Salud

¿Qué es el sufrimiento fetal y cuáles son sus causas?

20/10/2022

¿Qué es el sufrimiento fetal y cuáles son sus causas?

Lo normal es que después de la concepción, el embarazo se desarrolle sin contratiempos, el feto llegue a término y se produzca el alumbramiento de un bebé saludable, sin embargo, no siempre es así.

Durante el embarazo pueden surgir complicaciones que pueden afectar al bienestar del feto. Una de esas complicaciones es el sufrimiento fetal, el cual es un estado que se diagnostica cuando se detectan algunas condiciones en el feto.

El sufrimiento fetal en partos es cuando algo ocurre durante el alumbramiento y compromete el desarrollo del mismo. En estos casos, el médico debe tomar decisiones importantes, para preservar la vida de la madre y del bebé.

¿Qué es el sufrimiento fetal?

El ​​sufrimiento fetal es una condición en la que el feto no está recibiendo suficiente oxígeno y esto compromete su desarrollo y vida. El médico debe evaluar algunos indicios para saber que esta falta de oxígeno se está produciendo, como por ejemplo, la disminución de la frecuencia cardíaca, un feto que se mueve menos o no se mueve, y otros relacionados.

Durante el embarazo, el feto recibe el oxígeno por medio de la sangre de su madre, a través del cordón umbilical y la placenta. Si esta sangre es pobre en oxígeno, el feto tendrá un déficit, el cual intentará compensar dándole prioridad a la irrigación del cerebro y el corazón. Esto puede provocar fallos en otros órganos.

Uno de los órganos que se puede ver afectado por la falta de oxígeno, son los intestinos. Si se trata de un embarazo avanzado, el feto puede expulsar meconio hacia el líquido amniótico, lo que puede empeorar sus condiciones.

La falta de oxígeno puede hacer que el bebé intente respirar, lo que no es problema si el líquido amniótico está limpio; pero con la expulsión de meconio, este se ensucia y puede que el bebé lo aspire, provocando dificultad respiratoria una vez que nazca.

El sufrimiento fetal agudo, identificado por los especialistas con las siglas SFA, es cuando las condiciones se han agravado, el feto lleva mucho tiempo con falta de oxígeno o el déficit es muy grande. En estos casos, hay que actuar muy rápido, ya que está en riesgo la vida del bebé.

Un feto anoxico es aquel que ya no está recibiendo oxígeno en el cerebro, lo cual es incompatible con la vida, por lo que desde que comienza la anoxia hasta la muerte, pueden pasar apenas minutos.

¿Cómo se diagnostica el sufrimiento fetal?

Durante el embarazo puede ocurrir el sufrimiento fetal, por lo que si la madre no está en el hospital, el primer síntoma que se presenta es la disminución de los movimientos del bebé.

Si la madre acude al hospital, se le coloca un monitor de frecuencia cardíaca para el bebé, y de esa manera, el especialista puede determinar si está siguiendo un patrón normal o no. En caso de que no sea normal la frecuencia cardíaca, el médico debe evaluar a la madre, para determinar la causa e intentar corregirla.

Si el sufrimiento fetal ocurre durante el parto, el mismo es detectado mediante el monitor fetal que se coloca de forma rutinaria durante el procedimiento. El especialista debe revisar los medicamentos que han sido suministrados y eliminar los que puedan afectar a la frecuencia cardíaca. También puede darle oxígeno a la madre, aumentar la hidratación o cambiarla de posición.

Si ninguna de las medidas soluciona el problema, debe extraerse el feto de inmediato, mediante una cesárea.

¿Cuáles son las causas del sufrimiento fetal?

Como hemos dicho, el sufrimiento fetal ocurre cuando disminuye el oxígeno que le llega al feto, pero las causas de que eso ocurra pueden ser muy variadas. A continuación resumimos las que son consideradas como las principales.

Problemas de salud de la madre

La madre es la proveedora de nutrientes y oxígeno para el feto, por lo que si ella tiene un fallo orgánico, esto le afectará. Por ejemplo, si la madre tiene una insuficiencia cardíaca, es posible que no pueda hacer llegar suficiente sangre a la placenta.

Otros casos a tener en cuenta son la tensión arterial alta o baja, anemia aguda, hipoxia de la madre, acidosis, cardiopatías y muchas otras más relacionadas.

Problemas en la placenta

La placenta es un órgano que se crea exclusivamente para el embarazo y puede enfermar como cualquier otra parte del cuerpo humano.

La placenta tiene un tiempo de vida determinado, y si el embarazo se prolonga, la misma envejece y ya no funciona normalmente, por lo tanto, no puede llevar los nutrientes necesarios, ni el oxígeno en cantidad suficiente.

Otra causa atribuible a este órgano es el infarto de placenta, la placenta previa y el desprendimiento de placenta.

Problemas en el cordón umbilical

El cordón umbilical puede fallar debido a problemas anatómicos, a que esté aprisionado debido a vueltas alrededor del bebé, a un nudo verdadero, o a que el cordón sea demasiado corto y dificulte el parto.

Problemas fetales

El feto puede sufrir enfermedades dentro del útero, por ejemplo, incompatibilidad de factor Rh, infecciones, intoxicaciones, anemia, cardiopatías, etcétera. Todas esas condiciones pueden afectar al oxígeno que llega a su sistema.

Problemas uterinos

El útero puede ser causa de sufrimiento fetal, ya que es el sitio donde se encuentra y desarrolla el embarazo. Por ejemplo, un tumor uterino, miomas, malformaciones y otras condiciones.

En algunos casos, durante las últimas semanas de embarazo, la posición de la madre puede ocasionar sufrimiento fetal, debido a la compresión de la vena cava dentro del abdomen, lo cual puede dificultar la circulación hacia la placenta. Al cambiar la posición, cesa el problema.

¿Cuáles son las consecuencias del sufrimiento fetal?

Dependiendo de la condición, el sufrimiento fetal puede afectar en mayor o menor medida al feto. Si la condición se prolonga o alarga, se produce la muerte celular, lo cual genera lesiones en el organismo del bebé.

Estas lesiones pueden ser reversibles, lo que se interpreta que no tuvo consecuencias en el nuevo ser, en cambio, si son irreversibles, esto significa que dejan secuelas o puede ocurrir la muerte del feto.

El sufrimiento fetal es una condición muy poco frecuente, afortunadamente, y cuando ocurre, hay opciones de tratamiento. La monitorización del embarazo desde las primeras semanas es esencial para evitar o disminuir las probabilidades de tener lesiones permanentes o la muerte del feto.