Compartir

España es reconocida mundialmente por la excelente calidad de sus vinos. Este licor forma parte de la idiosincrasia natural de los propios españoles, que han crecido y se han alimentado durante siglos con esta bebida, formando parte inherente de su cultura gastronómica.

La historia nos ha hecho grandes conocedores de las cualidades que tiene el vino, sabemos apreciarlas y disfrutamos con su compañía, sobre todo en los grandes momentos de nuestra vida. El vino corona la mesa en los eventos más importantes, como puede ser en bodas, aniversarios, eventos laborales de importancia, reuniones con amigos y especialmente en el día de Navidad.

Por tradición y buen gusto, solemos esmerarnos con especial empeño y cariño en colocar sobre la mesa lo mejor de la despensa, cuidando especialmente que no falte nunca la presencia de uno de estos caldos, elegimos para la ocasión el que consideramos que está a la altura de la ocasión.

Como sabemos, la cantidad de marcas, tipos y calidades en cuanto a vinos españoles es inmensa, y en ocasiones nos encontramos con gustos y criterios opuestos entre los componentes de la reunión.

En cualquier caso, para acertar con total seguridad en la selección del vino, siempre podremos acudir a una tienda de vinos y dejarnos asesorar por los profesionales de la materia o bien comprar vino online en una tienda online de vinos especializada y acceder a la información que se ofrece en su blog, si lo tuviera.

Por otro lado, si queremos mantenernos informados sobre las mejores añadas, los más premiados, los que más puntuación obtienen en la famosa guía Peñín, podremos recurrir a informarnos en alguna de las webs expertas que abundan en internet. De este modo, podremos defender nuestra elección ante los críticos.

Vinos, el mejor regalo para estas navidades

Hay una ley, no escrita, en las normas de comportamiento y de las buenas maneras, que dice que, si vas de invitado a una cena en casa ajena, es tu obligación llevar el vino.  

Así mismo, existe una cada vez más fuerte tendencia de regalar vinos tanto en las ocasiones especiales como en las que no lo son, convirtiendo a este objeto como el regalo ideal para cualquier momento, remarcando la complicidad, la amistad o el amor entre personas. Un objeto que no necesita excusas ni fechas para ser regalado.

Para la elección de la botella de vino adecuada que quieres regalar olvídate del precio, no siempre precio y calidad van de la mano, ni tampoco la calidad y el gusto personal tienen por qué recorrer el mismo camino.

Es muy común caer en el error de que los vinos con muchos años en barricas de roble son los mejores o los preferidos por la mayoría, y esto no tiene por qué ser cierto. Hay excelentes vinos jóvenes de gran calidad que cubren ampliamente las expectativas más exigentes de los máximos expertos.

Por lo tanto, el mejor regalo en vinos será aquel que más se adapte a los gustos de la persona objeto del regalo. Así, además, demostrarás conocer a esa persona. Dentro de esta elección, deberás informarte de qué añada fue la mejor para el vino elegido.

Pero si no tienes idea de cuales son sus gustos, volvemos a recomendar alguna web o una de las prestigiosas guías que existen en este sentido; la Guía Repsol, Parker y la mencionada Guía Peñín, son las más valoradas y las que más pueden ayudarte a resolver con acierto el dilema.

En cuestión de regalos, el envoltorio siempre es importante, en cuestión de vinos no lo es menos. En las tiendas de vino especializadas, tanto online como en las físicas, existen una gran variedad de estuches con bonitos y atractivos diseños para regalo, incluso ya vienen preparados de diferentes bodegas para elegir variedad de una misma casa.

Al menos no regales uno malo

Es oportuno que sepas al menos diferenciar entre un vino bueno de otro malo, para lo cual no hace falta que seas sumiller, enólogo ni catador de vinos, con unas nociones básicas sabrás diferenciarlos con facilidad. Ten en cuenta los siguientes principios:

Al probar el vino, este debe tener suficiente equilibrio, es decir, que ninguno de los valores que definen un vino se encuentre excesivamente alto con respecto a los otros; estos valores son dulzura, acidez, el tanino (aspereza) y la cantidad de alcohol.

El otro elemento por destacar es la longitud, el recorrido que mantiene la primera impresión sobre el paladar. Si esta es muy potente, pero el sabor desaparece rápidamente, sería un vino corto o, por el contrario, si entra suave, pero se mantiene largo tiempo intacto en tu boca, es en ese caso un vino largo y suelen relacionarse con signos de calidad. La longitud tiene que ver con el sabor que se recibe en todo el ancho y largo de la lengua y el paladar, inundando todos los lugares de nuestra boca donde se encuentran las papilas gustativas.

loading...
Israel Guerra
Escritor profesional, autor de novela, cuentos y relatos, algunos premiados. Columnista en diversos medios. Creador de contenidos, redactor y copywriter.