Compartir

Las estadísticas relacionadas con el autismo son apabullantes,y las cifras parece ser que siguen una peligrosa línea ascendente, por lo que se piensa que este proceso creciente no parará en el futuro cercano. Por tanto, la pregunta está clara. Ya que parece que se trata de algo que no se puede evitar, ¿Se cura el autismo? lo analizamos en profundidad a continuación.

Valoramos opciones de todo tipo que, sin embargo, no parecen dar con una solución definitiva a este problema.

Muchos toman este problema tan grave como algo lejano y totalmente externo a ellos, hasta que sucede en su propio círculo. Es entonces cuando comienzan a buscar información como locos sobre cómo curar el autismo, sin darse cuenta de que se trata de un trastorno neurológico muy complicado, el cual necesita tratarse de una forma totalmente personalizada atendiendo a cada caso y sujeto en cuestión.

Cuanto antes se le diagnostique el autismo a un niño, más medios podrán ponerse para intentar normalizar esta situación, y buscar posibles soluciones alternativas que si bien no sean un remedio final, al menos consiga aliviar los síntomas del autismo que sufren los niños, y ayudar así a normalizar sus vidas.

La acupuntura como método alternativo con el que combatir el autismo

Esta tendencia creciente parece coger cada vez más fuerza con las opiniones de multitud de padres que ven un gran progreso en todos y cada uno de sus hijos con autismo que se someten a este tipo de intervenciones.

La mejoría es, por tanto, evidente en la mayoría de casos. Sin embargo, esto no es suficiente como para lanzar una afirmación de que la acupuntura cura el autismo por completo, ya que no es así ni mucho menos. Se trata simple y llanamente de una alternativa bastante positiva para los niños que sufran este trastorno neurológico y que conseguirá ayudarles a sobrellevarla, pero nada más.

Evidentemente, los propios testimonios de personas que han utilizado este método como medida para disminuir los efectos del autismo en niños pequeños no son suficientes como para airear este tipo de información como algo informativo. Distintos estudios alrededor del mundo han analizado el proceso de la acupuntura en niños que sufren de este problema, siendo aquel realizado en Estados Unidos el más relevante de todos ellos, y el cual certificó que de 22 pacientes, 20 presentaban unas grandes mejoras más que evidentes, y los otros dos también ofrecían respuesta positiva al tratamiento, aunque sin ser mejoras tan plausibles en su comportamiento social.

Este problema es, por tanto, perfectamente tratable. Aunque el que se pueda curar el autismo gracias a este u otros métodos son palabras mayores que aún no podemos afirmar.

El grado de autismo, importante a la hora de establecer las pautas de mejora

Contactar con profesionales del sector que te tiendan la mano y ayuden con respecto a este problema será esencial, ya que este es un mundo que la gran mayoría desconoce, y en cambio ellos viven a diario, por lo que podrán aconsejarte al respecto: qué tipo de terapias son las que necesita tu hijo, los mejores especialistas en cada campo y, sobre todo, evaluar al niño para dictaminar qué grado de autismo sufre. Sin este dato, será impensable siquiera comenzar a pensar en una cura.

Lo que sí es seguro es que si trabajas en los distintos aspectos sociales que afectan a tu hijo, y le ayudas a integrarse en todos estos ámbitos (escolares, deportivos, familiares, etc.) Estarás en una senda positiva para el mismo, poniendo todos los medios pertinentes para que, al menos, el problema no se agrave.

Consecuencias del autismo en niños que deberás de evitar a toda costa con todos los medios disponibles a tu alcance

Como sabemos, el aspecto mental del niño que se ve afectado por este problema neurológico afecta, sobre todo, a sus capacidades sociales: relaciones, habilidades, énfasis en las actividades… Y es por eso que tu trabajo como padre, será precisamente intentar ayudarle a potenciarlas lo máximo posible para que esa carencia sea minúscula y apenas perceptiva.

En los estados más graves, además, los niños con autismo suelen presentar agresividad con otros o inclusive con ellos mismos, causándose daños, teniendo tics nerviosos y patrones de movimiento que repiten varias veces, etc. En este sentido, hay algunos antipsicóticos que, en conjunto con una ayuda por parte de psicólogos profesionales mediante algo de terapia, funcionarán muy bien con tu hijo.

Pero, sobre todo, no dejes que se aisle. Trabaja su comunicación e intenta que se integre ya que de lo contrario, tendrá muchas dificultades en su vida personal a la hora de expresar sus opiniones, pensamientos y/o sentimientos. Por no hablar de que puede llegar a casos bastante extremos en los que comience a utilizar un lenguaje demasiado repetitivo y lo que es peor; que tenga una actividad motora dispar.

Conclusión: ¿Podemos tratar el autismo? Sí. Pero…¿Podemos curarlo de forma definitiva?

Aún se desconoce realmente si se puede curar el autismo o no, siendo una verdadera incógnita para todos aquellos a los que este tema les afecta de forma directa. Sin embargo, debes de tener mucho cuidado en tu necesidad de una solución inmediata, ya que hay muchas personas sin escrúpulos que buscan aprovecharse de la necesidad y el dolor ajeno, y que ofrecen todo tipo de remedios milagrosos y métodos muy extraños con los que tratar a un paciente de autismo, y de los cuales deberás de desconfiar, ya que ninguna de ambas vías traerá nada bueno consigo.
Céntrate en la opinión de los especialistas y profesionales que día a día trabajan con niños que, desgraciadamente, sufren este tipo de trastornos los cuales se implican con ellos al máximo en pos de encontrar el camino más beneficioso para ellos, y no en cualquier información totalmente infundada a la que tengas acceso a través de cualquier medio de comunicación, inclusive la televisión. Contrasta toda la información, y aplica los métodos que más convengan a tu hijo, y comenzarás a notar grandes avances en su comportamiento.