Economía

La nueva armonización europea en materia de cables

21/08/2017

La nueva armonización europea en materia de cables

La Unión Europea es una asociación política y económica que se encuentra constituida actualmente por 28 países. Una de sus características principales es su carácter comunitario y supranacional que ha llevado a sus miembros a ceder ciertos aspectos de su soberanía, como por ejemplo, su personalidad e independencia jurídica, esta última debido a que las decisiones tomadas dentro del ordenamiento jurídico de la unión se convierten en normas vinculantes para sus miembros.

Este proceso de armonización legal dentro de la Unión Europea, no ha sido un proceso sencillo ni rápido, pero poco a poco se ha ido ampliando y profundizando la unidad jurídica existente en diversas materias.

Dentro del proceso de armonización, entra el Reglamento de Productos para la Construcción (CPR) del 2013, buscando unificar criterios en todo lo referente a los productos de construcción. Siguiendo esta idea, nace la norma EN 50575 con el nombre de Reglamento Delegado 2016/364, la cual se rige por la unión de la tipología de cables, de las exigencias de calidad e identificación de los mismos. Fue publicada el 1 de julio del año 2015, entrando en vigencia en el 2017.

La norma regula las 3 características que deben poseer los cables. La primera es su reacción  al fuego, la cual debe verificar su contribución a la propagación de este, la reacción del fuego con los gases emitidos, y por último la acidez de los mismos gases; la segunda característica es la resistencia al fuego, es decir, la capacidad de mantenerse útil incluso ante la presencia de un incendio; y por último, las sustancias peligrosas, fundamentado en la emisión y tipos de sustancias que se generen en la normalidad.

Ahora bien, los cables y la utilización de estos dependen directamente de su aplicación y del ambiente al que serán expuestos. Sin embargo, existen cables que son muy utilizados, como los cables de PVC, los cables PTFE o los cables POC, por ser considerados algunos de los más seguros y duraderos.

De los nombrados anteriormente, destacan los cables de PVC o cables de policloruro de vinilo, ya que se han convertido en uno de los más importantes y más utilizados, creciendo exponencialmente su venta a nivel mundial debido a la relación coste-beneficio y a los amplios usos que se le pueden dar gracias a sus propiedades aislantes, por su larga duración, su resistencia a la humedad y al sol, aparte de ser reciclable.

En cuanto a la identificación de los cables, la norma hace referencia a la obligación de crear una Declaración de Prestaciones, un documento legal que especifica la identificación del producto, el sistema de evaluación y la norma a la que se apega, el organismo que certifica y las prestaciones, de esa manera verificando su apego a las normas europeas.