Opinión

50 litros por barril. La vida puede ser maravillosa

julio 29, 2017
Manel Marco

author:

50 litros por barril. La vida puede ser maravillosa

Desconozco si estamos todavía inmersos en el denominado “momento histórico” o no. El caso es que continuamos con una tasa de paro del 20% y las condiciones laborales empeorando a pasos agigantados sin el menor signo de cambio a pesar de los eslóganes de la “nueva” política. Prueba de ello es que lejos de hablar de recuperar derechos perdidos, asistimos a los debates en los que se cuestiona lo poco que nos queda. Y esto, queridos amigos y amigas, es el mejor termómetro de la correlación de fuerzas actual.

Personalmente no veo ningún avance de la clase obrera cuando hay debates sobre si cobrar 300 euros mensuales está bien o no, o cuando nos dicen abiertamente que las vacaciones no son obligatorias sino una opción personal. No olvidemos que vivimos en un país tan avanzado que tiene trabajadores “privilegiados” que se mueren de envidia ante los éxitos del héroe nacional, Amancio Ortega “el humilde”.

Hablando de esclavitud y explotación, tampoco veo ningún avance cuando se pretende utilizar a las mujeres pobres como fábricas de bebés para ricos caprichosos a no ser que consideremos que la humanidad progresa con la compra-venta de seres humanos. Puede que progresos como la moda anticientífica actual nos lleve en un par de años a quemar brujas en las plazas de los pueblos. O a rechazar la vacuna cubana contra el cáncer de pulmón mientras nos tratamos con remedios homeopáticos a base de agua y azúcar. Quién sabe.

Que la Humanidad avanza es innegable. Hacía dónde es otra cosa. Algunos ya comen como en el paleolítico. Un avance si consideramos la moda que nos ofrece algún mass media  a los pobres que consiste en no comer.

A pesar de todo esto, lo único desfasado en este mundo somos los rojos. Ya nos advirtió el intelectual Risto Mejide que las huelgas son “medidas del XIX para protestar contra negocios del XXI”. Claro que se le olvidó que los negocios del XXI nos están llevando a las condiciones laborales del XIX. Que haya 300 sindicalistas encausados por hacer huelga es más propio de aquel siglo aunque igual viene algún activista a decirnos que el problema son los sindicatos, algo más propio de los años 30 en Alemania. País que, por cierto, también parece añorar sus tiempos de Reich con tobilleras electrónicas para manifestantes o con un registro europeo de extremistas de izquierda. Aunque siendo honestos, puede que no les haga ni falta viendo el panorama de la izquierda en la actualidad. Solo hay que ver a Alberto Garzón considerar una buena noticia la liberación de un fascista golpista “si contribuye a la paz y al diálogo”.

La Humanidad avanza firme y decidida a golpe de involución mientras la izquierda nos dice que con 50 litros por barril la vida puede ser maravillosa. Así nos va.

Comentarios