Sociedad

Condiciones, requisitos y trámites necesarios para la jubilación anticipada

06/05/2020
Israel Guerra

author:

Condiciones, requisitos y trámites necesarios para la jubilación anticipada

Crees que ya ha llegado el momento de descansar por fin. Han sido muchos años estando al pie del cañón en tu trabajo, y te gustaría saber si es posible cesar tu actividad laboral antes de la edad estipulada. Lo cierto es que es posible, pero, para ello, hay que cumplir ciertos requisitos en tu vida laboral, como también llegar a un acuerdo con la empresa en la que estés trabajando.

Son muchos los españoles que han podido solicitar jubilación anticipada y conseguir que esta llegue a buen puerto para poder dedicar más tiempo a su familia, a sus amigos y a sus pasatiempos favoritos. Si quieres sumarte a ellos, vamos a ayudarte explicando todas las condiciones y trámites que se deben seguir, como también subrayando los requisitos más importantes para poder solicitarla y que sea efectiva.

Qué cumplir para solicitar la jubilación anticipada

Hay que tener en cuenta, antes de empezar, que la ley de jubilación ha cambiado recientemente, endureciendo los requisitos para poder solicitar el retiro anticipado de la actividad laboral. A eso hay que sumar que las reformas aplicadas a las pensiones también han endurecido todo esto, lo que aplica importantes cambios a la trayectoria profesional del solicitante, sobre todo en lo referente a la faceta fiscal de esta.

A esto hay que sumar que dicha jubilación se puede solicitar cuatro años antes de tiempo o, en el peor de los casos, dos años antes de tiempo. La clave de todo esto está en tener una carrera de 35 años de cotización como mínimo, en el caso de que se quiera pedir la jubilación anticipada voluntaria. Si lo que se busca es una jubilación anticipada forzosa, la persona debe haber sumado al menos 33 años cotizados, un requisito común para la jubilación parcial, otra modalidad en la que no vamos a profundizar aquí.

Jubilación anticipada forzosa

El caso de la jubilación anticipada forzosa, generalmente aplicado en empresas que acaban recurriendo a despidos, las condiciones que se ponen sobre la mesa son bastante especiales. Lo primero que exige la ley actual es que la persona en cuestión debe haber cumplido, al menos, una edad que debe estar por debajo de cuatro años de la ordinaria para la jubilación en el año que le corresponda. Debe tener ese mínimo de edad para poder acogerse a esta modalidad.

Asimismo, el otro factor importante en las condiciones es el del tiempo cotizado. Para las jubilaciones anticipadas y forzosas, el individuo debe haber acumulado un total mínimo de 33 años cotizados. De no ser así, es imposible que se pueda proceder y acogerse a esta modalidad. Hay que esperar hasta poder cumplir ambos requisitos si se quiere seguir este trámite legal.

Por último, hay que añadir que esto solo se aplica a los trabajadores por cuenta ajena. Los autónomos no pueden acogerse a esta opción de ninguna de las maneras. Este tipo de retiro anticipado no encaja con las condiciones de su perfil.

Jubilación anticipada voluntaria

En el caso de la jubilación anticipada voluntaria, esta se puede hacer siempre y cuando se tengan al menos dos años menos de la edad necesaria para la jubilación tradicional. Eso sí, debe ser algo que se deba a la voluntad propia del solicitante, no se puede conceder en caso de que haya una situación extrema o se esté afrontando una crisis. El cese en el trabajo debe ser algo buscado de forma completamente natural.

El máximo son esos dos años por debajo de la edad ordinaria, aunque no es el único requisito, como ya hemos visto anteriormente. También es necesario haber cotizado al menos 35 años a lo largo de la trayectoria profesional. Este requisito es fundamental, de hecho, si no se cumple, es imposible que la solicitud de este cese de actividad voluntario llegue a buen puerto.

Lo positivo de esta vertiente es que se aplica a todas las modalidades de trabajadores. No solo los trabajadores por cuenta ajena pueden solicitarla, también los trabajadores por cuenta propia, o autónomos. Se debe cumplir la edad, el total de años cotizados y, también, que la pensión resultante supere la mínima cuando se apliquen los coeficientes reductores, algo que sucede siempre que se pide un adelanto en la jubilación.

Sea la modalidad que sea la que vayas a escoger, ya conoces las condiciones necesarias para poder solicitar el cese de la actividad laboral antes del plazo ordinario. Un detalle muy importante a tener en cuenta son esos coeficientes reductores, ya que pueden hacer inviable la solicitud al quedar una pensión por debajo de lo considerado como adecuado para tener una buena calidad de vida.

Se debe valorar si realmente vale la pena dar ese paso o si, por el contrario, conviene esperar un poco más para alcanzar los requisitos ordinarios y pedir la jubilación más tradicional.