Silbando la Internacional

Solidaridad: No es dar lo que te sobra, sino compartir lo que tienes

13/05/2020
Paco Frutos

author:

Solidaridad: No es dar lo que te sobra, sino compartir lo que tienes

A partir de esta máxima incontestable desde una elemental concepción ética, humana y política, aunque ello parezca estar muy alejado actualmente de las pautas colectivas actuales, es la forma de acercarse a una colaboración mutua y al desarrollo de la amistad social para contribuir a ir avanzando en la construcción progresiva de una sociedad en la que las soluciones a los problemas y las alternativas más inteligentes y justas para mejorar las condiciones de vida y de trabajo sea algo común en lo que nos impliquemos todos y todas y con ello se fundamente una creciente solidaridad y fraternidad.

Eso, que debería ser algo común en cualquier ocasión, la actual pandemia lo sitúa como una urgente necesidad y tenemos una ocasión obligatoria de intentar hacerlo realidad. Si en esta ocasión, como casi siempre ha sucedido, en vez de hacer todos los esfuerzos para avanzar en conjunto, nos volvemos a liar la manta en la cabeza, buscar “solución” a lo propio y pensamos que en lo colectivo ya escampará, las cosas no solo no mejorarán, sino que pueden empeorar mucho. Hay ocasiones en las que hacer o no hacer son determinantes para encontrar las alternativas imprescindibles.

Es verdad que en esta ocasión también podemos sacar todos los muertos políticos a pasear: las derechas sacando todos los trapos sucios del gobierno actual y de los anteriores del PSOE con su larga ristra de memorial de agravios y el PSOE descalificando hasta el carnet de identidad de Mariano Rajoy Brey como uno de los personajes más negativos y siniestros de la democracia. Y mientras quedarán en el aire, las decisiones de gobierno de ambos partidos y de sus socios y colaboradores necesarios en las reconversiones industriales, las privatizaciones del INI (Instituto Nacional de Industria) y las grandes empresas estatales, las liberaciones de telefonía, agua y energía, el regalo de las Cajas de Ahorro públicas a las privadas, la entrada en la OTAN, los recortes laborales y en pensiones, dar cancha a los soberanismos que los nacionalistas convirtieron en secesión….etc.

Consecuentemente con lo dicho, ¿ sería mucho pretender en este momento, que ante un problema tan grave que afecta a toda la sociedad española, y a la mundial, se pusiera todo el empeño en dialogar, acordar, coordinar y poner en práctica de común acuerdo todas las iniciativas precisas para reducir, acortar y acabar con la pandemia que nos ha caído? Y ya habrá tiempo cuando de ella salgamos para ver, criticar, denunciar al adversario y proponer las alternativas propias en cada cuestión. Si uno escucha los “debates”, por llamarlos de alguna forma, verá lo lejos que estamos de la necesaria colaboración para ello. A mi personalmente, que nunca he pretendido sustituir las políticas de la derecha, del centro derecha o del social liberalismo, sino que he polemizado con ellas con las mías, debo decir que en esta ocasión, con una situación como la actual que nunca habíamos vivido, me cuesta trabajo entender que se pueda ser tan inconsciente y pelear como gatos panza arriba.