Compartir
REUTERS/Oswaldo Rivas

Al menos ocho personas murieron este sábado durante ataques de la oposición nicaragüense en medio de la ola de protestas promocionadas por la derecha latinoamericana contra el presidente Daniel Ortega.

Desde que la derecha fascista se alzó en armas, ya van 178 asesinatos en menos de dos meses.

La barbarie de la panda golpista nicaragüense se aprecia en uno de sus ataques más brutales, seis de los ocho muertos este sábado eran miembros de una familia cuya casa fue incendiada por un cóctel molotov lanzado por asesinos de la oposición.

Los otros dos fueron asesinados mientras retiraban una barricada colocada por los fascistas en una carretera.

El Centro Nicaraguense de Derechos Humanos (CENIDH), un invento de la oposición para que la prensa occidental pueda mentir haciendo alusión a alguien, manifestó su “más enérgica condena por la masacre perpetrada por las fuerzas paramilitares en complicidad con la Policía”, exactamente la misma estrategia llevada a cabo en por el imperialismo en Siria, no se han molestado ni en cambiar de nombre al organismo.

LaRepublica.es
Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.