Sociedad

Las azafatas de vuelo cumplen una importante labor en cualquier vuelo comercial

17/06/2021

Las azafatas de vuelo cumplen una importante labor en cualquier vuelo comercial

El trabajo de los tripulantes de cabina, en ocasiones, puede no ser valorado como debe. La labor que cumplen estos profesionales, es muy extensa y diversa, llegando a ser considerada esencial en la industria del transporte aéreo.

Cada miembro de la tripulación en un avión cumple con un rol importante para que el viaje transcurra de la forma más cómoda y óptima posible. Sin embargo, el papel de la azafata de vuelo es uno de los más destacados, por ser imprescindible a la hora de viajar.

El también llamado “tripulante de cabina”, interactúa con los pasajeros regularmente, para así procurar que se sientan cómodos y seguros. Su atento servicio, la ayuda que ofrecen y su manejo de las situaciones de emergencia, hacen que la azafata sea muy importante en el ámbito del transporte aéreo.

La importancia de este miembro de la tripulación es tan grande, que en algunos casos, el vuelo se puede postergar por su ausencia, lo que puede ocurrir en ocasiones porque uno de ellos pueda estar enfermo o no haya descansado las horas suficientes. 

No es de extrañar, entonces, que este empleo tenga una gran demanda en el sector del transporte aéreo. Aquellas que deciden tomar la tripulación de cabina como forma de vida, terminan teniendo un trabajo diferente, que ofrece diversos beneficios, además de un muy buen salario.

Es por estas razones que cada vez son más las personas que deciden hacer un curso de tripulante de cabina. Este tipo de formación es rápida y completa, brindando una educación integral para que el alumno cuente con una amplia oportunidad laboral una vez culminado el curso.

¿En qué consiste su trabajo?

El público en general no tiene quizás una idea completa de todas las tareas que cumple un tripulante de cabina. No son solamente “los que sirven la comida” o “los que escuchan las quejas de los pasajeros”; estos profesionales cumplen una serie de funciones muy diversas, por lo que reciben una preparación extensiva para ejecutar sus funciones de la mejor forma posible.

De manera resumida, se puede decir que la labor de una azafata de vuelo consiste en tareas tan diversas como planificar todos los procesos a realizar durante el viaje, verificar la seguridad, escribir reportes de cada vuelo, además de la función más conocida: atender a todos los pasajeros para que su vuelo transcurra de la forma más cómoda. Todo esto se puede aprender en un curso azafata de vuelo de calidad. 

Existen algunos bastante rápidos, los cuales tienen unas 7 semanas de duración. Lo que se debe tener en cuenta a la hora de seleccionar un curso de este tipo, es verificar su homologación en la AESA, la edad límite, la altura requerida, etc. Sin embargo, lo más importante es conocer el temario y las materias suplementarias que se enseñan (inglés, primeros auxilios, entre otros).

Antes del vuelo, los auxiliares de vuelo planifican la organización del viaje, delegan responsabilidades en caso de emergencia, revisan los datos de los pasajeros para tenerlos en cuenta en situaciones imprevistas (por ejemplo, presencia de niños o ancianos), entre otras acciones. Además, verifican si la comida y la bebida es suficiente para todos. Después de esto, embarcan a los pasajeros y se les informa de los protocolos de seguridad.

Una vez realizado todo esto, el viaje puede comenzar. Durante el vuelo, las azafatas comunican información importante en nombre del piloto, responden las dudas que tengan los pasajeros, sirven la comida, vigilan periódicamente para que cumplan con las normativas, entre otras tareas esenciales; y en caso de ser necesario, pueden proveer primeros auxilios.

Cuando el vuelo está terminando, tienen la tarea de preparar la cabina para el aterrizaje. Su labor en este proceso, es revisar el almacenaje de las maletas, comprobar que los pasajeros tengan su cinturón y procurar que todos estén sentados correctamente.

Una vez se aterriza, los tripulantes se encargan del desembarco correcto de los pasajeros, siempre pendientes de su equipaje y evitando que alguno lo pueda olvidar. Luego redactan un reporte detallado del vuelo, incluyendo incidentes, si es que se presentó alguno. Finalmente, se encargan de reponer el inventario de comida, bebida y equipos de seguridad, para que el avión esté listo para el próximo vuelo.

Las ventajas de ser tripulante de cabina

Las funciones de una azafata son extensas, su desempeño determinará la opinión que tendrán los pasajeros del servicio. Se puede pensar que este riguroso trabajo puede llegar a ser estresante e indeseable, sin embargo, es todo lo contrario, la labor de tripulante de cabina brinda tantas ventajas que los auxiliares de vuelo lo terminan amando.

La principal ventaja es bastante obvia, mediante este trabajo es posible conocer el mundo entero. La mayoría de aerolíneas ofrecen días de descanso con hoteles pagados, para que los tripulantes puedan conocer las ciudades a las que vuelan. Esto permite conocer nuevas culturas y ambientes, abriendo la mente y tomando un poco de cada lugar, para así crecer como personas.

Además, es un trabajo ameno y entretenido, sin rutinas, por lo que es especial para generar anécdotas y recuerdos memorables. Cada día se tiene un equipo de trabajo distinto, permitiendo incluso, poder conocer personas y compañeros profesionales que difícilmente se olvidarán.

Por ahora se ha hablado solo del crecimiento personal, sin embargo, el aspecto profesional no se queda atrás. Y es que si se realiza bien el trabajo, es posible ser promocionado, y así subir a puestos de instructor, supervisor, jefe en TCP, examinador, entre otros, por lo tanto, esta misma formación permite abrirse muchas puertas en la industria del turismo y conseguir un trabajo soñado.

Estos son algunos de los beneficios que obtiene todo tripulante de cabina, sin embargo, leerlos no es lo mismo que experimentarlos, por lo que si se tiene aunque sea un mínimo interés en el mundo de la aviación, es muy recomendable realizar estos cursos de formación para conocer este sector más de cerca.

Lo que se puede tener por seguro, es que al terminar alguno de estos cursos, las opciones laborales no faltarán. Algunos, incluso, incorporan bolsas de empleo con diversas aerolíneas, para que todos los alumnos puedan contar con un trabajo y así empezar a explorar el mundo en avión.