Compartir

Como ya sabes, desde el año 2015 nos podemos beneficiar de una resolución a través de la cual podemos solicitar la devolución de los gastos de la hipoteca al banco, pero para ello es importante en primer lugar conocer cuáles son los gastos que podemos recuperar, además de que deberemos asegurarnos de que en nuestro caso tenemos la posibilidad de solicitarlos, pasando entonces a conocer toda la documentación que será necesaria para hacerlo efectivo.

Conoce los gastos que tu banco te ha cobrado de más

A la hora de reclamar gastos hipoteca al banco es importante que empecemos conociendo cuales son los gastos que nos han cobrado de más, ya que de esta forma analizaremos no sólo la cantidad que vamos a obtener, sino además también tendremos en cuenta toda la documentación que va a ser necesario presentar para llevar a cabo el proceso.

En primer lugar tenemos los gastos de la notaría, la cual se encargó en su día de dar fe de las escrituras, en segundo lugar tenemos los gastos del registro de la propiedad, una cantidad que puede alcanzar aproximadamente hasta los 200 € en la mayor parte de casos.

En tercer lugar tenemos los gastos de gestoría que es la que ha realizado los trámites precedentes, la inscripción de la propiedad y la liquidación de impuestos, y en cuarto y último lugar tenemos los gastos producidos por la tasación de la vivienda, un proceso que solicita el banco en su propio interés ya que el objetivo es averiguar que el valor de la vivienda está por encima del valor del préstamo, garantizando de este modo que, en el caso de que se produzca impago, el banco seguirá obteniendo beneficio de su inversión.

Asegúrate de que puedes realizar la reclamación de los gastos de la hipoteca bancaria en tu caso en particular

Eso sí, es muy importante asegurarnos de que vamos a poder realizar la reclamación, ya que estamos hablando de una resolución que data del mes de diciembre del año 2015, pero finalmente se acordó el carácter retroactivo de los cuatro últimos años, lo que significa que todos aquellos que hayan comprado su vivienda o cuya financiación haya comenzado a partir de diciembre del año 2011, podrán realizar la reclamación.

Sin embargo, si en nuestro caso firmamos la hipoteca antes de esta fecha, quedaremos fuera de la posibilidad de reclamar, con lo cual este dato lo debemos tener muy en cuenta para valorar si vale la pena o no empezar a mover toda la documentación.

Vas a necesitar organizar bien toda la documentación necesaria para el proceso de reclamación

Por supuesto, para poder realizar los trámites es muy importante que contemos con toda la documentación necesaria, y en este sentido vamos a tener que reunir por una parte la copia de la escritura de la hipoteca, a la que también habrá que añadir las posibles ampliaciones o novaciones que se hayan podido realizar.

También es necesario el certificado de empadronamiento siempre y cuando se trate de nuestra vivienda habitual, los últimos recibos que hemos abonado de la hipoteca, pero en el caso de que ya hayamos finalizado de pagarla, entonces lo que tenemos que aportar es la escritura de la cancelación de la misma.

Evidentemente va a ser necesario que incluyamos también las facturas que queremos reclamar, es decir, la de la gestoría, la del notario, la del registro de la propiedad y también la del impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Una vez que lo tengamos todo no tenemos más que contactar con el abogado que se encargará de poner en marcha el proceso para que podamos recibir nuestro dinero lo antes posible.