Sociedad

Cómo educar a un cachorro de raza Pitbull

12/02/2018

Cómo educar a un cachorro de raza Pitbull

Existen muchas leyendas sobre los pitbulls, estos perros que muchos adolescentes adquieren para intimidar y logar la fortaleza que quizás no tienen, pero cuidado, un perro pitbull es un animal extraordinario que en malas manos se puede convertir en peligroso, por eso es imprescindible adiestrar a un cachorro de raza pitbull desde el primer momento en que llega a una casa. Se necesitará dedicación y sobretodo mucha constancia, además de un carácter férreo.

Comida y descanso, la base de su educación

En primer lugar hay que crearle un buen ambiente, una buena cama donde descansar, darla la alimentación adecuada y sobretodo tiempo para que pueda jugar y correr y así gastar la energía, que al animal le sobra.

Es mejor colocarle la cama en el lugar donde tenga más compañía humana, pero si sea donde sea que se le coloque no hay que acudir siempre que llore, ya que si no lo usará para llamar constantemente la atención.

Tres noches suelen bastar para que los cachorros se acostumbren a dormir solos, pero depende del carácter de cada animal y los dueños deben de ser capaces de detectar las singularidades de sus cachorros, que a grandes rasgos tendrán el comportamiento de los demás sujetos de su raza.

Al alimentarlos no hay que dejarles la comida a su alcance. Los cachorros deben comer al menos 4 veces al día, pero nunca a voluntad y existen dietas específicas para tener a estos animales en condiciones óptimas.

Hay que enseñarle a que se siente antes de comenzar a comer, cumplir este tipo de normas es básico para ir construyendo la educación general y evitar sorpresas, aunque no hay que olvidar que el pitbull es un animal muy enérgico y fuerte y si se deja llevar por su propio instinto puede llegar a ser peligroso.

Existen diferentes tipos de Pitbull

Al tratarse de animales muy dominantes hay que dejarles claro desde el primer momento  que quién manda es el dueño, algo que no siempre es fácil. La violencia nunca es un buen método educativo, puesto que a la larga genera aún más, de modo que lo mejor es reforzar al animal positivamente.

Existen diferentes tipos de Pitbull y entre los más habituales están el American Pitbull Terrier, a los que se conoce como los pequeños gladiadores. Atléticos y muy fuertes este tipo de perros son los que dan nombre a la raza, aunque desde hace años se han puesto muy de moda los American Staffordshire Bull Terrier, un cruce entre el anterior y diversas razas de bulldogs y los Bull Terriers, de hocicos mucho más alargados y que se caracterizan, entre otras muchas cosas por ser en la mayor parte de los casos, sordos.

La legislación sobre estos perros depende de cada comunidad autónoma y en la mayor parte de los casos son considerados PPP (perros potencialmente peligrosos) de modo que hay que llevarlos con bozal.

Partiendo de una relación de respeto se pueden crear verdaderos lazos afectivos

Tener un pitbull es tener un animal con el que disfrutar mucho, pero también una responsabilidad, ya que trasciende a los perros como meros animales de compañía por las características de su carácter y fuerza física, por eso desde que son cachorros hay que evitar que monten a sus dueños e incluso que se posen sobre ellos con las patas delanteras como manifestación de alegría al verles.

El macho Alfa ha de ser el dueño y no él y partiendo de esta relación de respeto se pueden crear verdaderas historias de amistad entre dueño y perro, historias conmovedoras para los más aguerridos que disfrutan de poder contar con tan fiel y divertido compañero, porque a pesar de su leyenda los pitbull también son un poco payasos y muy tiernos y cariñosos.