Viajar por el mundo, el placer inevitable

Compartir

Cualquier excusa es buena para hacer una maleta y realizar un viaje. No hay tiempo perdido si se pasa viajando, esto es una realidad que los viajeros conocen bien. Y es que no se puede perder un tiempo que se pasa adquiriendo conocimientos y disfrutando de lo desconocido. Viajar es un tónico milagroso que cura la ignorancia y el racismo, la pedantería y el miedo. Una maravillosa medicina a la que todos deberíamos ser adictos.

Para salir a ver mundo, son pocas cosas las que tienes que tener en cuenta antes de embarcarte en el avión, barco o autobús. Siempre hemos aconsejado hacer los viajes ligeros de equipaje, llevar sólo lo imprescindible hace que las preocupaciones sean también menores y, por tanto, mayor el disfrute del momento y del lugar que estés visitando.

De todos modos, sí es importante que lleves la documentación apropiada, y esta depende, claro está, de lugar de destino. Si vas por Europa no te hará falta el visado o pasaporte para entrar en según qué países. Igualmente no esperes a llegar al sitio para cambiar dinero, lleva algo ya de casa que hayas cambiado en un banco u oficina de cambios.

Una vez en el país que hayas decidido ver, programa bien las rutas y el uso de transportes, cuidado con los tiempos para llegar a aeropuertos y a visitas concertadas o relevantes, ya que los transportes ordinarios, sobre todo en países de bajo poder adquisitivo, no suelen ser tan previsibles y acertados como en nuestro país. Asegúrate igualmente de tener cerrada las fechas de ida y vuelta.

Ármate de paciencia y aprende todo lo que puedas, vigila el equipaje, el tipo de sanidad, las vacunas y el clima que te vas a encontrar al llegar. Para todo lo demás puedes ir a informarte más detenidamente en páginas especializadas, como Turismocuatro.com, donde puedes recibir sabios consejos para viajes y utilísima información para viajar, conociendo más en profundidad los diferentes factores que tienes que tener en cuenta según el país que vayas a ver.

Destinos de viajes, playa, ciudad o campo

Aunque destinos hay tantos como lugares, podemos englobarlos en tres grandes bloques cuando hay que decidir cómo queremos pasar las vacaciones o qué queremos ver en esta ocasión. ¿Dónde queremos disfrutar de esta magnífica oportunidad de pasar nuestro tiempo libre? ¿En un lugar con el mar y las olas golpeando nuestro cuerpo, viendo museos y lugares emblemáticos de una gran urbe o tal vez preferimos una escapada romántica a la montaña, rodeados de naturaleza y tranquilidad?

Sin miedo y con algo de dinero, el mundo está abierto para ti y está esperando para que lo descubras. Nosotros, desde nuestra humilde posición, te vamos a aconsejar tres lugares perfectos para cada uno de los posibles destinos mencionados. Para disfrutar del mar, para conocer una ciudad o para descansar en un ambiente sereno y natural.

Primer destino, la isla de Malta

Si no conoces esta isla, situada en pleno corazón del mar mediterráneo, te estás perdiendo uno de los lugares más hermosos de este mar nuestro.  Uno de los países con más densidad poblacional de la Unión Europea, posee también rincones de extrema belleza.  Este país lo conforman un archipiélago con tres islas; la propiamente dicha isla de Malta (capital, centro cultural, administrativo y comercial), isla de Gozo (totalmente rural, con una economía agrícola y pesquera y con algo de turismo, es donde se encuentra el mayor atractivo natural y salvaje) y la isla de Comino (Casi deshabitada, en la que sólo hay un hotel y donde se encuentra el famoso Blue Lagoon)

No hay que pensárselo mucho para viajar a malta, pero si además quieres realizar actividades como el buceo, aquí vas a encontrar un tesoro natural por explorar.  En el enlace que hemos referenciado,encontrarás toda la información útil que te hará falta en tus viajes a Malta, desde las visitas a las islas periféricas hasta lo mejor para visitar en la isla de Malta propiamente dicha.

Segunda posibilidad de destino, Londres. La gran Urbe

Todo el mundo conoce Londres, pero pocos conocen Londres. Saber que es la capital del Reino Unido, que por ahí pasa el Támesis y en ella se rodó Mary Poppins no es conocer  Londres.

Para saber de verdad a qué sabe y a qué huele una de las ciudades más importantes del mundo, tanto a nivel económico como de influencia global, hay que vivirla. Hay que perderse por sus calles y charlar con sus gentes, cosmopolitas donde las haya. Desde luego también que hay que visitar el Big Ben, el London Eye y presenciar el cambio de guardia en el palacio de Buckingham.

Pero creemos que es fundamental que entre visitas al museo Británico y a la Galería Nacional, busques las mejores zonas de hoteles, en Guiaviajesa.com y logres hospedarte en algunos de los hoteles en Londres que estén cerca de la verdadera vida de esta ciudad, como puede ser Picadilly Circus, Hyde Park Camden Town y salir a relacionarte con los lugareños y pasearte por los mercadillos de esta última zona que hemos recomendado, por ser uno de los lugares de la cultura alternativa de esta ciudad.

Por último, la tranquilidad de la naturaleza

Esta opción es cada vez más utilizada por los urbanitas que, en periodos de vacaciones, quieren limpiarse en profundidad del estrés de las ciudades y de los ritmos laborales. Para hacer una salida a un ambiente rural, no hace  ninguna falta que cojamos aviones ni recorramos largas distancias, tampoco que planifiquemos largas estancias, pues España, afortunadamente, dispone de muchos lugares llenos de paz y naturaleza a donde poder ir y alguno, seguro que queda cerca de tu lugar de residencia.

Por ejemplo, podemos realizar una escapada romántica en Valencia, y disfrutar con nuestra pareja de un fin de semana romántico en Villalonga (cerca de Gandia, Valencia). Poder descansar en la contemplación de una noche estrellada, junto al amor de tu vida, en un Hotel rural con encanto, donde te proporcionen todas las comodidades posibles entre paseo y paseo por colinas verdes y bosques centenarios, es un placer inigualable.

Pasar unos días en un hotel rural, como el reseñado, es una estupenda forma de resetear todo tu cuerpo, volver a equilibrarte y a sentirte en paz contigo y con el mundo. Respirar aire fresco y puro, desconectar de todo para volver a conectar con tu yo interior, charlar con él de las cosas importantes de la vida, como la familia, el amor y el tiempo. Un balón de oxígeno necesario el que te aporta este tipo de salidas y que, por estar cerca de casa, deberíamos de aprovechar más.

Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.