1663 views 7 mins 0 comments

Mejora de la productividad laboral en los empleados de una empresa

In Sociedad
junio 07, 2023

La organización Internacional del Trabajo define la productividad laboral como la relación entre el trabajo desempeñado o los bienes producidos por una persona en su trabajo y los recursos utilizados para obtener dicha producción. Es, en definitiva, la cantidad de trabajo realizado para generar un resultado concreto. Este concepto es fundamental en el sector empresarial al condicionar el crecimiento económico, la capacidad de innovar y la propia rentabilidad de la innovación, tal y como recoge el Banco de España en sus diferentes informes.

Debido a ello, mejorar la productividad laboral en los empleados dentro de una empresa es esencial. Con ella, la empresa ganará en eficiencia, competitividad, rentabilidad, satisfacción del cliente y, al mismo tiempo, tendrá más opciones de crecer de una forma sostenible. Apostar por la productividad no es un gasto. Es una inversión.

 

Beneficios de apostar por la productividad laboral

Tener trabajadores productivos, es decir competentes, va a permitir mejorar la eficiencia operativa de la propia organización, ya que cuanto más capacitadas estén las personas más posibilidades tendrán de hacer más tareas en menos tiempo. Esto influye en la optimización del tiempo, desde luego, pero también los recursos utilizados.

La mejora, por un lado de los resultados, y la reducción, por otro, de los costes operativos, ya sea en forma de tiempo de gastos económicos, incide directamente en la competitividad. Tener empleados productivos es la mejor forma de obtener resultados de calidad, favoreciendo la posición de la empresa. Diferenciándose de la competencia además. Esto incide en una mayor rentabilidad, tanto económica como de ambiente laboral, ya que los equipos de trabajo más productivos son también los que tienen mejores resultados en las encuestas de clima laboral.

Al final, la inversión en productividad laboral también incide positivamente en los clientes, quienes tendrán acceso a mejores productos y, probablemente, gozarán también de una mejor atención. Con trabajadores más formados, los usuarios podrán responder a sus preguntas de una forma más sencilla y rápida.

 

Cómo mejorar la productividad laboral dentro de una empresa

Una vez conocidas las ventajas de la productividad laboral llega la pregunta lógica: ¿Cómo la conseguimos? Existen diferentes formas de mejorar la productividad de nuestros empleados. Una de ellas es, sin ninguna duda, apostar por la formación de los trabajadores. Por medio de ella, las personas adquirirán nuevas habilidades y competencias con las que hacer mejor su trabajo.

Otra opción no tiene tanto que ver con las habilidades como con la inversión en la salud y el estado físico de los empleados. Está más relacionada con la parte humana, área cada vez más importante. Un trabajador poco motivado no rinde lo mismo que uno que sí que lo está. Por ello, las empresas deben empezar a tomarse muy en serio la implantación de medidas que ayudan a incrementar la motivación y el bienestar como, por ejemplo,  la flexibilidad laboral.

Libertad de horarios a la hora de entrar y salir, teletrabajo, un modelo híbrido… Son muchas las opciones que se pueden implantar en este campo dentro de una empresa para ayudar a los trabajadores a gozar de un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Siendo flexibles y dando facilidades a las personas, los propios trabajadores aumentan su compromiso con la empresa y no dudan en dar lo mejor de sí cuando es necesario.

Por ello, la flexibilidad laboral está presente cada vez más en las compañías que quieren ser líderes en su sector. Y es que también incide a la hora de captar talento y retener al que ya existe en la empresa. De ahí que muchas empresas pequeñas, o que no pueden permitirse pagar el salario de las grandes compañías, están apostando por este tipo de modelos para conseguir a los mejores trabajadores.

 

Buen entorno de trabajo

Además de lo anterior y en caso de que el trabajo se haga en un espacio físico, la empresa también debe ofrecer a la plantilla las mejores condiciones para hacer las diferentes tareas. Las condiciones del espacio de trabajo están vinculadas a la productividad, por lo que una buena iluminación, poco ruido y una correcta ventilación también incidirá en la forma en la que se ejecuta el trabajo.

Con estas medidas podremos mejorar la productividad dentro de la empresa. Sin embargo, para cerciorarse de que es verdad que se ha conseguido hay que medir la evolución, algo que se puede hacer a través de software como los de organización y gestión de tareas donde es posible registrar KPIS, tiempos de ejecución y establecer tiempos y plazo.

Con este tipo de soluciones, los responsables de RRHH pueden gestionar la evaluación del desempeño de sus empleados midiendo la productividad y, al mismo tiempo, tomar decisiones basadas en datos cualitativos.

Foto del avatar
/ Published posts: 1439

Periodista vasco cuyas historias han abordado todo lo relacionado con el mundo del marketing y las nuevas tecnologías.