Sociedad

Los mandalas de la artista Celina Emborg

16/07/2019

Los mandalas de la artista Celina Emborg

Una herramienta que te ayuda a relajarte, ya que armoniza tus cuerpos energéticos

Los mandalas hacen alusión a formas circulares que tienen una constante presencia en nuestro entorno como son el sistema solar, las flores o nuestros ojos. Por ello se considera que los mandalas contienen campos energéticos que se irradian en el área en el que se encuentran, logrando equilibrio, armonía y purificación.

Los mandalas tienen una estructura específica de tres partes, relacionadas con el origen y la expansión, y que se integran en una sola para desplegar su vibración para desbloquear viejas y negativas energías. Estas partes son el punto central, el círculo y la circunferencia que unidos son capaces de tener un poder sanador, al incentivar la quietud mental y lograr beneficios físicos, espirituales y energéticos.

Propiedades sanadoras de los mandalas

El acercamiento a esta herramienta te ayudará a sanar muchos aspectos, tanto fìsico como emocional y espiritual; de hecho, se considera que los mandalas son perfectos para sanar aspectos de la vida pasada, para lo cual recomiendan pintar los mandalas con el color violeta, amarillo, púrpura y blanco.

Los beneficios de los mandalas pueden obtenerse con solo mirarlos, la energía que emanan crea mucha paz.  Ahora bien, si eres tu quien le da color, durante el proceso hay una especie de conexión con tu subconsciente, con tus emociones, lo que te ayudará a un mayor autoentendimiento.

Los mandalas y concretamente los de Celina Emborg te permiten desestresarte, relajarte y lograr una mayor concentración. Esta técnica ayuda a que ambos hemisferios cerebrales trabajen a la par, lo que evita el surgimiento de pensamientos que te inquieten. Todo esto sucede porque se genera un estado muy parecido al que se alcanza con la meditación, en el que se logra un estado de quietud en nuestro cerebro.

Se dice que las bondades curativas de los mandalas son el resultado de la unión perfecta entre mente, cuerpo y espíritu, lo que hace posible que haya una perfecta armonía de tu ser. 

Si te encuentras en un estado de ansiedad, depresión o estrés, sería muy conveniente que comiences a probar con los mandalas, una excelente forma de aprovechar el arte en beneficio de tu cuerpo.

Mandalas para diferentes finalidades

Además de todo lo señalado, los mandalas son muy utilizados para ayudar en aspectos bien concretos de la vida de las personas. 

Existen los mandalas para la abundancia y la prosperidad. Pero no sólo referido al aspecto material o de dinero, sino también al estado emocional en el que te encuentras, la riqueza espiritual que puedas experimentar y la salud física de la que gozas.

Pues bien, se considera que hacer mandalas de prosperidad, permite que tus pensamientos se logren conectar con una energía favorable que atrae a tu vida solo cosas positivas. 

En la red puedes encontrar el mandala para la prosperidad, y debes proceder a colorearlo de color naranja si deseas prosperidad material; de color violeta, si quiere mantener o recuperar tu salud; el amarillo te ayudará a transformar tus pensamientos, y lograrás que tu mente sea próspera.

También existe un mandala para el amor, si quieres fortalecer una relación de pareja o encontrar un amor, puedes colorear el mandala  del amor celta. Los nudos celtas simbolizan la unión o amor eterno.

Por otra parte, si quieres ejercitar tu creatividad puedes optar por la técnica del puntillismo para hacer tus mandalas. Con esta técnica podrás aquietar tu mente y en consecuencia puedes relajarte y alcanzar un estado mayor de conciencia. También esta técnica de puntillismo en los mandalas es ideal para mejorar la memoria, intercalar puntos de diferentes colores te ayuda reactivando tu capacidad de concentración.

En definitiva, lo que logras con los mandalas es generar mucha energía positiva, lo que es muy favorable para tu cuerpo, mente y espíritu. Para las personas con aspectos psicológicos  fuera de control que les impide tener calidad de vida, los mandalas ayudan a lograr un buen estado total del ser, por lo que su práctica es especialmente conveniente para las personas que sufren de ansiedad y depresión.