran los potenciómetros y el conmutador, que permiten hacer variaciones en el sonido con tan solo un simple toque mientras se está interpretando cualquier tema.

Desde el punto de vista musical estas son algunas de las principales características de las Fender Stratocaster:

  • Gran variedad de sonidos: la Strato pasa por ser una de las guitarras más versátiles del espectro eléctrico en la actualidad. Las tres pastillas, el sistema de vibrato, el selector de cinco posiciones… Todo ello ofrece la posibilidad de hacer brillar la guitarra en diferentes escenarios: desde el pesado sonido del heavy hasta la delicadeza del jazz más experimental.
  • Comodidad única en el instrumento: el diseño de la Fender es perfecto y está lleno de detalles. Destaca, por ejemplo, que los bordes del cuerpo macizo son redondeados. De esta manera, el músico tiene un apoyo muy cómodo tanto para la mano derecha como para la rodilla.
  • Afinación estable: la afinación de estas guitarras es muy, muy estable. Esto permite exigirle mucho en un directo sin preocuparse porque las cuerdas se aflojen y el resultado suene desafinado.

Grandes manos para una excelente guitarra

Solo hay que mirar al panorama musical contemporáneo para comprender la importancia de la Fender Stratocaster. Grandes músicos de todo el planeta la han elegido como el modelo de cabecera para demostrar su arte sobre las seis cuerdas.

Uno de los ejemplos más importantes está en la figura de Jimi Hendrix; el músico maldito sacó sonidos extraordinarios de la Strato… hasta el punto de que la empresa productora sacó un modelo específico para el artista, que era zurdo y necesitaba tocar su instrumento del revés al resto de los mortales.

Otro gran mito que no se imagina separado de su Stratocaster es el maravilloso Eric Clapton. El legendario músico pasó los años 70 buscando un nuevo sonido para su arte, y lo encontró en una Fender de 1956 de segunda mano. Gracias a ella, comenzó a explorar este modelo de guitarra, a la que fue haciéndole añadidos para adaptarla a su particular estilo. El resultado fue la Blackie, una guitarra mítica que estará, para siempre, asociada al músico.

Sin duda, estos son motivos más que suficientes para considerar a la Fender Stratocaster como una de las grandes guitarras de la historia. Un pequeño milagro musical que ha alcanzado la categoría de leyenda, gracias a la cual decenas de miles de músicos de todo el planeta siguen creando canciones míticas.

Foto del avatar
/ Published posts: 1488

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.