Salud

Sin miedo hacia una vasectomía

marzo 9, 2018
Israel Guerra

author:

Sin miedo hacia una vasectomía

Existe un miedo generalizado entre la población masculina al respecto de la operación de la vasectomía, la cirugía que tiene como objetivo una eficaz esterilidad del hombre con la sección del conducto deferente, el encargado de trasportar los espermatozoides de los testículos a la uretra.

La primera duda que se plantea es a propósito de las eyaculaciones, algo que no tiene razón de ser, puesto que el hombre continuara teniendo eyaculaciones normales, de forma habitual, la diferencia es que después de la operación no hay espermatozoides en el interior del líquido seminal.

La operación es sencilla y no entraña riesgo alguno, el profesional cirujano realizará una incisión donde se localiza el escroto, seccionando y ligando el conducto deferente, con lo que se interrumpe el paso de los espermatozoides desde su lugar de producción, los testículos, hasta la zona de eyaculación, el conducto seminal.

Aunque para que sea una operación limpia, sin cicatrices visibles y con una buena y pronta recuperación, es necesario que la clínica que se vaya a hacer cargo de la operación de vasectomía sea de confianza, con una larga trayectoria de operaciones que hayan afianzado la experiencia de sus cirujanos. En la web de Sanihub, a la que redirige el enlace anterior, vas a encontrar las mejores clínicas para los tratamientos de urología y tratamientos de vasectomía para una buena recuperación después de una intervención quirúrgica de vasectomía.

¿Qué ocurre tras una vasectomía?

​​Para tranquilizar a aquellos que se están planteando esta intervención de esterilidad, debemos resaltar que la producción de esperma se seguirá produciendo con total normalidad, lo que ocurre es que no lo liberará en la eyaculación puesto que, como hemos visto, los conductos deferentes se habrán modificados. Por otra parte,el esperma no se acumula ad infinitum en los testículos, sino que será reabsorbido por el organismo, con total naturalidad.

La operación de vasectomía tampoco afecta lo más mínimo a la libido (deseo sexual), por lo que las erecciones y el deseo se mantendrán exactos a cómo eran antes de la operación. Además, tampoco disminuye ni influye en la producción de testosterona, la hormona se relaciona con el desarrollo del pelo corporal o la masa muscular.

Aunque  debemos tener presente que hay que ser precavidos en los primeros meses tras la intervención ya que, aunque la vasectomía es una cirugía con un 99 % de efectividad, esta no es con total inmediatez tras la intervención, pues es más que probable que quede esperma residual en el conducto seminal, por lo que habría que esperar un tiempo para que este esperma sea eliminado completamente.

Para asegurarnos completamente habrá que realizarse un espermogramatres cuatro semanas después del procedimiento de la vasectomía. Con esta prueba se determina fielmente si han desaparecido todos los espermatozoides del líquido seminal o semen.  Es por esto que se recomienda efectuar unas 20 eyaculaciones, aproximadamente, después de la operación de vasectomía y de la recuperación postoperatoria con el uso de anticonceptivos, para garantizar plenamente la desaparición de todos los espermatozoides.

Al ser una intervención muy poco invasiva, se puede regresar a casa el mismo día de la intervención, y es que es una cirugía para la que solo se necesita anestesia local para evitar sensación de dolor o cualquier tipo de molestias durante el procedimiento.

Para eliminar algunos mitos, debemos saber que la vasectomía no aumenta los riegos o posibilidades de desarrollar cáncer de próstata ni de testículos, igual que tampoco disminuye o evita la aparición de enfermedades de transmisión sexual, para lo que siempre es recomendable tomar las precauciones necesarias.

¿Se puede revertir el proceso?

En esta sencilla operación no se extirpan los testículos, como algunos pueden llegar a creer, por loque sí, es posible revertir la vasectomía, gracias a un procedimiento quirúrgico en el que se realiza la reconexión de los conductos deferentes.

Es una intervención algo más complicada, que puede durar hasta 4 horas y se realiza haciendo uso de un equipo microscópico especializado. Es recomendable realizarla antes de los 5 años después de una vasectomía si queremos hacer efectiva la fertilidad, aunque hay que decir que es un procedimiento con muy bajo porcentaje de éxito.

Otras preguntas frecuentes son el tiempo de espera antes de volver a tener relaciones sexuales que, en el mejor de los casos con una semana será suficiente, o qué riesgos tiene, los cuales no pasan de dolores pasajeros, algunos hematomas o infecciones, en cuyo caso con la toma de antibióticos se solucionarán rápidamente.

Pero si, en casos extremos y poco probables, se sufren fiebres, se sangra o sale pus por el escroto, el dolor crece, se hincha alguna parte del escroto o de los testículos, no hay que dudar un instante y ponerse en contacto con el médico que realizó la intervención.

Para sobrellevar los dolores o molestias se aconseja la toma de analgésicos y el uso de ropa interior de soporte, aquellos que fijan y no permiten que los testículos cuelguen en demasía.

Por último, otra de las preguntas más recurrentes para aquellos interesados es el precio que conlleva realizar este proceso. En los casos en los que existiese una patología grave o la posibilidad de transmitir alguna enfermedad peligrosa a la descendencia, la seguridad social española cubre con todos los gastos, pero si la operación es por voluntad propia, sin riesgos, y se realiza en una clínica privada, el precio puede variar entre 500 y 1.500 euros.

Comentarios