Economía

La rueda diabólica de la crisis financiera

19/01/2018
Foto del avatar

author:

La rueda diabólica de la crisis financiera

La crisis económica sigue teniendo su mayor incidencia en las familias y en la pequeña y mediana empresa, que son las que sufren los verdaderos estragos de unas políticas deficientes por parte del gobierno y unos controles abusivos por parte de las élites financieras.

La mayoría de la población laboral se encuentra sujeto a contratos precarios, bajo las exigencias cada vez más pretorianas de las empresas, y los autónomos sufren estoicamente los abusos impositivos que el estado aumenta sin compasión. Todo este caos económico, que solo beneficia a unos pocos y perjudica al grueso de la población, crea un círculo que todo lo devora.

Y es que si el gobierno no facilita el acceso a empleos dignos y los bancos cierran el flujo de dinero, las familias no pueden consumir, esto implica que las empresas no reciben fondos al no vender sus productos ni sus servicios, con lo que no pueden pagar a sus empleados y caen en quiebra.

Eso arrastra la consabida cadena de impagos y pérdidas de clientes de otras empresas auxiliares que son las que, en su conjunto, conforman el tejido empresarial que sostiene a una sociedad de consumo como es la nuestra, aumentando la inestabilidad global de una nación.

Los impagos, el gran enemigo de las Pymes

Efectivamente, junto a la falta de financiación por parte de la banca y la incapacidad política, son los impagos a proveedores, empresas auxiliares y afines las que terminan por ahogar una compañía.

La mayoría de las Pymes no pueden soportar los retrasos, a veces eternos, a los que se tienen que enfrentar diariamente de parte de aquellas empresas a las que prestan sus servicios. Ellos mismos tiene que pagar mensualmente a sus propios proveedores, letras bancarias y, claro, a sus empleados.

Posiblemente, los autónomos y pequeños empresarios no conocen un método para, a imagen y semejanza de lo que hacen los propios bancos, incluir los intereses de demora que un moroso vaya acumulando por el retraso de sus pagos.

A través del siguiente enlace, podremos saber como calcular intereses de demora a las empresas, compañías, agencias y organizaciones, en general, que no cumplan con los acuerdos económicos. Y es que, como nos suele ocurrir cuando tratamos con entidades financieras, el temor a esos intereses de demora hace que realicemos el pago para evitar tener que afrontar un pago mayor en el futuro.

Son muchas las dudas que nos asaltan en este sentido, entre ellas saber qué es lo que dice la Ley contra la morosidad, cómo calcular estos intereses y cómo cobrarlos, cuándo debemos empezar a calcular estos intereses, etc.

Principales conceptos para saber calcular los intereses de demora

Para hacernos una idea de cómo y cuánto cobrar a los morosos, debemos tener claro una serie de conceptos, como por ejemplo saber cuál es el interés legal del dinero, pues esto permitirá calcular con exactitud la cantidad de indemnización debida por el incumplimiento en los pagos por parte del deudor, que es el recargo por no atender a sus obligaciones en forma de porcentaje fijado de manera legal y que viene regulado por el Código Civil de España.

Igualmente, tenemos que tener claro el concepto de porcentaje de demora y cuáles son los tipos diferentes de demora que nos podemos encontrar. La primera cuestión tiene una fácil definición; el porcentaje de demora no es más que el tanto por ciento que se obtiene cuando sepamos fehacientemente cómo se calculan estos intereses de demora y se hayan aplicado. Este porcentaje se aplica en dependencia del tiempo de atraso que el pagador lleva acumulado.

En cuanto a los tipos de demora, hay que saber diferenciar entre los particulares y los que se encuentran sujetos a contrato mercantil; cada uno con sus especificaciones a las que puedes acceder haciendo click en el enlace referenciado.

Saber que podemos cobrar con intereses los débitos a las empresas deudoras ejercerá una gran presión sobre estas, como también creará una seguridad y una tranquilidad en las propias ya que, si conseguimos aguantar esos tiempos de atraso, recibiremos una cantidad mayor que la inicial, que será de agradecer, pues seguro que resultará de una ayuda inestimable en estos tiempos de auténtica escasez económica.

Con el blog de icired que hemos aconsejado a través del enlace, aprenderás por ti mismo a calcular los intereses de demora debidos, pero no olvides que existen agencias que se encargan de realizar este trabajo por ti y que, llegado el caso, si se acumulan varias empresas que te deban dinero, su ayuda puede ser de gran valor, al evitar que pases demasiado tiempo con este tipo de gestiones, descuidando las labores propias que te son afines dentro de tu propia compañía o como trabajador autónomo.