1474 views 7 mins 0 comments

¿Cómo afecta la cancelación de un préstamo a mi historial crediticio?

In Sociedad
octubre 10, 2023

Pedir un préstamo personal no es una decisión que se deba tomar a la ligera, pues son nefastas las consecuencias de no poder cumplir con las cuotas de devolución o de querer cancelarlo fuera de plazo por las posibles comisiones e intereses que habrá que pagar.

Hay diferentes motivos y circunstancias por los que los consumidores pueden tomar la decisión de cancelar un préstamo. No obstante, conviene conocer las diferentes formas de hacerlo para no sufrir penalizaciones o si, según el caso, es preferible seguir adelante con él.

Cancelación en plazo

Los consumidores están protegidos por ley para cancelar la contratación de un servicio, en este caso anular un préstamo personal, por desistimiento, sin tener que dar ningún tipo de explicación del motivo por el que se procede a la anulación del contrato. En este caso, no existe penalización, por lo que sería muy recomendable tomar esta vía si se ha pensado mejor, si realmente no se necesita el dinero o si no se está seguro de poder hacer frente a las cuotas.

De este modo, no se sufrirán penalizaciones de ningún tipo y el historial crediticio del interesado no se verá afectado. La cancelación en plazo según la ley debe realizarse en el plazo de 14 días naturales desde su firma. Este derecho es de aplicación tanto para los préstamos personales como a los créditos al consumo o las tarjetas de crédito.

En caso de estar en este periodo y haber analizado mejor la situación, concluyendo que es mejor no solicitar el crédito, se puede proceder a desistimiento sin ningún tipo de inconveniente.

Cancelaciones fuera de plazo

Puede darse la circunstancia de que se quiera cancelar el préstamo, pero con posterioridad al periodo de desistimiento. En este caso, las penalizaciones y comisiones a pagar variarán según el tipo de contrato que se haya firmado y las cláusulas que en él aparezcan.

Derecho a amortizar anticipadamente un crédito

Para empezar, hay que saber que los consumidores siempre tendrán el derecho a cancelar su crédito, si disponen del dinero suficiente para hacerlo, en el momento que así lo deseen, tal y viene recogido en el artículo 30.1 de la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo, que se encarga de regular los préstamos personales.

Para realizar el proceso de cancelación de la deuda habrá que ponerse en contacto con la entidad financiera, informarle de la intención de querer liquidar el préstamo, pagar el capital que se deba y ya estará cancelado. No obstante, para tener la certeza de que no se debe nada, y un justificante llegado el caso que la entidad quiera hacer algún tipo de reclamación, conviene solicitar un certificado de deuda cero a la financiera, que consiste en un documento que acredita que el préstamo ha sido liquidado.

Comisión por la cancelación anticipada

Eso sí, del mismo modo que los consumidores pueden ejercer su derecho a amortizar el crédito antes de tiempo, las entidades bancarias pueden aplicar comisiones por hacerlo, que habrían quedado recogidas previamente, en el contrato de formalización.

Por este motivo, antes de ponerse en contacto con la financiera es más que recomendable echarle un vistazo al contrato para saber a qué gastos extras se enfrenta el interesado en el caso de querer llevar a cabo este paso. En él se especifica si la entidad tiene derecho a cobrar comisión por la amortización anticipada de la deuda. No obstante, por ley el precio de esta compensación no puede superar los siguientes límites: el 0,5% sobre el importe pagado por adelantado (si quedan 12 meses o menos para la finalización de la devolución del crédito) o el 1% sobre el importe pagado por adelantado (en caso de que queden más de 12 meses para que termine el plazo).

Se recomienda, en cualquier caso, a la hora de solicitar un préstamo, recurrir a aquellas entidades que no impongan comisiones por cancelación anticipada, ya que, aunque es una práctica habitual, no todas la llevan a cabo.

Intereses devengados

Otro concepto que se tendrá que pagar al cancelar un préstamo de forma anticipada son los intereses devengados, que se corresponden con los que se han generado desde la fecha de disposición del préstamo hasta la fecha de cancelación. Para calcular estos intereses se aplica el tipo de interés nominal, conocido como TIN, sobre el capital prestado, expresándose en términos anuales.

Conclusión

Si se siguen cualquiera de estos pasos para cancelar un préstamo de forma anticipada, bien sea por desistimiento en plazo o por amortización, el historial crediticio del consumidor no se verá afectado, pues ha cumplido con la ley y todas las clausulas recogidas en el contrato.

No obstante, antes de solicitar un crédito es necesario analizar la situación financiera, leer bien el contrato y verificar que se podrán hacer frente a las cuotas para no fallar en los pagos, en cuyo caso si se entrará en un listado de morosos que afecta negativamente al historial crediticio. De hecho, por pertenecer a alguno de ellos, los bancos tradicionales cerrarán las puertas a ese cliente a la hora de solicitar cualquier tipo de futura financiación.

Foto del avatar
/ Published posts: 1296

Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.