Marina Albiol dimite como portavoz pero no deja su escaño en el Parlamento Europeo

octubre 5, 2018
Rocío García

author:

Marina Albiol dimite como portavoz pero no deja su escaño en el Parlamento Europeo

La eurodiputada de Izquierda Unida, Marina Albiol, ha presentado su dimisión como portavoz de la formación en el Parlamento Europeo este jueves, sin embargo, no ha dejado su escaño, por el que cada eurodiputado cobra 8.020 euros al mes antes de impuestos, más dietas, unos 4000 euros. La causa, según ella, ha sido la “falta de respuesta” por parte de la dirección federal de IU ante casos de “acoso” a varios trabajadores del partido por parte de algunos eurodiputados de la delegación.

Albiol no ha especificado nombres, y respecto a la acusación de inacción, la formación en la que Alberto Garzón está a la cabeza, ha sido negada. Desde la dirección federal de IU, responden que “no es verdad” que no se esté actuando. Añaden que la “queja” que se recibió el lunes ya se estaba investigando, y que en la próxima reunión de la Ejecutiva se tomarán medidas para atajar cualquier situación como la que describe la eurodiputada.

Según ha podido saber laRepublica.es, Albiol no mantiene una buena relación con ninguno del resto de eurodiputados de Izquierda Unida, Javier Couso, Paloma López y Ángela Vallina, y existe consenso dentro del grupo europeo en no querer a Albiol como portavoz, cargo del que ahora ha dimitido.

Los problemas del grupo parlamentario europeo de IU no sólo se desarrollan entorno a la figura de Albiol, si no además con uno de sus asesores en Bruselas. De hecho, las quejas de los trabajadores de IU también se dirigían al trato que la propia Marina Albiol mantenía con diferentes trabajadores del grupo.

Fuentes de la dirección federal aclaran: “En ningún caso vamos a permitir maltrato a ninguna persona”, y afirman tener que ser garantistas y recopilar toda la información antes de actuar.

Aún así, la eurodiputada hace hincapié en que las denuncias no habían sido atendidas como exigía la gravedad de la situación, eran varios trabajadores de la delegación europea los que estaban denunciando la situación de “acoso laboral, moral y físico” por parte de “eurodiputados/as”. Con el último caso recibido -el lunes- “La dirección podría haber iniciado de oficio un expediente sancionador ante el conocimiento de hechos tan graves, pero no ha sido así”, subraya Albiol, que critica que “no ha habido ningún tipo de sanción” y que se haya “instado a los trabajadores a continuar trabajando con estas personas”.

Asimismo, recrimina que no se haya realizado acción alguna ante las “dos comunicaciones” enviadas por los trabajadores al responsable federal de Organización y la responsable de Política Institucional, Ismael González y Amanda Meyer. Por ello expone que presenta su dimisión “Al no compartir estas actuaciones por parte de IU, que contravienen los principios más básicos de una organización de izquierdas, he decidido dimitir como portavoz”.

Por su parte la organización federal de IU separa ambas situaciones y afirma que se actuó ante la primera queja y sobre la segunda explica que “Dada la naturaleza del caso en apenas tres días resulta imposible abordarlo por completo y con la seriedad que requiere”. La misma, afirma que Marina Albiol no aclara ningún tipo de delito, por lo que si se hubiera producido tendría que especificar “quién, cómo y cuándo” para poder intervenir y además debería denunciar esos delitos ante los tribunales.

Comentarios