Compartir
Imagen: kristeligt-dagblad.dk

Occidente quiere que la región de Oriente Medio se desintegre en varios países débiles y controlables, declaró el subsecretario general del movimiento chií Hezbolá, Naim Qassem, en una entrevista con la cadena RT.

“Occidente desea que Oriente Medio se disuelva en distintos países débiles que sean fáciles de controlar”, dijo Qassem.

Agregó que “EEUU planeaba utilizar al Estado Islámico contra Siria, pero después este monstruo se volvió en su contra y actualmente no le quedó otra opción que contrarrestarlo”.

El alto representante de Hezbolá está convencido de que la guerra en Siria fue desencadenada por EEUU que pretendía cambiar el régimen político en el país.

Al mismo tiempo agregó que el movimiento califica cualquier intento de derrocar al presidente Bashar Asad como orientado contra los intereses sirios.

“En los tiempos de guerra el pueblo reeligió a Asad como su líder legítimo”, subrayó Qassem al agregar que “democracia significa que el presidente es elegido por los cuidadnos del país y no por los Estados Unidos”.

Con información de Sputnik Nóvosti

loading...
LaRepublica.es
Diario obrero y republicano fundado el 14 de Abril de 2006.