Viajes

Mallorca bien vale un todo incluido

diciembre 5, 2018

Mallorca bien vale un todo incluido

Tomar la decisión de hacer turismo también significa despreocuparse. En este sentido, los paquetes todo incluido ofrecen a los viajeros una opción sin par en la oferta turística.

En efecto, viajar también es relajarse y sentir la libertad sin complicaciones. Y pensando en ello existen hoy en el mercado turístico paquetes con características en las que todos los servicios están incluidos. Los usuarios hacen su reserva y todo está dispuesto como por arte de magia: traslados, hotel, bar, billetes, comidas y bebidas, servicio a la habitación y hasta las propinas.

Dejar a un lado la rutina

Las vacaciones son un espacio de tiempo invalorable en la vida de todo aquel que desea dejar a un lado la rutina de trabajo de todo un año. Bajo este criterio se han diseñado este tipo de servicios turísticos, en los que se destacan las Vacaciones todo incluido.

Por supuesto, se trata de un paquete ventajoso por su novedad. Uno de los aspectos positivos que muestra es que resulta mucho más accesible que los servicios que se contratan por separado. Más que un servicio, es toda una atención para que los turistas se sientan confortables.

Uno de los aspectos que resaltan en esta opción turística es que, tras el deseo de escapar del estrés, en este programa todo está al alcance de la mano de los clientes. Los servicios del hotel se disponen para el disfrute: la piscina, los paseos e ir a las playas y calas de Mallorca, si es el deseo de los turistas.

Una carta gastronómica libre y otras bondades

La opción gastronómica es un despliegue de la carta con los mejores platos de la zona española de Mallorca. Sin preocuparse por los precios, porque ya todo ha sido pagado por anticipado. Un tipo de servicio, por ejemplo, que sea identificado bajo el lema Hotel All Inclusive, incluye comidas y bebidas a carta abierta.

Como se trata de un viaje en el que los costos están expresados de antemano, el dinero se ajusta a un presupuesto ya concertado y, además, paglado. Esta modalidad implica un ahorro a favor del cliente, asunto nada despreciable en un entorno comercial donde abundan los regalos y objetos de recuerdo.

Si viajas con niños a Mallorca, la comida no será ninguna preocupación. Este paquete libera a las familias de la necesidad de buscar dónde comer. Al mismo tiempo, los hoteles siempre organizan actividades recreativas atendidas por profesionales que saben cómo tratar con los más pequeños.

Mallorca es encantadora y bien vale la pena recorrerla en las excursiones que se organizan en los paquetes todo incluido. Las calas son una de las opciones más tentadoras en este tipo de programa, pues es una ruta imperdible para todo aquel que ha escogido abrigarse bajo el sol esplendoroso de la isla.

Conociendo las calas

Una vez que el viajero aterriza en la isla quiere disfrutar de las mejores calas de Mallorca. Todos los que han visitado la zona reconocen que Mallorca está considerada un destino en el que todo incluido se ubica como una de las mejores opciones de Europa.

Pero veamos lo que ofrecen algunas de estas calas:

Caló des Moro: Pequeña cala ubicada en una zona de acantilados. Tiene unos 25 metros de ancho. Majestuosa experiencia por su naturaleza y la tranquilidad que inspira. Se anuncia como uno de los lugares más encantadores de Mallorca.

Cala Mondragó: De agua transparente, ubicada en un parque natural en Santanyí, las arenas la distinguen como una de las mejores calas de la isla.  

Cala de ses Fonts de n’Alís: También contagiada del ambiente del parque, tiene la bondad de ser un sitio realmente tranquilo.

Cala Varqués: De arenas blancas y aguas azules, pertenece a Porto Cristo. Es una playa idílica en un ambiente virgen.

Cala Mesquida: Transmite una sensación que invita a ser libre, entre aguas claras y de ritmo suave. Tiene un entorno de servicio que todos los usuarios lo agradecen.

Cala Torta: De aguas profundas, aptas para el submarinismo o snorkel, posee unos 150 metros de largo.

Cala S’Almonia: Sus aguas límpias se extienden a partir de unos pocos metros de arena, se encuentra ubicada en la parte sur de la isla.

Cala Llombards: Son aguas de color azul claro, entre un acantilado de escasa altura, semeja a una piscina, una experiencia maravillosa como todas las calas de Mallorca.

Comentarios