Sociedad

¿Quieres dejar de barrer en tu casa?

agosto 28, 2017
Israel Guerra

author:

¿Quieres dejar de barrer en tu casa?

¿Es la igualdad una realidad o una utopía? Según los datos reflejados en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicado en junio de este año (2017), la realidad sigue mostrando una clara brecha de género en todo lo relacionado al hogar. Y ello a pesar de los avances sociales en conciliación de la mujer y la cada vez mayor presencia del hombre como amo de casa o trabajador autónomo.

Y es que hombres y mujeres dedican un tiempo desigual a las tareas domésticas. Así, según se extrae del estudio del CIS (junio 2017), los hombres afirman dedicar una media de 2 horas y 3 minutos a la semana a las consideradas como tareas del hogar. Estas incluyen desde la cocina, a la limpieza, pasando por la gestión de la economía familiar y la compra, entre otras áreas.

Por contra, las mujeres, ante la misma pregunta, confirman dedicar de media a la semana 3 horas y 50 minutos a las mencionadas tareas del hogar. Así las cosas, puestas en comparación ambas métricas, se resuelve que las mujeres dedican casi dos horas más a la semana que los hombres para mantener el hogar. Ello a pesar de que las mujeres encuestadas tienen un perfil de mujer trabajadora a tiempo completo, en igualdad de condiciones que los varones participantes.

A esta diferenciación en el tiempo de dedicación se suma una dispar concepción de lo que aporta cada parte al mantenimiento de la casa en término de tareas. Si bien el hombre tiende a reconocer que la mujer realiza más tareas en el hogar, no le reconoce tantas como hace (de media, según la encuesta, tres horas y media); en el caso de las mujeres, la percepción también es menor a la realidad comunicada (1 hora y 39 minutos de media).

En relación al reparto de las distintas tareas que requiere el mantenimiento de la casa, son las mujeres las que se encargan mayoritariamente de la cocina, realizar la compra, fregar los platos y limpiar la casa. Los hombres, por su parte, se hacen responsables de las pequeñas reparaciones domésticas que pueden surgir y cada vez más de llevar y recoger a los niños de escuelas y guarderías.

Más tiempo para el ocio personal que a la limpieza

Si realizamos un estudio comparativo histórico, el tiempo que dedican tanto hombres como mujeres a las tareas que implica un hogar, se observaría que a pesar de esta brecha de género, las mujeres, poco a poco destinan menos tiempo libre a la casa y más al ocio y al trabajo. Los hombres, en ese camino hacia la igualdad, dedican, comparativamente, más tiempo que las generaciones precedentes a las tareas del hogar.

Este hecho coincide con los aumentos reiterados en las cifras de venta de los pequeños electrodomésticos de ayuda a la limpieza de la casa, según reconocen en el balance anual desde la asociación de empresarios del sector. La patronal cifra este aumento en un notable 3,5 por ciento respecto al volumen de ventas registradas en 2015.

Los datos que ya se van conociendo del consumo de este tipo de aparatos de limpieza como robots aspiradores y fregasuelos indican que el robot aspirador LG se puede convertir en uno de los regalos estrella de las Navidades. Así, desde organizaciones de consumidores confirman el aumento de la consulta de comparativa de aspiradores robots.

Ya en las navidades pasadas, el aumento de la demanda de este tipo de electrodoméstico aumentó considerablemente. Después de su irrupción en el mercado a un precio alto, los precios se han normalizado y la oferta multiplicado. A ello se le suma una mayor estabilidad económica familiar en la que las prioridades se centran más en el ocio, destinando cada vez menos tiempo a las rutinas del hogar.

En este cambo el robot aspirador roomba ha supuesto todo un revulsivo y un liberador para cientos de hogares. Y es que gracias a la aspiradora robot, tanto mujeres trabajadoras como personas con movilidad reducida pueden mantener su hogar libre de suciedad sin tener que dedicar tiempo específico. La oferta de roomba se ha multiplicado con nuevos y sofisticados modelos que avanzan hacia una robotización y automatización de las tareas del hogar.

¿Será la robotización la solución a la brecha de género en el hogar?

Frente a la realidad social de cómo la igualdad en las tareas del hogar sigue siendo una utopía, alcanzable, pero aún irreal, los defensores de la automatización de los hogares insisten en que el desarrollo de la robótica puede suponer un empuje definitivo hacia el equilibrio. Eliminando, aseguran, tareas que mayoritariamente ejecutan las mujeres desaparecerán por lo que el resto de funciones pueden repartirse equitativamente.

No obstante, reconocen que aún hay mucho campo para trabajar en la educación de la responsabilidad compartida. En este mismo sentido se manifiestan colectivos de mujeres y grupos que luchan por la igualdad de géneros. Los grupos pro igualdad de la mujer acometen esta realidad como un foco de desigualdad de género que deriva en patrones de comportamiento sexista, y que se transmite culturalmente en otros ámbitos (juegos, estudios, entre otros).

A día de hoy, la limpieza general de la casa recae exclusivamente en la mujer en el 44 por ciento de los hogares.

Comentarios