Compartir

Las publicación de los mensajes intercambiados por agentes de la Policía Municipal de Madrid en un grupo de WhatsApp ha vuelto a sacar a la opinión pública el problema de la radicalidad de algunos agentes de policía.

El el grupo de WhatsApp formado por más de un centenar de agentes del turno de noche de la Policía Municipal de Madrid no sólo se insultaba y amenazaba a políticos y periodistas, también se lanzaban elogios  a Hitler y se publicaban mensajes racistas.

“Este señor sí que sabía cómo hacer las cosas, este señor es dios, ya estarían echando humo las chimeneas sin parar si estuviese al mando”, sostuvo un policía local tras colgar en el grupo un retrato de Hitler. “Eso es un señor, de los pies a la cabeza”, respondió otro agente, que pidió “borrar del mapa a los países islámicos” y llegó a colgar un emoticono con la leyenda “el fascismo es alegría”.

Los agentes no se conformaron solo con alabar el fascismo y el nazismo también tuvieron tiempo de posicionarse sobre la inmigración. Policías municipales que patrullan armados se refirieron así a los inmigrantes: “Hijos de puta, los moros”, “yo los tiraba al mar, comida para peces”.

Puedes leer todos los datos sobre estas conversaciones en Eldiario.es.