Sociedad

Más allá de decoración: imprescindibles para el bienestar del hogar

18/05/2017
Israel Guerra

author:

Más allá de decoración: imprescindibles para el bienestar del hogar

El hogar es el eterno punto de partida y de regreso, el que ofrece un íntimo cobijo para acoger momentos familiares confortables y el mejor descanso. No carece de importancia que luzca del mejor modo, si se piensa bien, ya que es donde se recargan pilas día a día para afrontar aquellos retos que la vida tiene que ofrecernos.

Pero mantener un hogar en buen estado no es nada fácil. Que se lo pregunten, si no, a todas esas mujeres alrededor del mundo que dedican a la casa más de 14 horas semanales, en comparación con hombres que hacen lo propio solo 6. Así lo reveló un estudio llevado a cabo por la Universidad de la Sabana, en Colombia, y la Home Renaissance Foundation de Reino Unido, en la que más de 5.000 personas fueron consultadas. Un estudio que vuelve a poner de manifiesto la desigualdad.

Con frecuencia se identifica el hogar ideal con mucho espacio, todo el equipamiento y seguir correctamente los criterios del interiorismo: aprovechar bien el espacio, dar protagonismo a la luz y jugar con formas y colores. Aun sin entrar a valorar la necesaria calidad de las relaciones entre los miembros de la familia, hay mucho más que considerar.

El hogar soñado

No tiene por qué ser una vivienda unifamiliar en la urbanización más lujosa de las afueras, con piscina y zonas verdes que hagan más que soportable el calor veraniego. La mayoría se conforma con un piso confortable en la ciudad, suficiente para cubrir las necesidades, pero lamentablemente eso también se ha convertido en un sueño en muchos casos.

Sobre todo, en las grandes ciudades. La demanda supera a la oferta y quienes tienen propiedades para alquilar o vender aprovechan la oportunidad. Para eso hay empresas como inmobiliaria barajas, que forma parte de la Inmobiliaria Red Piso y que asegura ser la mejor red de compraventa de pisos de Madrid, una ciudad que adolece del problema de la falta de disponibilidad.

Conviene seguir consejos útiles para encontrar el correcto alojamiento. Habría que empezar por elegir una zona y consultar el precio medio de la misma, a través de inmobiliarias online, de páginas webs de anuncios o haciendo las llamadas oportunas. No queda otra que pasar muchas horas buscando y concertar visitas para poder ver la vivienda.

Hay que prestar mucha atención a la zona concreta de cada candidata, para conocer factores relevantes como la afluencia de tráfico, el ruido o la imagen que presenta por la noche. Eso y, por supuesto, que tenga facilidades asequibles, como tiendas, parques, sucursales bancarias o esté bien conectada a la red de transporte público.

Condiciones óptimas de salubridad

Cuestión importante en casa es mantener unas condiciones mínimas que hagan que no peligre la salud de quienes la habitan. Lamentablemente, hay problemas que no se pueden evitar ni con la limpieza regular y bien organizada, porque ni eso evitará que microorganismos como la temida legionella hagan acto de presencia. En ese caso, habrá que contar con profesionales de cabecera como PHS Serkonten, expertos con más de 30 años de experiencia en soluciones higiénico sanitarias integrales.

A modo de prevención, las autoridades médicas aconsejan la limpieza y desinfección de superficies con regularidad, porque una cosa es quitarlos y otra destruirlos. Aunque la mayoría de las veces se use agua y jabón, conviene hacer uso también de desinfectantes, homologados con sus correspondientes etiquetas. En la cocina, conviene prestar especial atención a la encimera, un cuidado que debe hacerse extensivo a los baños. Más aún si alguien padece o ha padecido una enfermedad gástrica o la gripe.

La manipulación segura de los alimentos, el cuidado de las mascotas o el lavado regular de manos son consejos a seguir siempre.

Ahorro y sostenibilidad

Un hogar también es confortable si se puede disfrutar en él de las condiciones justas de temperatura y humedad, y otros factores como la calidad del aire. En la actualidad, muchas familias padecen los que se ha venido a llamar pobreza energética, que alude a la falta de recursos económicos para cubrir unas necesidades básicas de energía. Esto se traduce en pasar frío en invierno, calor en verano o en optar por métodos de cocinado que no impliquen mucho uso del gas o la electricidad.

A la hora de equipar un nuevo hogar o alquilar una vivienda, habría que prestar atención a las opciones de eficiencia energética que ofrece. A veces es recomendable realizar inversiones que se recuperarán con el paso del tiempo, como cambiar tus ventanas viejas a ventanas de PVC para mejorar el aislamiento térmico.

Suele estar entre los consejos más básicos de eficiencia energética en el hogar, junto a colocar bombillas de bajo consumo, a realizar un mantenimiento regular de la caldera, utilizar de forma razonable la calefacción u optar por los electrodomésticos eficientes del tipo A. Habría que deshacerse también de malas costumbres como dejar los aparatos que se utilicen en standby. Y es que los hábitos diarios también cuentan para el ahorro.

Servicios a medida

Nadie está exento de sufrir emergencias, a pesar de los índices que indican lo mucho que a los hogares les cuesta afrontar gastos imprevistos. Averías comunes en el hogar suelen ser las que atañen a los electrodomésticos y las que afectan a la luz, el agua o las cerraduras.

Para contratar servicios para el hogar, se recomienda hacerse con un número de teléfono útiles y solicitar los pertinentes presupuestos. Se puede esperar o no a tener una avería, pero conviene llamar a varios profesionales explicando el problema y solicitando presupuesto para subsanarlo.

Hoy día es fácil a la información a través de vías de contacto que, además, se facilitan en sitios webs oficiales. Sucede, por ejemplo, con fontaneros de una web de fontanería que puedes visitar haciendo click aquí.

Convendría también obtener varios presupuestos en cuanto a servicios urgentes, un apartado susceptible a los abusos. Así se podrá tomar una decisión en frío y no tener que tomar una decisión poco acertada cuando el problema ya ha aparecido.