Sociedad

Estufas de pellets: energía económica y no contaminante

septiembre 9, 2019

Estufas de pellets: energía económica y no contaminante

Este sistema de calefacción ha sido catalogado como la mejor opción en climatización del hogar por sus ventajas. Su combustible es de bajo coste y no genera daño medioambiental, son estufas de mantenimiento mínimo y funcionan automáticamente.

A la hora de ocupar un inmueble nuevo o pensar en hacer reformas importantes en el hogar, uno de los aspectos fundamentales en los que todos se detienen a pensar, es en la climatización. Combatir el frío durante los meses de invierno es una de las grandes preocupaciones, ya que se busca que el grupo familiar pueda estar cómodo y protegido durante esta época de bajas temperaturas.

Varios factores inciden en una climatización adecuada, desde la ventilación, iluminación del hogar hasta el aislamiento, pero sin duda, el sistema de calefacción es el protagonista. Decidir cuál es el más conveniente es una decisión que no se puede tomar a la ligera, ya que requiere de una inversión de dinero y mantenimiento constante.

Son variados los sistemas de calefacción que se usan en los hogares, los de gas (gasóleo, gas propano, gas natural), la calefacción eléctrica (por acumulación, por convectores, radiadores por infrarrojos y termoeléctricos), calefacción por suelo radiante, por bomba de calor y calefacción por biomasa, esta última se ha convertido en una de las más demandadas.

La calefacción por biomasa es un sistema alternativo que se basa en la utilización de combustibles limpios como astillas de madera, huesos de aceituna, cáscaras de almendra, briquetas, leña o pellets. Es respetuoso con el medioambiente, razón por la que se ha convertido en predilecto.

La mejor opción

Las estufas de pellets han sido catalogadas como la mejor opción para tener una calefacción óptima en el hogar. El pellet es un biocombustible no contaminante, económico y de larga duración, es decir, son calefacciones ecológicas, eficientes y generan ahorro en costes.

Y es que la principal ventaja de este tipo de sistema precisamente es su combustible, el cual tiene un gran poder para proporcionar calor y no emite gases que produzcan efecto invernadero, es decir, no generan daño ambiental, a lo que se suma que se fomenta la limpieza de los montes.

Los pellets son diminutos aglomerados compuestos por serrín y restos de material ecológico como pino o abeto en forma de grano. Miden entre 5 y 6 milímetros de diámetro y entre 10 y 25 milímetros de largo. Son fáciles de guardar y dosificar para su uso, de bajo consumo y coste.

Otros de sus beneficios es que no produce gran cantidad de ceniza ni hollín, al ser materia fósil y residuos pequeños. Además es un producto muy económico, más aún al final de temporada, en comparación con del gasóleo, el gas y el coste de la electricidad.

Son de mantenimiento mínimo, como máximo hay que limpiarlas una vez a la semana para quitar los restos de cenizas que se van acumulando, y una vez al año, realizar una limpieza profunda.

Entre las marcas de mayor eficiencia en cuanto a estufas de pellets hay que mencionar a Enervill. En su sitio web enervill.com se pueden conocer con detalle los modelos que tiene a disposición, entre éstas la Basic que está a precio de liquidación, así como otras también de excelente calidad y atractivos precios como la Small, la Basic Canalizable, de pasillo, de pasillo canalizable, Elegant, Big, la de cassette insertable y la que funciona sin electricidad. También están las estufas de pellets Enervill de la gama plus: Helios y Vulcano Plus canalizable.

Funcionan automáticamente

Las estufas de pellets funcionan de manera automática, para empezar se encienden automáticamente, sin necesidad de mechero o cerillas. Algunos modelos se pueden poner en marcha desde el móvil.

El equipo tiene un depósito con el combustible, una vez se pone a trabajar, éstos se trasladan automáticamente para realizar el proceso de combustión, el cual tendrá una frecuencia que dependerá de la capacidad del depósito y la temperatura seleccionada. Dependiendo del modelo de la estufa, ésta puede llegar a tener 30 horas seguidas de autonomía.

A diferencia de las convencionales estufas de leña, las de pellets toman el aire de la estancia en la que se encuentran y lo devuelven caliente, es decir, transmiten calor por aire, además de por irradiación.

Comentarios