Pedir «llevar bates y abrir la cabeza» a Pablo Iglesias no es delito de odio según un fiscal

22/01/2018
Foto del avatar

author:

Pedir «llevar bates y abrir la cabeza» a Pablo Iglesias no es delito de odio según un fiscal

El pasado mes de octubre un grupo de neonazis provocó altercados que se saldaron con insultos y agresiones a periodistas y simpatizantes de Podemos durante un mitón del líder de la formación, Pablo Iglesias, en el Palacio de Festivales Santander.

Ahora un fiscal no ve delito de odio en los mensajes publicados por un grupo de ultraderecha convocando a sus secuaces. «¡Que parezca un accidente!», «Tortas al coletas», «Todos con 1 docena de huevos a dejarle el pelo guapo» o «Llevamos tijeras de podar y le cortamos la coleta roñosa esa que tiene», son algunos de los mensajes que se extraen de las capturas de pantalla del grupo de Whatsapp en el que los exaltados se citaban para «dar la bienvenida a ese perro» -en referencia a Pablo Iglesias- durante el acto de Podemos en la capital cántabra, y en las que también se incitaba a mandar a «todos los rojos de uno en uno al paredón» y se cuestionaba si «va a haber hostias a rojos o no».

El Ministerio Fiscal reconoce que estos mensajes «promueven su difusión», pero afirma que la convocatoria «no puede calificarse de incitadora al odio» porque, según señala en su informe, «son reiterados los mensajes que instan a guardar respeto». Además, asegura que «en ningún momento se promueve o sugiere el empleo de la violencia en tal concentración».

Sin embargo, el fiscal sí admite en la querella un «delito leve por lesiones, amenazas e injurias» cometidas ese día contra el periodista Allende, quien presentó un informe médico al respecto. No obstante, la decisión final queda en manos del juez que tendrá que pronunciarse sobre todo ello.

Según detalla ElDiario.es recientemente, el Juzgado de Instrucción archivó otra causa tras la denuncia de una reportera de televisión de Europa Press que recibió golpes y fue zarandeada mientras realizaba su trabajo por «falta de autor conocido», a pesar de los numerosos vídeos e imágenes que recogen lo ocurrido y que muestran los rostros de buena parte de la treintena de personas de ideología de ultraderecha que allí se congregaron.