Sociedad

Bicicletas eléctricas, una moda que ha llegado para quedarse

08/11/2018
Foto del avatar

author:

Bicicletas eléctricas, una moda que ha llegado para quedarse

Las bicicletas eléctricas son, sin duda, un reinventado medio de transporte. Más allá de ser una moda, usar la bici eléctrica para desplazarse por la ciudad se ha convertido en una manera práctica de ahorrar y reducir el impacto que generan los motores de combustión.

Los avances tecnológicos y la creciente concienciación del daño ecológico que producen las emisiones de CO2 ha favorecido la evolución de la bicicleta convencional. De hecho, el diseño, el funcionamiento y el sistema de manejo de la bicicleta eléctrica han incrementado su venta. En efecto, han llegado para quedarse en el gusto de los amantes de este versátil transporte.

A qué se debe la popularidad que tiene la bicicleta eléctrica

Como ya se ha mencionado, la bici eléctrica es un versátil medio de transporte. Esta es una de las tantas razones que han contribuido al evidente auge de las bicicletas eléctricas. Por tanto, no es de extrañar que las bicicletas eléctricas sobresalgan por las muchas ventajas que ofrecen tanto a usuarios como a fabricantes. Entre los pros que más destacan del uso de las bicis eléctricas se encuentran:

  • Costes. Uno de los grandes beneficios de las bicicletas eléctricas es el coste de adquisición. Por lo general, se pueden comprar de forma fácil y barata. Por otra parte, su motor eléctrico no consume combustible lo que representa un ahorro significativo.
  • Ecológicas. Las bicis eléctricas son respetuosas con el ambiente, así que el impacto ecológico al usarlas es favorable. Además, el motor eléctrico que utilizan no emite gases contaminantes.
  • Prácticas. Son ideales para movilizarse en trayectos cortos, como, por ejemplo, ir al trabajo. Pedalear no implica mucho esfuerzo, lo que reduce al mínimo la sudoración del usuario.
  • Cómodas. No necesitan mucho espacio para aparcar, tampoco utilizar servicios de parking. Así que pueden aparcarse casi en cualquier lugar, aunque ya existen parkings exclusivos para ellas.
  • Económicas. Realizar mantenimiento a la bici eléctrica no requiere un gran presupuesto. Es más, se pueden conseguir los repuestos o la batería a precios económicos.
  • Adaptables. Pueden circular sin ningún inconveniente en diferentes tipos de terreno, ya sea en la ciudad o en zonas rurales. También pueden ser usadas por personas de cualquier condición física, incluso permiten recorrer grandes distancias en un menor tiempo.

Las ventajas de la bicicleta eléctrica en la práctica deportiva

Con tantas ventajas que ofrecen las bicicletas eléctricas era prácticamente seguro que comenzarán a ser preferidas e incorporadas al ciclismo por aficionados o deportistas profesionales. ¿Las razones? Aquí algunas de las más importantes:

  1. La adaptación del motor eléctrico en la bicicleta facilita al deportista o aficionado circular sin mucho esfuerzo cuestas o subidas, algo que con la bicicleta convencional sería mucho más cansado.
  2. Las bicis eléctricas permiten recorrer cualquier vía en poco tiempo y sin realizar mucho esfuerzo. Ideal para principiantes que evitan las rutas largas y difíciles. Contribuye amejorar diferentes habilidades del ciclista.
  3. Utilizar la bicicleta eléctrica es también una manera fácil, divertida y cómoda para iniciarse en una actividad deportiva tan exigente como el ciclismo. Incluso la bici eléctrica es una buena manera de compartir con amigos y familiares una actividad que puede resultar gratificante y saludable.

Componentes básicos que deben tenerse en cuenta al comprar una bici eléctrica

Como suele ocurrir con muchos productos que existen en el mercado, las bicicletas eléctricas se pueden conseguir de diferentes tipos o modelos. Saber escoger la más apropiada puede marcar la diferencia en los resultados que se desean al usarlas. Aunque existen diferentes opciones es mejor hacer una comparativa entre las más reconocidas. Además, algo que determina la calidad de la bicicleta eléctrica es la marca. Pero también estos tres factores:

  • El motor. La experiencia de conducción de la bici eléctrica depende del tipo de motor que posea. El motor de una bicicleta eléctrica no debe sobrepasar los 25 Km/h y su potencia será siempre inferior a 250W.
  • Autonomía de la batería. Quienes desean usar la bicicleta eléctrica para recorrer largas distancias o usarlas durante diferentes días de la semana necesitan escoger un modelo que posea una batería de mayor autonomía. Este factor es importante ya que las exigencias del usuario pueden verse afectadas por una batería de menor capacidad.
  • El uso que se le dará. Otro factor importante en el momento de elegir una bicicleta eléctrica es determinar para qué se quiere usar exactamente. Por ejemplo, si alguien prefiere usar la bicicleta eléctrica para ir al trabajo lo mejor escoger una que sea plegable que facilita poder guardarla. En cambio, si es para disfrutar de la montaña o de la naturaleza se debe escoger una que posea la suficiente potencia para este tipo de desafíos.

En definitiva, el auge de las bicicletas eléctricas es evidente. Sus múltiples beneficios y precios económicos hacen accesible este medio de transporte para el mayor número de personas. A medida que el calentamiento global se incremente o el efecto invernadero siga causando estragos en la naturaleza será necesario utilizar medio de transporte que impacten positivamente en el ambiente. La influencia de la bicicleta eléctrica seguirá viéndose por mucho tiempo.