Sociedad

¡Disfruta del aire libre en casa!

abril 11, 2019

¡Disfruta del aire libre en casa!

Se acerca el buen tiempo y siempre nos pilla por sorpresa. Ayer llovió, hoy está nublado, y mañana ya teníamos que tener preparada nuestra terraza, jardín, azotea… Sí, eso que tanto valoramos cuando nos compramos o alquilamos nuestra vivienda, que ya nos imaginábamos llena de cosas, y ahora sólo la disfruta nuestra mascota (de vez en cuando), en algunos casos acompañada del tendedero, la bici o los maceteros con plantas que luchan por sobrevivir sin que nadie les haga ni caso.

Siempre empezamos el año pensando que vamos a tomar más el sol, quedar con los amigos una noche disfrutando de la brisa, jugar en el jardín para que los niños se cansen ya de la consola e inviten a sus amigos a casa en vez de mandarles whatsapps… Por desgracia el año empieza en invierno, y 4 meses es suficiente para olvidarte de aprovechar tu vivienda: hasta que no amueblas ese espacio, sea mayor o menor, no empiezas a disfrutarlo.

Para amueblar tus espacios exteriores te recomendamos visitar Alice’s Garden.

Controla tu jardín… o él te controlará a ti

Y es que se puede creer más o menos en el feng-shui o en Marie Kondo, pero hay hechos que son irrefutables: Cómo organizas una habitación configura el uso que haces de ella. A nadie se le ocurre que en la habitación en la que os sentáis a ver la televisión no haya sillones o sofás, o hace una cocina sin horno (otra cosa es que los arrendadores se quieran ahorrar unos dinerillos). Con las zonas exteriores pasa igual, nunca te vas a sacar las sillas del salón a la terraza, ni una mañana te vas a volver loco y vas a colocar el colchón hinchable para tomar el sol: O tienes tu terraza o jardín preparado, o no lo usas.

¿Estar en el jardín? Para un rato que estoy en casa…

Es una pena, porque se está acercando el verano y la factura de la luz se empieza a frotar las manos pensando en tu aire acondicionado. Hay planes fáciles y económicos, como instalar un nebulizador y cenar en tu patio, invitar a los de enfrente que nunca tenéis tiempo de tomar algo… En lugar de esa máquina del demonio que no llega nunca a refrescar: o te quedas corto o te resfrías. No se trata de cuánto tiempo estás en casa sino de cuánto te relajas.

Los niños ya no juegan en la calle

Y claro que no: ¡si tenemos 30 millones de vehículos circulando! Para hacernos una idea, en el 99 sólo había 22 millones para casi la misma población… Y en los 80, apenas 12 millones de coches cruzaban nuestras calles… Con más del doble de coches cruzando su sala de juegos a 50 por hora, la “pelotita” no se disfruta igual. Pero ahora podemos permitirnos lujos que antes eran incluso difíciles de encontrar: Camas elásticas con mallas de seguridad para que se entretengan mientras fortalecen su estado físico, tumbonas y hamacas para mantenerlos alejados de la consolita, una piscina de jardín (de verdad, no una palangana hinchable con un palmo de agua) para refrescarse… ¡incluso un spa inflable de 6 plazas para los mayores!

Bueno, yo me voy a comprar un gallinero, que ya que ceno en el patio, le pongo sonidos de pajaritos, me salen gratis los huevos ecológicos y el niño deja de pedirme un canario. ¡Que el jardín os acompañe!

Comentarios