Salud

¿El COVID-19 provoca impotencia?

23/09/2020

¿El COVID-19 provoca impotencia?

En un artículo de diversos investigadores de la Universidad de Assiut de Egipto se recoge la evidencia más reciente sobre el efecto del COVID-19 en los genitales y el comportamiento sexual masculino en diversos países del mundo.

En EE. UU., en un grupo de poco más de 9.000 personas, solo el 24% dijo que la infección por COVID-19 había afectado positivamente su vida sexual, el 28% era neutral y el 47% dijo que lo había afectado negativamente. Por otro lado, un estudio en China mostró que la actividad sexual disminuyó entre hombres y mujeres jóvenes durante el confinamiento y la pandemia. Sin embargo, una encuesta sobre las circunstancias del encierro y su efecto sobre la actividad sexual en Bangladesh, India y Nepal muestra que en estos países hubo un aumento del 3,3% en la actividad sexual de los participantes.

Según los autores, la diferencia entre países está relacionada con el nivel de desarrollo del país y su cultura. Pero al echar un vistazo general, el COVID-19 afectó la sexualidad de un gran número de personas.

Estrés, depresión y ansiedad ocasionan una disminución del deseo sexual

La pandemia de COVID-19 y confinamiento continuo están provocando que muchas personas se queden sin trabajo, quedándose todo el tiempo en el hogar sin ninguna actividad, y la mayoría de ellos ahora enfrentan problemas económicos que conducen al estrés, la depresión y la ansiedad. Esto ha inducido cambios significativos en el comportamiento sexual. 

Como resultado del aislamiento social, algunas personas sufren estados depresivos o una depresión que altera las sustancias químicas del cerebro que tienen un papel en la libido de mujeres y hombres. Este problema podría ser difícil en adultos mayores que ya tienen un problema médico que afecta el flujo sanguíneo en sus órganos y, concretamente, en el órgano sexual. 

Además, la depresión puede llevar que los individuos duerman demasiado o muy poco, lo que, incluso con el descanso, no devuelve a la persona a un estado de ánimo normal que disminuye el deseo de actividad sexual. 

Medicamentos para tratar los efectos psicológicos que generan impotencia

Algunas personas recurren a tomar medicamentos para reducir el estrés y la depresión. Las personas que toman medicamentos antidepresivos como los ISRS, pueden sufrir una disminución de la libido debido al aumento de los niveles de serotonina en el cuerpo. Otros consumen drogas, lo que afecta negativamente a su comportamiento sexual.

Hay incluso quienes buscan directamente adquirir medicamentos para la disfunción eréctil como las conocidas Viagra o Cialis (aquí un artículo de Edpilula net que explican ventajas de ambos). 

El COVID-19 provoca manifestaciones que afectan negativamente la sexualidad del paciente o hacen que la otra pareja se abstenga de la relación sexual incluso después de la cura de la infección. Por ejemplo, algunos pacientes con COVID-19 presentaban lesiones purpúricas que afectaban a todo el cuerpo. 

Afecciones cardiacas ocasionadas por el COVID-19 pueden generar disfunción eréctil

El COVID-19 afecta los sistemas cruciales del cuerpo: CVS y CNS. En el corazón puede causar una lesión cardíaca aguda que conducirá a una disminución del suministro de sangre a los genitales y esto puede terminar con impotencia. Si un paciente con COVID-19 ingresa en la UCI y los médicos deciden usar diuréticos de tipo tiazida, bloqueadores de los receptores de aldosterona, bloqueadores de los receptores adrenérgicos β o inhibidores de la ECA para controlar la presión arterial, puede causar disfunción eréctil. 

Hasta el momento, no existe ningún informe de casos de pacientes con COVID-19 que hayan presentado afección genital o sexual. Sin embargo, hay que tener en cuenta el miedo al afecto futuro por los casos actuales. Se debe realizar un seguimiento de los pacientes después de la curación de COVID-19.