Sociedad

Todo lo que has de saber sobre la ansiedad

19/11/2021

Todo lo que has de saber sobre la ansiedad

Ciertos trastornos mentales han experimentado un gran crecimiento entre la sociedad en los últimos tiempos. En el 2020 dio comienzo una pandemia que afectó a muchas personas no solo a nivel físico, sino también en términos psicológicos. Así lo demuestra la ansiedad.

 

¿Qué es la ansiedad? Básicamente se trata de una sensación emocional similar al temor. Como un mecanismo de preparación, procede a activarse antes de que tenga lugar algo de relevancia. No importa si has de decidir algo trascendental, poner a prueba tus conocimientos en un examen o hacer frente a un reto laboral: en cualquier caso puede aparecer.

 

Esta especie de miedo acostumbra a surgir como una reacción ante una situación estresante. Afortunadamente en muchos casos es algo natural e incluso positivo, ya que bastantes personas pasan a disponer de una mayor dosis energética con tal de enfrentarse a aquello que le genera inquietud. En determinadas situaciones, además, también incrementa el nivel de concentración.

 

Por desgracia, no todos los casos son así. Si la ansiedad se manifiesta con regularidad y no desaparece con el caso del tiempo es cuando se habla de un trastorno.

 

Retomando lo referente a la pandemia, hay personas que experimentaron miedo a la muerte por motivos evidentes: el virus proliferaba a un ritmo vertiginoso e incluso personas sin patologías previas acababan pereciendo. A medida en que la vacunación avanzó, ese temor desapareció, por lo que la ansiedad fue temporal e incluso les ayudó a permanecer más alerta, evitando contagios con buenas prácticas como llevar mascarilla y lavarse frecuentemente las manos.

 

Sin embargo, aquella persona que actualmente sigue experimentando un nerviosismo desmedido que le afecta a su día a día, habiendo incluso desarrollado algún TOC como el de tipo higiénico, está afectada por un trastorno de ansiedad.

 

No siempre la ansiedad va en aumento, ya que en ocasiones simplemente se mantiene al mismo nivel. En cualquier caso, el trastorno se caracteriza por no desaparecer.

 

Tipos de trastornos de ansiedad

 

Uno de los trastornos de ansiedad más comunes es el que traslada una constante sensación de preocupación. Si esta sensación se prolonga medio año o más, el psiquiatra determina que padece ansiedad generalizada.

 

Este tipo de trastorno puede llegar a ser un gran impedimento para quien lo sufre, ya que prácticamente todo le genera angustia. Ya no solo nos referimos a las probabilidades que tiene de enfermar, sino también al miedo a que le despidan aunque lo esté haciendo bien en el trabajo, la posibilidad de que su relación amorosa termine, etcétera.

 

A la lista hay que sumar otros trastornos de ansiedad bastante habituales entre la sociedad actual. Hablamos de las fobias, las cuales son muy variadas. El temor puede venir dado por aspectos tan distintos como ver un insecto en las proximidades o encontrarse a alguien conocido, refiriéndonos en este último caso al trastorno de personalidad por evitación, el cual está directamente relacionado con la ansiedad.

 

Conviene destacar el hecho de que en función del tipo de trastorno que padezca una persona, es probable que la ansiedad acabe derivando en un ataque de pánico, el cual se define como un miedo intenso creyendo que existe un gran peligro. Sucede casi de manera instantánea.

 

Cómo saber si tienes ansiedad

 

En caso de que tengas dudas sobre si padeces algún tipo de trastorno, independientemente de si puede ser ansiedad o cualquier otro problema de tipo psicológico, es fundamental que recurras cuanto antes a un profesional. Aun así, hay indicios que apuntan en una misma dirección: tienes ansiedad.

 

El primero de ellos y más común es la inquietud que perdura con el paso del tiempo, así como el nerviosismo que acaba traduciéndose en un síntoma físico: taquicardia. En efecto, un trastorno mental puede derivar en sufrir problemas físicos, lo cual da a entender lo grave que llega a ser la ansiedad en muchos casos.

 

Otro de los muy habituales es bastante angustioso y, por ende, se traduce en que la ansiedad vaya a más si cabe. Nos referimos a notar que falta el aire, impidiendo una respiración plena. Los dolores en el brazo son frecuentes, así como las parestesias. Sumando síntomas físicos como los recientemente descritos no es de extrañar que algunos pacientes afectados acaben acudiendo a urgencias creyendo que están padeciendo un ataque al corazón u otra enfermedad de extrema gravedad.

 

Otra consecuencia derivada de la ansiedad se resume en la imposibilidad de realizar las tareas propias del día a día, desde acudir al centro formativo para continuar con los estudios hasta el simple hecho de hacer tareas de la casa como planchar la ropa o barrer el suelo.

Para que estos síntomas no vayan a más junto a la ansiedad, es de vital importancia acudir a un profesional de la salud. Con las pruebas oportunas será capaz de determinar si la misma es pasajera o se ha acabado convirtiendo en un trastorno, indicándote en tal caso qué tratamiento debes seguir.