Viajes

Florencia: el contraste entre la Italia moderna y clásica

13/07/2017
Foto del avatar

author:

Florencia: el contraste entre la Italia moderna y clásica

Soñar con la soleada región italiana de la Toscana es frecuente entre los españoles que desean realizar una escapada de altura. Si estás pensando en viajar a Florencia, este artículo es para ti.

Esta ciudad situada al norte del centro de Italia conserva el encanto de sus orígenes, intactos en las fachadas de sus edificaciones, sin dejar de lado los esfuerzos de sus autoridades para incorporar obras modernas en su horizonte. Una combinación que resulta bastante atractiva para los españoles.

¿Cómo llego?

Hay muchas alternativas para llegar a la capital toscana. Existen dos terminales aéreas que te pueden dar acceso a la ciudad. Una es el propio aeropuerto de Florencia y la otra es el de Pisa, a 100 kilómetros de Florencia.

Si decides llegar a Pisa, deberás completar el recorrido hasta tu destino con un segundo medio de transporte, aunque el vuelo resulta más barato hasta ahí. Sin embargo, en ambas opciones, existen aerolíneas de bajo coste con itinerarios de vuelo a ambas localidades.

Otra opción es llegar en tren, en caso de que seas un fanático de las vías. Hay una línea ferroviaria que conecta Barcelona con Milán y cuenta con horarios de viaje diarios.

Aventurarte a la travesía en coche no es recomendable, en vista de que, una vez en Florencia, el recorrido por uno de sus mayores atractivos, el casco histórico, está pensado para hacerse a pie. Además, estacionar el coche supone en muchas ocasiones una pesadilla entre calles tan angostas.

Principales atractivos

En el portal viajarflorencia.com tienes una completa guía de Florencia hecha para el turista curioso y organizado, al que le gusta saber qué esperar del lugar que visita y tener a mano todos los datos sobre su próximo destino.

Entre los principales encantos de la denominada “Ciudad del arte” se cuentan sus centros culturales, casas de moda y grandiosos establecimientos gastronómicos para disfrutar del sabor local. Sí, la gastronomía es una razón más para viajar a Florencia.

Desde Florencia también puedes realizar excursiones a zonas de interés cercanas, como Siena, San Gigmigiano y Chianti, que te llevarán a lo que se considera el ambiente más medieval de la región Toscana.

Otro paseo muy solicitado es el que recorre los cinco pueblos más bonitos de la Riviera italiana, conocida como la excursión a la Cinque Terre (“las Cinco Tierras”). Este tour, que no te ocupará más de un día, con seguridad te dará hermosas vistas, dignas de una postal.

Por algo la UNESCO declaró estos poblados costeros rodeados de colinas y viñedos como patrimonio de la humanidad. En ellos, los agricultores aún realizan sus labores como en otras épocas, trabajando en los terrenos empinados para ofrecer lo mejor de estas tierras a los comensales.

Las Cinco Tierras se sitúan a 160 kilómetros de Florencia. Para llegar hasta allí puedes embarcarte en una visita guiada de las miles que ofrecen en la ciudad, o alquilar tu propio coche para detenerte cuantas veces desees, para hacer uso de tu cámara e interactuar con los amables habitantes a lo largo del camino.

Si eres de los que presume de hacer todos los rituales supersticiosos de un lugar cada vez que lo visitas, en Florencia debes acercarte a la Fontana del Porcellino. Si colocas una moneda en su boca y, al caer, desaparece entre sus pies, ¡tendrás la suerte garantizada!

Imposible también olvidarse de uno de sus grandes atractivos: poder contemplar una de las esculturas más famosas del mundo, como es el David de Miguel Ángel, que se encuentra en la Galería de la Academia.

No obstante, si tu plan quiere salirse un poco de la rutina del turista habitual y, en cambio, quieres acercarte más al estilo de vida toscano, puedes optar por actividades más sencillas, como hacer un picnic en los jardines de Bóboli o pasear por la Piazza della Signora, la principal plaza de Florencia.

Y ya que estamos hablando de disfrutar de Florencia desde la experiencia de un florentino, ¿por qué no inscribirse a un curso de cocina para llevarte lo mejor de la zona? ¡Después podrías repetir los platos en la comodidad de tu casa!

Cualquiera que sea el plan, nunca dejes de completar tu visita a esta hermosa región tomándote el tiempo necesario para disfrutar de un atardecer desde el puente de la Santa Trinitá. ¡Una memoria imborrable sin duda!