Sociedad

Evolución del oficio de la cerrajería en Barcelona

09/06/2022
Foto del avatar

author:

Evolución del oficio de la cerrajería en Barcelona

La cerrajería es uno de los oficios más antiguos, pero que nunca decae ni se olvida, debido a la necesidad de proteger las pertenencias de los amigos de lo ajeno. Esta es, muy brevemente, su historia y evolución en la ciudad de Barcelona, el lugar donde han adquirido gran popularidad gracias a la calidad de los servicios que los cerrajeros ofrecen.

El oficio del cerrajero nació a partir de la rama de la herrería, hasta que el sector se especializó en la creación de las cerraduras y las llaves, creando un nuevo oficio. La cerrajería es uno de los métodos de seguridad más primitivos que existen, tenido su origen cuando las civilizaciones comenzaron a asentarse en lugares fijos y los habitantes tenían diferentes tipos de bienes que proteger, como las viviendas u otros objetos de valor. Ya los egipcios contaban con mecanismos de cierre compuestos por llave de hierro y cerradura de madera, aunque la consolidación del oficio de cerrajero no llegaría hasta la época de mayor esplendor en el Imperio Romano.  

Adaptación al paso del tiempo

Esta profesión ha sabido resistir el paso del tiempo como ninguna otra por dos motivos fundamentales. Por un lado, que la necesidad de salvaguardar las propiedades no ha desaparecido en todos estos años y es difícil imaginar que esto suceda, de hecho, es más útil ahora, cuando el robo está más generalizado. Por otro lado, por saber evolucionar y adaptarse a los cambios sociales experimentados, incluyendo la tecnología más avanzada de cada época.

En este sentido, los cerrajeros barcelona han pasado de ser unos auténticos artesanos a técnicos e ingenieros. Hoy en día, los ladrones lo tienen bastante difícil para acceder a una propiedad, gracias a la creación de nuevas cerraduras y sistemas de seguridad más avanzados.

El desarrollo tecnológico de las últimas décadas en el sector de la cerrajería es indiscutible, pudiendo elegir los consumidores entre una amplia variedad de nuevas líneas de productos que se adaptan a todas las necesidades y niveles de seguridad. Los cerrajeros en Barcelona han sido los pioneros en incorporar en España la comercialización de los productos de los mejores fabricantes, aquellos que cuentan con las certificaciones europeas necesarias. Además, con la inversión en I+D, se está fomentando el traspaso lógico de los sistemas mecánicos a los electrónicos.

En la época de crisis actual que comenzara con el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, seguido de la crisis sanitaria del Covid y ahora la Guerra de Ucrania, sectores como cerrajería no hacen más que fortalecerse. El motivo es bien sencillo, cuando el dinero escasea y se pasan apuros económicos en la sociedad, aumentan los robos. Es más necesario que nunca invertir en tecnología para proteger el hogar y los centros de trabajo.

Hoy en día, la labor de un cerrajero no se limita al montaje de cerraduras, sino que también ofrecen el mantenimiento o reparación de cualquier sistema de seguridad, ya sea mecánico o electrónico. Así mismo ofrecen soluciones a medidas, llevando a cabo estudios detallados de las debilidades de cada inmueble para mejorar su protección.

Elementos de protección que forman parte del trabajo diario del cerrajero

La variedad de elementos con los que trabaja un cerrajero es muy extensa, así como la cantidad de servicios que ofrece. Desde cerraduras mecánicas y electrónicas mencionadas con anterioridad, a las puertas de seguridad, pasando por muchos otros dispositivos que ponen la última tecnología al servicio de la seguridad.

Algunos ejemplos son las puertas automáticas, las persianas metálicas, mucho más cómodas y seguras que las enrollables, la instalación y apertura de cajas fuertes, la apertura de todo tipo de sistemas de seguridad en caso de que el propietario no pueda entrar a una de sus inmuebles por el motivo que sea. Especial mención merece la labor que hacen dentro del asesoramiento para brindar la mejor protección al hogar o negocio.

El cerrajero trabaja con una enorme cantidad de herramientas que necesitan ser manipuladas con una gran precisión en el desempeño de sus labores. Por este motivo, en el oficio de la cerrajería se requiere contar con una gran destreza con las manos, además de formación continuada y pasión por un oficio tradicional.

Debido a la gran variedad de modelos de cerraduras y a sus innovaciones constantes, es indispensable tener la herramienta específica para cada una de ellas. No obstante, entre las más usadas habitualmente, se encuentran las ganzúas, el extractor de cilindro, el conector spinner, la llave de percusión, las pinzas de presión, la lima, el martillo, el destornillador, el taladro, las brocas, la escofina, las llaves estriadas, el formón, lo mochuelos o el levantador de puertas.