Salud

Implante zigomático, ¿qué sabes de esta eficaz técnica?

19/06/2018

author:

Implante zigomático, ¿qué sabes de esta eficaz técnica?

Si se pierde algún diente de la arcada superior, el hueso maxilar se reabsorberá, dando lugar a una pérdida de altura y anchura ósea. Aquellos pacientes que han estado edéntulos (es decir, sin dientes) durante largo tiempo, pueden presentar una reabsorción muy considerable, haciendo imposible la colocación de un implante convencional.

Existen una serie de factores, como la edad, una enfermedad periodontal o la utilización de prótesis removibles (es decir, dentaduras postizas), que pueden acelerar la pérdida de hueso. Es por esto que se aconseja no dormir con las prótesis, de forma que la mucosa pueda descansar por la noche.

¿Cuándo se debe recurrir al implante zigomático?

Los implantes zigomáticos o cigomáticos se utilizan en aquellos pacientes que no tienen calidad ni cantidad suficiente de hueso maxilar para soportar unos implantes dentales corrientes, y para los cuales las técnicas de regeneración ósea, tales como injertos o elevaciones de seno, no pueden garantizar los resultados que se esperan.

Mientras que los implantes osteointegrados convencionales en la arcada superior se colocan sobre el maxilar, los implantes zigomáticos se fijan en diagonal en el hueso cigomático, esto es, el “arco” óseo de las mejillas. Es por ello que los implantes zigomáticos miden entre 35 y 55 mm, siendo considerablemente más largos que los implantes dentales corrientes, que suelen tener como máximo unos 18 mm.

Estos tratamientos zigomáticos se reservan para rehabilitaciones completas de la arcada superior de pacientes con una pérdida de hueso extrema en el maxilar. Suele tratarse de personas mayores que llevan sin dientes ya bastantes años.

Este tratamiento tiene una alta tasa de éxito a largo plazo

Aun así, el hueso del cigoma cuenta con una superficie muy válida para el anclaje y la osteointegración de los implantes. Entre las ventajas de los implantes dentales de este tipo, cabe destacar que su tasa de éxito a largo plazo es muy elevada, siendo muy recomendados para este perfil de pacientes en concreto.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

A la hora de realizar este tratamiento, el implantólogo tendrá que colocar dos implantes cigomáticos combinados con dos o cuatro implantes convencionales (cigoma híbrido), o directamente cuatro implantes de estos en el hueso de las mejillas (cigoma duplo).

El implante cigomático se coloca en una clínica dental, requiriendo tan solo anestesia local, si bien se trata de un tratamiento que, por su naturaleza y el perfil del paciente, se aconseja realizarlo mediante sedación consciente. Este implante permite la carga inmediata de la prótesis, lo cual reduce el tiempo de espera, y permite que el paciente pueda disfrutar del mismo en un plazo más habitual del que suele precisar un tratamiento de este tipo.

El implantólogo fija una prótesis dental provisional de arcada completa, gracias a la cual el paciente puede tener dientes nuevos desde el día de la propia intervención. En el momento en que los tejidos óseos y la encía cicatrizan, esta solución se sustituye por una prótesis dental fija que cubre toda la sonrisa nueva del paciente.