Sociedad

Las duchas empotradas son protagonistas en las tendencias de diseño de baños 2018

27/04/2018

Las duchas empotradas son protagonistas en las tendencias de diseño de baños 2018

El cuarto de baño es una de las estancias de la casa más importantes y utilizadas a diario por parte de todos y cada uno de los miembros de la familia, por lo que su reforma es algo habitual cada cierto tiempo. Ya sea por comodidad, para remediar cualquier desperfecto o renovar las instalaciones, etc. Las reformas de baño suelen conllevar además un renovado del diseño que presenta la sala, y ello pasa por añadir ciertos elementos que, de cara a este nuevo año 2018 son considerados como «clave» según las tendencias más actuales.

Algunos de los añadidos más novedosos a tener muy en cuenta de cara a esta temporada:

Duchas empotradas: Las duchas empotradas son muy prácticas a la par que un complemento perfecto de cara al diseño global que presenta la sala, ya que son extremadamente personalizables (pudiendo añadir estampados, diseños brillantes, duchas empotradas con estilo liso y elegante, etc.) Son perfectas para baños pequeños debido al gran espacio que ahorras y a la sensación de amplitud que consigues crear a su alrededor, pero también es posible realizar diseños extravagantes a medida, creando así entornos de ducha mucho más grandes. Como hemos dicho antes, las duchas empotradas tienen un gran potencial, por lo que lo mejor es entrar a una tienda especializada en su venta e instalación como es el caso de duchasempotradas.com y observar los múltiples modelos en stock, o inclusive diseñar el tuyo propio.

Las ventajas de una ducha frente a una bañera, además, son evidentes. Por lo que todo son beneficios a la hora de instalar una ducha empotrada, mucho más allá del diseño futurista que estas ofrecen.

A las características estéticas debemos de añadir una clara mejora en cuanto a la durabilidad de los elementos incorporados, haciéndolas mucho más resistentes a los modelos convencionales. Favorecen el estilo minimalista, por lo que tan solo suelen componerse de un rociador, el grifo empotrado para su manejo y algunas salidas extras de agua para la implementación de los chorros de masajes. Los rociadores de ducha suelen ser extraplanos para potenciar así aún más la sensación minimalista del diseño al completo.

Al instalar una ducha empotrada ahorras en agua, potencias el confort de tus baños y mejoras el estilismo del aseo, modernizando la estancia por completo. Con esta premisa, no es descabellado el hecho de que cada vez sean una constante en las reformas de baños y la decoración de interiores.

Grifos empotrados: La grifería del baño empotrado también es crucial a la hora de remodelar dicha estancia, y por supuesto esta debe de casar con el estilo y el diseño del modelo de ducha que actualmente es tendencia, por lo que el añadido de un grifo empotrado es prácticamente obligatorio si realmente quieres modernizar el aseo. Este puede implementarse tanto en el lavabo (grifo empotrado de lavabo) como también en la propia ducha (para controlar el rociador o cualquier otro elemento de la misma) o también el bidet, aunque esta última función se ve algo menos (sobre todo porque la figura del bidé cada vez es menos relevante en el cuarto de baño).
Ducha termostática: Si eres de los que prefiere el modelo de ducha clásico, pero no quieres renunciar al diseño tan moderno que ofrecen las variantes empotradas, instalar una ducha termostática probablemente sea tu mejor opción. La diferencia suele radicar sobre todo en la instalación de la misma, y por supuesto los elementos para su manejo, que esta vez no sobresalen de la pared sino que se utilizaría a través de una grifería clásica (ducha con mango, válvulas, etc.)