Sociedad

Método Vive Sin Ansiedad, control mental a través de la meditación

28/03/2018

Método Vive Sin Ansiedad, control mental a través de la meditación

Cuando pensamos en la ansiedad lo hacemos, principalmente, a partir de la manifestación de síntomas físicos, pero éstos no son más que un reflejo de cómo interpreta el cuerpo determinados pensamientos. En otras palabras, lo que se construye en la mente termina por manifestarse en el cuerpo.

 

Precisamente por esta razón, el control de la ansiedad requiere, de algún modo, mantener un control sobre los propios pensamientos. ¿Y cómo lograr dicho control? Pues uno de los métodos más eficaces para conseguirlo es la meditación.

 

En el método Vive Sin Ansiedad se dedica un amplio apartado a explicar la importancia de la meditación y a dar los primeros pasos en ésta.

 

Teniendo en cuenta que muchas personas que sufren ansiedad no han tenido previamente experiencias con la meditación, el método dedica parte de su contenido a explicar cómo puede ser de ayuda y por qué, y otra parte a enseñar unos sencillos ejercicios para comenzar a explorar esta técnica.

 

Como puede ayudar la meditación

 

Todos tenemos un mundo interior propio basado en nuestros valores y creencias, que se ha construido a lo largo del tiempo.

 

Sin embargo, a lo que estamos expuestos de forma permanente es a una realidad exterior que nos envía estímulos.

 

El origen de la ansiedad viene, en la mayoría de casos, por un desequilibrio entre ambas realidades. Si lo que percibimos y nos llega del mundo exterior no está alineado con nuestra manera de entender el mundo y como deberían ser las cosas, se genera un desajuste que causa insatisfacción.

 

Es evidente que buena parte del tiempo ambas realidades no van a coincidir, pero lo que determina que una persona tenga ansiedad es el modo en que vive esa disonancia. Los pensamientos que le genera la discordancia entre los estímulos externos y el mundo interior que esa persona se ha ido creando.

 

¿Cómo ayuda entonces la meditación a resolver este problema?

 

La meditación es una herramienta de conocimiento interno. Gracias a ella podemos poner orden en esa confusión que se produce cuando se contrastan dos realidades opuestas y ayudarnos a entender cuáles son los motivos de nuestra insatisfacción.

 

Cualquier enfermedad requiere de un diagnóstico previo para poder establecer un tratamiento eficaz, y en este sentido, la meditación es el modo en que tomamos conciencia del problema que nos causa la ansiedad y por tanto nos permite avanzar en su resolución.

 

La clave para obtener resultados: paciencia

 

A pesar de estar informados de los muchos beneficios que la meditación puede proporcionar, mucha gente se ve incapaz de llevarla a cabo.

 

Debido a la actividad constante a la que estamos sometidos y a la sobreexposición a la información, nuestra mente se encuentra siempre ocupada y nos resulta muy complicado situarnos en un estado reflexivo.

 

Ese es el motivo por el que mucha gente se ve incapaz de llevar a cabo la meditación, y tras algunos intentos, abandona su práctica.

 

Esto es un error, ya que la meditación requiere la misma disciplina y constancia que cualquier otra habilidad que se pretenda adquirir.

 

Aunque al principio resulte complicado tratar de abstraerse de los pensamientos que acuden a la mente, la única forma de avanzar en este camino es persistir.

 

Para ello se puede empezar con ejercicios de respiración y de reconocimiento del cuerpo, y seguir avanzando paulatinamente hasta lograr estados de conciencia más profundos.

 

La clave por tanto está en la paciencia. Mentalizarse de que los resultados de la meditación no son inmediatos y de que hay un proceso hasta llegar a experimentar sus beneficios es fundamental.

 

La meditación es un estado

 

En relación a la meditación hay cierta confusión entre los no iniciados. Algunas personas piensan que consiste en abstraerse de todo y vaciar la mente de cualquier tipo de pensamiento.

 

La realidad es que es posible meditar así, pero también puede hacerse de otras maneras.

 

El “Mindfulness”, por ejemplo, es un tipo de meditación que propone tomar conciencia absoluta de la realidad presente, centrarse en lo que ocurre en este momento e ignorar el pasado y el futuro, que en muchas ocasiones son la fuente de emociones negativas que nos generan la ansiedad.

 

Por lo tanto, más que una técnica en sí, la meditación puede considerarse como un estado. Un estado en el que vamos tomando conciencia paulatinamente de lo que sentimos, y de este modo podemos acceder a nuestra realidad interior.

 

Como ya hemos explicado, conocer nuestra realidad interior nos va a ayudar a entender los motivos de nuestra insatisfacción, ya que podremos ser conscientes del choque existente entre ésta y los acontecimientos externos que nos suceden.

 

Sin embargo, no es fácil llegar a ese estado de conocimiento de nuestra realidad interior. Requiere práctica y sobre todo, una actitud de curiosidad y exploración.

 

Cuando nos disponemos a abrir la mente para explorar en nuestra interior, el método utilizado para lograrlo pasa a ser secundario. Podemos hablar de “Mindfulness”, Zen, o cualquier otro tipo de meditación, pero son sólo distintos caminos para llegar a un mismo lugar, el propio conocimiento.

 

La meditación es uno de los métodos más útiles para dar salida al exceso de energía. La actividad frenética del día a día, la velocidad a la que suceden los acontecimientos, y el exceso de información son responsables de que llevemos una vida sobrecargada de energía.

 

Ese exceso es el que ocasiona desequilibrios, y el que necesitamos gestionar bien para que éstos no ocurran.

 

Una fórmula muy común para dar salida a ese exceso de energía es el deporte, pero la meditación también juega un papel muy importante. Gracias a adquirir las habilidades que nos permitan entrar en estado meditativo fácilmente, podremos manejar mucho mejor las emociones.

 

 

Cómo se aborda la meditación en el método Vive sin ansiedad

 

El método Vive Sin Ansiedad otorga un papel muy importante a la meditación. Dentro del programa de 12 temas, uno de ellos se centra en este punto y lo hace a través de 4 vídeos cuyo contenido ayuda a entender la relevancia de la meditación y a iniciarse en ella.

 

En este tema, Eric K. Gutiérrez cuenta con la ayuda de un especialista en meditación con quien mantiene una conversación sobre lo que es esta disciplina y su importancia dentro del tratamiento frente a la ansiedad.

 

Esta conversación se desarrolla a lo largo de 4 vídeos, dos de los cuales se centran en explicar una parte teórica (qué es la meditación, y cómo ayuda a quienes la practican) y otros dos en la parte práctica, y en la que se muestran distintos ejercicios de iniciación.

 

El objetivo de algunos de estos ejercicios es tomar conciencia de las distintas zonas del cuerpo, ya que una de las cosas que se necesita aprender en este camino hacia la meditación es que el cuerpo tiene un lenguaje propio, y que es necesario aprender a interpretarlo.

 

Escuchar los mensajes del cuerpo y aprender a reconocer su significado tiene una utilidad práctica. Por un lado, permite un mejor autoconocimiento, ya que nos permite descubrir qué reacciones experimentamos ante determinadas sensaciones, pero, además, ese conocimiento es el que va a permitir que, con el entrenamiento adecuado, seamos capaces de modificar dichas reacciones.

 

Dado que mente y cuerpo están íntimamente relacionados, el control mental que se puede adquirir gracias al proceso meditativo va a ser de gran ayuda para que cualquier persona pueda mitigar los síntomas físicos de la ansiedad gracias al uso de esta herramienta.

 

Conclusión

 

Dentro del método Vive Sin Ansiedad se pretende ofrecer un abanico lo más amplio posible de técnicas y consejos que permitan solucionar este problema.

 

Puesto que la ansiedad tiene un componente mental muy acusado, el poder ejercer un control sobre los pensamientos cobra una gran importancia.

 

Sin embargo, esto es algo que resulta mucho más fácil de decir que de hacer. Controlar la mente no es tan sencillo, y requiere un entrenamiento constante.

 

La meditación es el modo en el que vamos a poder, poco a poco, ir tomando conciencia de nuestro yo físico y de nuestro yo mental, identificar los desequilibrios internos y trabajar para solucionarlos.

 

Evidentemente, el método no puede extenderse en profundidad en el desarrollo de ejercicios, puesto que no es el motivo del mismo, pero sí que pone las bases para que cualquier persona que sufra de ansiedad conozca las posibilidades que ofrece la meditación, se introduzca en la misma, y pueda llevar a cabo unos primeros ejercicios de la mano de un profesional.

 

Como en el resto del método, es la propia persona la que posteriormente tendrá que trabajar para avanzar en cada técnica y dedicar el tiempo y esfuerzo necesarios para obtener los resultados que busca.