Sociedad

¿Se cansan los niños al escribir? Aprende cómo solucionarlo 

diciembre 20, 2018

¿Se cansan los niños al escribir? Aprende cómo solucionarlo 

La época de aprender las letras no se traduce únicamente en descubrir la lectura y la escritura. También hay que hacer frente a otros problemas como puede ser el cansancio al escribir de los niños, que van directamente ligados a la postura o el tipo de agarre, haciendo que en el futuro puedan sufrir daños y/o lesiones. 

Por este motivo queremos daros unos pequeños consejos para evitar que les duela la mano, mejorar las técnicas o aliviar el dolor. 

Técnicas en la escritura 

Es importante que tenga el lápiz en su mano como si fueran a escribir con él y asegurarnos de que le es cómodo

Los lápices con agarre acolchado son una muy buena opción para evitar este agotamiento. También tenemos que fijarnos en que puedan escribir con soltura sin que el lápiz se arrastre por la página. 

Aunque el tipo de agarre influye, así como sujetarlo con firmeza, no es necesario ejercer mucha presión. Obtendrá los mismos resultados si reduce la presión y lo sujeta con soltura

Cuando vaya a empezar a escribir, ten en cuenta que la mano aún está fría. Debe empezar lento e ir subiendo el ritmo conforme avance el día. Si se acaba cansando, que pruebe a cambiar el tipo de agarre y volver a subir el ritmo poco a poco. 

No debe utilizar los dedos para escribir, debe mover el brazo. Recuerda siempre que está escribiendo, no dibujando. Así evitarás que su muñeca se resienta siguiendo este método. 

Si cuando está haciendo ejercicios notas que tiene que estirarse o realizar esfuerzos para alcanzar a la página, muévele y encuentra una posición correcta en la que esté cómodo y no tenga que realizar esfuerzos. 

Sentarse derecho. El escribir inclinado hace que todo el cuerpo se canse mucho más rápido, propiciando la aparición de fatiga temprana. Si se da el caso en que está cansado, cambia su postura y fíjate siempre en que pueda respirar adecuadamente. 

La importancia de hacer descansos 

Márcale descansos. Caminar o ponerle de pie es la mejor forma de que el cuerpo se relaje, propiciando que pueda seguir con la escritura en poco tiempo. Salir a dar un paseo para que os dé el aire es una gran opción en el caso de que tengáis tiempo para hacerlo. 

Cuando esté repasando lo que has escrito, que no mantenga el lápiz en lo alto, que lo baja. Esto ayudará a que, aunque sea por unos pocos segundos, sus manos sigan cogiendo fuerza y le permitan seguir con su trabajo. 

El cansancio al escribir de los niños es un problema que cada vez más se da. Si el alumno sufre de ello, recorta sus sesiones, haz que tome descansos más a menudo y ten en cuenta los consejos que te hemos dado.

 

Comentarios