Sociedad

Un pensamiento recorre el mundo, la conciencia ecologista

04/07/2018
Israel Guerra

author:

Un pensamiento recorre el mundo, la conciencia ecologista

Existe una corriente de pensamiento que se ha establecido como urgente y necesaria, es aquella que pone en primer lugar el equilibrio natural, por encima de los rendimientos económicos o la calidad de vida, sobre todo porque sin el primero, el resto no tardará en desaparecer.

Aun así, no son pocas las empresas que buscan el equilibrio posible entre calidad de lo que se produce, beneficios económicos y respeto por el medio ambiente. La amplia demanda que tiene lugar en estos momentos de productos de agricultura ecologica  está forzando a las industrias a buscar soluciones efectivas para el cultivo sin que se contamine el entorno.

De este modo la empresa de fertilizantes Symborg se coloca como referente internacional al producir productos 100 % sostenibles, que no solo no perjudican, sino que mejoran el medio ambiente. Su esfuerzo diario, tanto en el estudio como en la adaptación de los descubrimientos en productos de gran eficacia para el agricultor, los han convertido en líderes en biotecnología e innovación dentro del sector agrícola.

Symborg se destaca de cualquier competidor en el campo de los fertilizantes por su constante dedicación a la investigación y al desarrollo de las tecnologías más vanguardistas para mejorar la productividad del agricultor sin tener que contaminar el suelo ni las aguas subterráneas. Por eso, esta empresa es la que tiene mayor proyección económica, porque entiende que la sostenibilidad del medioambiente es la principal baza para un largo y próspero desarrollo.

El respeto de la naturaleza en el entorno particular

Este cambio de consciencia global que recorre nuestro mundo no solo se expande por el sector industrial, por el tejido productivo o por las granes empresas, sino que tiene su mayor repercusión y efecto en las mentes de las personas de a pie y dentro de sus entornos de actuación. Es por esta demanda, exigencia y pedida de auxilio que las grandes corporaciones han empezado a cambiar sus políticas con respecto a la conservación de la naturaleza.

En los círculos familiares es, como decimos, donde con mayor fuerza ha calado esta nueva visión del mundo en la que el ego de creernos el centro de la creación ha ido dando paso a una conciencia eco, en la que vamos siendo consciente de que todos pertenecemos en la misma medida a un entorno vivo y pulsante, que es La Tierra.

Este nuevo sentimiento se viene demostrando a lo largo y ancho de todo nuestro planeta, desde el detalle de cuidar de nuestras mascotas, colocándolos al mismo nivel que a nosotros mismos, buscando lo mejor en alimentación, en veterinaria, e incluso buscando la mejor peluquería canina para que luzcan hermosos (como hacen en I Love Perros), hasta en la creación de huertos urbanos o la precaución de no dejar plásticos ni basuras cuando vamos de vacaciones a espacios naturales

En relación a nuestros animales de compañía, las familias que los adoptan rápidamente los acogen como un miembro más, sin concesiones, dándole lo mejor que tienen y queriéndolos casi en la misma medida que se pueda querer a un familiar.

No se reparan en gastos para ofrecerle una alimentación equilibrada y estar pendientes de su salud, con las vacunas debidas y un veterinario de confianza donde llevarlo en caso de necesidad. Por supuesto también se le busca un entorno habitable y saludable, acomodando alguna parte de la vivienda para su uso exclusivo. En el caso de los perros, un casetilla en el exterior, para los gatos basta con una pequeña camita acolchada en su rincón favorito, para los reptiles los Terrarios, aunque no solo existen terrarios para reptiles, también hay una gran variedad de  terrarios para animales exóticos que les procuran un entorno muy parecido a aquellos que tienen en su lugar de procedencia.

El jardín de casa, un rincón natural a nuestra medida

La nueva concepción de nuestra situación en la Tierra nos ha hecho percibir la necesidad de encontrar un entorno más o menos natural donde conectar con el yo más primitivo y auténtico. Un espacio para establecer contacto y comunicación con las energías y fuerzas naturales que nos hacen ser seres vivos.

Si tenemos la suerte de tener un pequeño terreno en el que disfrutar de la naturaleza, tenemos un verdadero tesoro, un lugar para relajarnos con la contemplación de la belleza que solo pueden ofrecernos los diferentes tipos de plantas, árboles, flores… además de cumplir con la función de mantenernos más sanos, no solo por ofrecernos un aire más limpio, sino porque su cuidado implica algo de ejercicio que nos obliga a estar en forma.

En cualquier caso, para un cuidado más especializado, en aquellos casos en que detectemos plagas o necesitemos una poda de ramas para pinos o palmeras, lo mejor será siempre recurrir a un jardinero profesional que sepa mantener el jardín en un estado óptimo para su disfrute.

Sin embargo, el contacto con la naturaleza que procura ser un jardinero amateur de tu propio terreno, también sabrá traerte muchos beneficios y placeres. Para convertirse en un buen jardinero que pueda mantener con cierta elegancia su propio jardín, debes tener algo de formación y de información, como por ejemplo saber detectar una plaga, distinguir las malas hierbas, conocer los mejores y más ecológicos fertilizantes (como los reseñados al principio de este artículo), tener un cuartillo con un buen arsenal de herramientas (palas, rastrillos, mangueras…)

Si se tiene un jardín, no solo nos aseguramos los beneficios que nos reporta tener un trozo de naturaleza dentro de casa, sino que hay bastantes más ventajas, sobre todo si está cuidado, ya que aporta una apariencia de sofisticación y frescura y esto es sin duda un valor añadido al coste de la propiedad si algún día queremos venderla.

Si mantenemos estos espacios abiertos cuidados, la sensación de libertad que recibiremos cada vez que salimos de la vivienda será espectacular, y a la vez la disfrutaremos en la intimidad de nuestro hogar. Para ello es importante ocultar los elementos estructurales del jardín detrás de plantaciones, enredaderas, árboles, arbustos, etcétera. A su vez, crearemos espacios con sombras que otorgan el placer de hacer bajar las temperaturas en verano, además de la satisfacción que nos reporta ver crecer un árbol con el tiempo, todo un espectáculo que nos llena de orgullo.

Si guardamos un rincón para un pequeño huerto, entonces nuestra salud no solo mejorará con la actividad física que se desarrolla con su cuidado, sino que se verá complementada al consumir sus productos, totalmente naturales, sin productos tóxicos, completamente orgánicos.