Sociedad

El cuidado de nuestros mayores hoy día

27/02/2019
Foto del avatar

author:

El cuidado de nuestros mayores hoy día

La familia desempeña un papel fundamental en las distintas etapas de nuestra vida, de apoyo, de confianza, de ayuda, de afecto, de seguridad… Cuando somos niños y cuando llegamos a la vejez son los momentos en que más necesitamos sentirnos arropados y queridos por los nuestros, en los primeros años para encontrar nuestro sitio en el mundo y desarrollarnos hasta que podamos valernos por nosotros mismos, y en la última etapa de nuestras vidas, porque volvemos a sentirnos dependientes, tanto física como emocionalmente.

A medida que nos acercamos a esta etapa, nuestras prioridades cambian y la dependencia aumenta, necesitamos sentirnos queridos, saber a ciencia cierta que pertenecemos a un grupo o núcleo familiar donde sentirnos arropados.

El problema viene dado por el ritmo de vida actual al que nos obliga la sociedad capitalista de estrés y prisas que hemos creado, donde apenas queda espacio para atender las necesidades básicas que nos hacen más humanos, la de amar y atender a quien lo necesita, en demasiadas ocasiones no podemos dedicarle todo el tiempo que nos gustaría y que sin duda se merecen nuestros mayores. Es entonces cuando tenemos que buscar ayuda externa.

Nadie duda de que nuestros seres queridos cuando envejecen se merecen la mejor atención posible y los mejores cuidados, pero, como decimos, tanto las ocupaciones laborales como las cargas familiares de los hijos nos impiden llegar a todo. Afortunadamente, existen empresas que nos ayudan a cuidarlos y contando en su plantilla con grandes profesionales con una gran empatía como base fundamental para realizar estos trabajos, que forja lazos afectivos muy fuertes con las personas a las que asisten.

Valga como referente de esos profesionales que prestan sus servicios de cuidado de enfermos a domicilio, como de asistencia hospitalaria, la empresa de acompañamiento hospitalario Madrid que encontrarás tras este enlace y que la hemos tomado como ejemplo por que destaca por su buen hacer, según los propios familiares y ancianos atendidos.

Poco a poco, y a medida que vayan forjando una relación con aquellas personas dependientes a las que atienden, se convierten en un miembro más de la familia que no se limita a darle la medicación a hacer lo que sea necesario en lo relativo al cuidado de mayores, sino que establece una relación de confianza y afecto que valoran mucho los ancianos que, tan a menudo, se sienten solos y faltos de cariño.

El servicio de acompañamiento de mayores, en la actualidad, es un servicio muy frecuente, pues como hemos comentado la vida que llevamos hoy en día nos limita en gran medida poder cuidar de nuestros familiares de avanzada edad. Los servicios más solicitados son los de acompañamiento en el hogar, ayuda en las tareas domésticas, en el aseo diarios, la medicación, y el acompañamiento en hospitales.

Principales objetivos del servicio de acompañamiento

El fin último que se persigue con estos servicios de cuidado de personas mayores es aumentar su calidad de vida, ayudarles a mantener un estado de bienestar y proporcionarles todo el cariño y afecto que necesitan para sentirse queridos y protegidos.

A menudo se intenta que la persona dependiente se quede en su hogar, en su entorno conocido el mayor tiempo posible, pues esto les da sensación de seguridad y evita el estrés del traslado a una residencia.

Estos servicios permiten además de cubrir los tiempos que son imposibles de atender por los familiares, darles un respiro cuando su dedicación es prácticamente en exclusiva a sus cuidados.

Ese tiempo de descanso mientras que el cuidador se hace cargo de todo les proporciona esa desconexión necesaria para no cargarse en exceso, física y emocionalmente, y tener tiempo para dedicarse a sí mismo, al resto de su familia o a mantener su círculo social activo.

Por eso el servicio de acompañamiento a los mayores que ofrecen la mayoría de empresas es totalmente personalizado, para adaptarse tanto a las necesidades específicas del anciano como a las de los familiares que están a su cargo.

Entre los distintos tipos de acompañamiento tenemos los que se ofrecen en los domicilios, que son muy aconsejables para evitar la sensación de soledad que padecen los mayores y para dar descansos a los cuidadores.

Otro tipo de asistencia es la que se da en los hospitales, que igualmente cubren los espacios en los que los familiares no pueden estar o les ofrecen un respiro, sobre todo cuando estas estancias en los centros de salud se prolongan en el tiempo.

Sea cuales sean las necesidades de cada núcleo familiar, el servicio de acompañamiento a la tercera edad es una necesidad en nuestra sociedad actual y podemos estar agradecidos de que existan empresas tan profesionales como la que hemos referenciado anteriormente en este artículo, con las que podemos sentirnos con la total tranquilidad de que nuestros familiares se encuentran en las mejores manos y perfectamente atendidos durante nuestra ausencia.

Sentirse acompañado aumenta significativamente la calidad de vida de nuestros mayores, y sobre todo les ayuda a poder seguir realizando actividades que no pueden hacer ya en soledad, tales como ir a realizar alguna actividad física, salir al parque a dar un paseo o mantener activa su vida social reuniéndose con amigos.