1302 views 9 mins 0 comments

La importancia de la gestión de riesgos al utilizar apalancamiento financiero

In Sociedad
noviembre 10, 2023

El apalancamiento financiero es una forma de aumentar el capital tomando deuda. Si todo sale bien, esto nos permite aumentar el potencial de nuestro capital. En caso contrario, conviene tener una gestión eficaz del riesgo para reducir el impacto del apalancamiento financiero en el que parte del capital necesario para invertir nos fue prestado.

¿Por qué es importante la financiación para la inversión?

La deuda y la inversión prácticamente son sinónimos. La mayoría de las empresas e inversores del mercado saben que para aumentar el capital de manera progresiva es necesario tomar deuda. Justamente por eso, el crédito estructurado y la deuda privada utilizados de manera estratégica permiten generar grandes oportunidades de crecimiento.

Según datos del mercado sobre la deuda privada en España, a finales de 2022 el valor de los activos gestionados era de alrededor de 1,5 billones de euros. Asimismo, se estimó que este valor podría llegar a los 2,3 billones en los próximos cuatro años, lo que demuestra lo indispensable que resulta el crédito privado en Europa.

Este tipo de recursos pueden resultar particularmente eficaces cuando los tipos de interés son bajos. Si bien en la zona del euro los tipos de interés se encuentran en un ciclo de subidas que comenzó en julio de 2022, y que lleva acumulado un 4,5 %, estos son más bajos que en Estados Unidos, Inglaterra y la mayoría de los países de Latinoamérica.

El crédito estructurado y la deuda privada, con ingresos periódicos y fiables, ofrecen cierta protección contra la incertidumbre. Históricamente, este mercado ha mantenido un rendimiento estable atravesando diversos ciclos económicos. Por supuesto, es un mercado que requiere de un marco regulatorio eficaz para cimentar la confianza entre inversores.

¿Por qué es importante la gestión del riesgo en el apalancamiento financiero?

El apalancamiento financiero implica el uso de deuda o financiamiento externo para ampliar la capacidad de inversión. Esta estrategia permite a los inversores disponer de mayor capital para acceder a un activo más lucrativo del que podrían permitirse únicamente con su propio capital. El objetivo es aprovechar la diferencia entre el coste de la deuda y el rendimiento de la inversión para aumentar los beneficios.

Hoy en día, este tipo de inversión es muy común. Lo utilizan instituciones, empresas y particulares para aumentar su participación en un determinado mercado, con el propósito de aprovechar tendencias de crecimiento. Sin embargo, como se utiliza financiación externa para cubrir el valor total de la inversión, parte de las ganancias deben utilizarse para devolver ese dinero. En caso de que la inversión no resulte exitosa, el inversor deberá devolver ese dinero.

Maximizar ganancias, reducir pérdidas

En principio, la gestión del riesgo permite maximizar las ganancias y reducir las pérdidas originadas durante una operación financiera. Es necesario encontrar el límite entre la exposición que se asume cuando se toma deuda y la cantidad de capital que necesitamos para invertir. De esta manera, se reduce el riesgo a un mínimo aceptable sin perjudicar el rendimiento de la inversión.

Al mismo tiempo, uno de los principales beneficios de la gestión de riesgos es la preservación del capital. Al utilizar apalancamiento, se corre el riesgo de perder no solo las ganancias, sino también el capital invertido. La gestión de riesgos dispone de ciertas estrategias para reducir el impacto de una mala inversión en tiempo real, lo que puede ser crucial a la hora de preservar el capital del cliente.

Costes asociados y diversificación

En la misma línea, las operaciones de inversión tienen su propio coste. En el caso del apalancamiento financiero, es necesario evaluar las condiciones de financiación y los costes asociados con su gestión por la entidad que emite el financiamiento. Esto incluye tasas de interés, comisiones, seguros, primas, gastos administrativos y más. En este sentido, la gestión del riesgo asume la negociación y puede reducir considerablemente su coste o presentar otras alternativas.

Otra gran razón por la que este tipo de gestión es tan importante es la posibilidad de diversificación de la cartera para reducir el riesgo de cada activo sobre el total de la inversión. Dicho de otro modo, es necesario saber qué tipo de activos se complementan mejorar para tener distintos métodos de rentabilidad que se aseguren unos a otros. También puede incluir estrategias de cobertura (hedging) que reducen el riesgo en ciertas posiciones, minimizando la exposición a eventos inesperados del mercado.

Mecánicas del apalancamiento financiero y normativa

El apalancamiento financiero tiene sus propias características y mecánicas que pueden no resultar evidentes para el inversor sin experiencia. Es por eso que la gestión del riesgo aplicada al apalancamiento se enfoca en este instrumento en particular, anticipando los posibles riesgos y planificando cómo enfrentarlos. Este mercado en España puede ser muy volátil debido a la inflación y la caída en el valor de la moneda, por lo que es necesario controlar la incertidumbre y prever el comportamiento de los mercados.

La gestión del riesgo también incluye el conocimiento de la normativa vigente en materia de finanzas e inversión. Esto incluye la gestión adecuada del pago de intereses y del capital prestado. La gestión de riesgos asegura que los flujos de efectivo estén disponibles para cumplir con las obligaciones financieras, evitando problemas de incumplimiento y posibles consecuencias legales.

Tranquilidad y paz mental

A la hora de invertir utilizando apalancamiento financiero en cualquiera de sus variables, la gestión del riesgo es una forma de mantener las cuentas en orden y conocer el estado actual de nuestra inversión. Tanto para las empresas e individuos que lo solicitan como las entidades que lo ofrecen, es necesario realizar un análisis riguroso del riesgo y tener experiencia en su manejo cuando este se presenta. Esto es especialmente cierto en el caso del manejo de la deuda privada.

Podemos afirmar una última ventaja de la gestión del riesgo aplicada al apalancamiento financiero: la paz mental y la conveniencia. En efecto, cuando se asumen posiciones riesgosas, contar con la ayuda de profesionales de trayectoria en el sector mejora significativamente las posibilidades de éxito y permite a los inversores participar de mercados más lucrativos de forma inmediata. El coste de este servicio resulta marginal en comparación con los beneficios que aporta.

El apalancamiento financiero es una gran herramienta. Sin embargo, tomar financiación externa, puede resultar muy riesgoso para la persona sin experiencia. Es por eso que la gestión del riesgo resulta tan importante para invertir de esta manera.

Foto del avatar
/ Published posts: 1496

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.