Sociedad

Las mejores sillas de ruedas plegables

29/10/2020
Foto del avatar

author:

Las mejores sillas de ruedas plegables

Comprar una silla de rueda no es una tarea sencilla. Hay que pensar en las necesidades de cada persona para acertar en la elección de una u otra, basándose en factores como la adecuación al usuario, el uso que se le va a dar y el entorno en el que se va a utilizar

Las sillas de ruedas cuentan, en la mayoría de las ocasiones, con opciones regulables en cuanto a tamaño, posición de asiento y respaldo, reposabrazos y reposapiés. Sin embargo, a la hora de comprar una, los expertos recomiendan comprar una silla de ruedas plegable teniendo en cuenta los siguientes factores que se van a ver a lo largo de este artículo.

¿Por qué una silla de ruedas plegable?

La respuesta a esta pregunta tiene una respuesta muy sencilla, por comodidad. Generalmente, las sillas de ruedas que se van a encontrar en el mercado son plegables. Esta característica le ofrece una gran versatilidad a la hora de tener que llevarla de un lugar a otro, por ejemplo, para que entre en el maletero del coche. Así mismo, ahorra una buena cantidad de espacio cuando no se está usando.

El tipo de silla de ruedas, con armazón rígido o plegable, también influye en su peso. El chasis rígido es mucho más ligero, ya que carece de uniones y bisagras, pero las sillas plegables son mucho más fáciles de transportar y esta ventaja es un valor muy destacable, aunque pesen un poco más. Lo ideal es buscar una silla de ruedas plegable de aluminio, como se verá un poco más adelante.

Si se necesita plegarla con frecuencia, lo más apropiado es buscar una silla que se pliegue sin necesidad de herramientas y que ocupe el menor espacio posible. Aquellos que la van a usar para practicar deporte o para sus momentos de ocio, necesitaran una silla de ruedas ligera y para acceder a espacios pequeños lo mejor es que cuente con reposapiés abatibles.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir la silla?

El primer factor puede parecer una obviedad, pero es el más importante de todos. Hay que considerar cuáles son las necesidades personales de la persona que la va a usar. De este modo se adaptará a la perfección a su discapacidad o limitación temporal de movimiento que obligue a su uso para los desplazamientos. Si se requiere cualquier tipo de ayuda técnicas, como grúas o soportes para bastones, habrá de elegirse un modelo que sea compatible con estos requerimientos.

Tamaño y peso del ocupante

La persona que usa la silla de ruedas debe sentirse cómoda en ella, por lo que es importante elegir una que se adapte a su tamaño. Como norma general, el asiento debe ser entre 2 y 4 cm más ancho que las caderas del ocupante.

En relación al peso y por cuestiones de seguridad y resistencia al paso del tiempo, es muy importante que la silla de ruedas esté homologada para el peso del usuario.

Entorno

Como cabe suponer es esencial tener en cuenta dónde se va a utilizar principalmente la silla de ruedas, pues no es lo mismo, por ejemplo, una de interior que de exterior o para un entorno urbano o rural.

En relación al clima, hay que considerar se vive en un lugar húmedo que el material con el que este construida sea resistente a la oxidación. Aquellos que viven en zonas frías y que van a usarla en exterior, necesitarán contar con un tamaño mayor para disponer de más espacio para usar ropas mas voluminosas de abrigo.

¿Una silla de ruedas plegable de aluminio o eléctrica?

La elección de un tipo de silla de ruedas u otro se basa principalmente en el tipo de patologías de la persona que la utiliza, así como las situaciones que vive a diario. Una de las elecciones más importantes es decidirse entre silla de ruedas plegable o eléctrica, una cuestión que dependerá en buena medida del grado de autonomía del usuario.

Las sillas de ruedas eléctricas se utilizan, habitualmente, cuando la persona no tiene la fuerza suficiente o autonomía para desplazarse por si misma utilizando sus miembros superiores. Se pueden encontrar una amplia variedad de modelos; de interior, compactas y manejables, o más robustas y equipadas para facilitar la movilidad en el exterior.

En cuanto a los materiales con los que está fabricada la silla de ruedas, se presentan principalmente en acero o en aluminio. El acero tiene la ventaja de que es más resistente, pero a su vez muy pesado. En cambio, las sillas de ruedas de aluminio son ligeras y fáciles de transportar, la mejor opción cuando no son eléctricas, sino que son autopropulsadas por el propio usuario o con ayuda de otra persona.

Oros materiales que también se utilizan en la fabricación de las sillas de ruedas son el titanio y la fibra de carbono, que las hacen aún más ligeras que el aluminio. El principal inconveniente es que también eleva considerablemente el presupuesto.

Compra meditada

Sin importar las necesidades particulares, la compra de una silla de ruedas debe ser meditada, ya que la elección de un modelo u otro afectará directamente a la comodidad, movilidad y calidad de vida de su usuario.