Economía

¿Cómo le afectará el nuevo sistema de regulación financiera?

07/02/2018

¿Cómo le afectará el nuevo sistema de regulación financiera?

El mercado siempre ha sabido adaptarse a todas las situaciones financieras y renacer de sus cenizas, pero la última crisis del 2007 hizo más que necesario incorporar una serie de cambios para conseguir más seguridad, eficacia y transparencia en las operaciones para proteger más a los inversores. Ése es el objetivo de la directiva MiFID II aprobada por el Parlamento Europeo tras dos años de trabajo. La normativa reforma la directiva que ya existía y supondrá una serie de cambios en el mercado de valores que explicamos a continuación.

Las reformas que conllevará MiFID II afectarán sobre todo a las entidades de servicios financieros, ya que la premisa básica es regular más las transacciones. Para eso, las compañías comerciales tendrán que dar más información a sus clientes, pero también les pedirán más datos, para saber quién está haciendo qué en tiempo real. Por tanto, muchas de estas novedades tendrán repercusión directa en los clientes y usuarios.

Obligaciones del inversor

A partir de ahora, cuando el inversor reciba servicios de inversión tiene que firmar un contrato que recoja las obligaciones y derechos de las partes, a excepción del asesoramiento. Aquellos servicios que a día de hoy se estén prestando sin contrato necesitarán suscribirlo para continuar y, posiblemente, habrá que firmar una nueva versión de los contratos existentes para que todos sus términos se adapten a la directiva.

Más transparencia

Por otra parte, y puesto que con estos cambios se pretende ganar en transparencia, ahora las entidades tendrán que facilitar a sus clientes toda la información en un “soporte duradero”, es decir, en papel o en Internet, según elija el inversor.  Y entre la documentación que la entidad debe suministrar, ahora deberán incluir información sobre la gestión de conflictos de interés, así como notificar los casos en los que estas políticas no sean suficientes para garantizar con razonable certeza riesgos en perjuicio de los clientes.

Operaciones CFD más seguras

En este sentido, la aplicación de MiFID II conllevará también cambios para las compañías de trading online, ya que la Comisión Europea les presionará para que informen a sus clientes sobre los riesgos de las operaciones de CFD (Contratos por diferencia), un producto derivado financiero que se ha vuelto muy popular en el último año.

Entre sus ventajas, al invertir en CFD en bolsa se puede operar tanto en largo como en corto, además de acceder a productos de diversos países en gran variedad de divisas que mejoran la diversificación de nuestra cartera. Y también poseen apalancamiento. Eso sí, tal y como tendrán que destacar ahora las compañías de trading online, los CFD también cuentan con inconvenientes. Por ejemplo, no son esencialmente baratos, no todos los valores permiten apalancamiento y en ocasiones es necesario  recurrir directamente a los gráficos del broker para operar.

Por otra parte, la nueva normativa facilitará las reclamaciones ya que las entidades tendrán que guardar el registro de las operaciones de los clientes, como mínimo, durante cinco años. El mismo tiempo que deberán guardar los contratos una vez que se haya dejado de prestar el servicio.

También aumenta la ciberseguridad y se piden más medidas de prevención y precaución a la hora de proteger en la red la información de los clientes y sus carteras. Será necesaria la identificación digital e, incluso, se insta a la creación de comités específicos al respecto.

Todos estos nuevos cambios están a punto de entrar en vigor, por lo que los inversores deben informarse y prepararse. El objetivo de MiFID II  es aumentar la transparencia y reforzar la protección de los clientes. Para ello, tanto las compañías como los inversores estarán más controlados a la hora de operar. Se exige un mayor control para conseguir un entorno más seguro y evitar cualquier problema de ciberseguridad.