Economía

Preparar las oposiciones a Correos: 2020 es el año

20/01/2020

Preparar las oposiciones a Correos: 2020 es el año

El mercado laboral es uno de los sectores más complejos de nuestra sociedad, una dificultad cada vez más evidente, dada la alta competitividad. Sin embargo, muchas personas optan por buscar un empleo por el cual alcanzar la estabilidad económica de manera absoluta, motivo por el que los puestos de funcionariado cuentan con una especial relevancia en la actualidad. De todas las opciones que se presentan ante nosotros, las oposiciones a Correos tienen un especial interés dentro del conjunto de la población gracias a las muchas posibilidades de éxito que existen.

 

¿Cuántas plazas tendremos para 2020?

Las oposiciones no son un examen más en el que con sacar la nota mínima se tienen garantías de entrar en el puesto de trabajo deseado. Miles de personas se presentan cada año y las notas de corte son lo único que determinan nuestro éxito o fracaso. Por esta razón, el número de plazas es uno de los factores más determinantes en el resultado que obtenemos, mereciendo de toda nuestra atención, el momento en el que se hace pública la resolución. Y este año estamos de enhorabuena, ya que para las oposiciones Correos 2020 se han anunciado nada menos que 3.471 plazas nuevas.

Se trata de una gran noticia para todas aquellas personas que todavía se estaban decidiendo por dar el paso, producto del considerable incremento de las probabilidades de aprobar. Cuantas más plazas, más opciones se tienen, por lo que este año se presenta como una de las mejores oportunidades para entrar a formar parte del funcionariado de España.

Dentro de estas plazas cabe destacar la división por sectores. Por un lado, 1.471 de estos puestos estarán destinados a las labores de reposición dentro de Correos; mientras que, las 2.000 restantes serán para cubrir el resto de las necesidades de trabajo dentro de la empresa. Así pues, tendremos además, un amplio margen de libertad a la hora de escoger el tipo de labor que deseamos desempeñar, salvaguardando así, nuestro propio bienestar psicológico.

Eso sí, no podemos dejar de mencionar la evidente dificultad que entraña todo el proceso de preparación de oposiciones. Son meses de estudio que requieren de todo el esfuerzo que seamos capaces de poner encima de la mesa. Porque el compromiso que fijamos por el bien de nuestro futuro es el motor que nos hace levantarnos cada mañana, cumpliendo así con nuestras obligaciones como estudiantes.

 

Una ayuda inestimable

A diferencia de otro tipo de formaciones, las oposiciones pueden ser un proceso completamente personal en el que estudiar por cuenta propia. No obstante, esta elección de aislamiento puede ser un error de grandes dimensiones que dificulte el tan deseado aprobado. Debido a ello, hemos de tener en cuenta aquellos aliados de los que disponemos, como es el caso de una academia oposiciones Madrid, teniendo así una ayuda inestimable.

Estas empresas se han especializado con el paso de los años, en ofrecer a todos sus alumnos las mejores prestaciones para facilitar sus tareas de estudio. Una de las ventajas más evidentes es el hecho de recibir consejos de profesionales del sector, marcando nuestros horarios y teniendo una perspectiva plena del progreso que tenemos. Unas oposiciones por cuenta propia nunca son recomendables y, dada la sustancial mejoría de estas compañías, carece de sentido seguir por ese camino.

Además de esto, es necesario matizar que los nuevos tiempos han potenciado las facilidades para recurrir a una academia de oposiciones. Lo que antaño suponía pérdidas de tiempo en desplazamientos, hoy en día se ha sustituido por la eficiencia digital. Tenemos la posibilidad de tomar las clases desde el propio hogar, a través de la pantalla de nuestro propio ordenador, por lo que podemos despedirnos para siempre de las excusas.

Eso sí, no todas las academias funcionan de la misma manera y hemos de poner en marcha una exhaustiva comparativa de los servicios de mayor prestigio en internet. De esto va a depender que preparar oposiciones Correos sea un camino dócil y sencillo de recorrer, estando mucho más listos para alcanzar la meta de la estabilidad financiera una vez terminemos con los estudios.

Para ello, simplemente hemos de contemplar factores en internet, tales como las opiniones de otros alumnos, una visión completamente objetiva de lo que estamos a punto de contratar, o los servicios que se publican en las diferentes webs de las academias. Solo aquellas que apuesten por metodologías modernas, se preocupen por cada uno de los clientes como casos únicos y que, tras años en el sector, estén consideradas como referentes, serán capaces de hacernos aprobar este complicado examen.

Depende exclusivamente de cada uno de nosotros recurrir a aquellos que se hayan profesionalizado para ser un apoyo en esta dura fase de la vida. El esfuerzo que realizamos puede llegar a ser abrumador y, de cara a no perder el objetivo final de vista, necesitamos de la guía de dichas academias.

 

Cómo preparo las oposiciones a Correos

Una vez hemos tomado la decisión de estudiar las oposiciones y recurrir a una academia de alto nivel, hemos de tener en cuenta aquellas medidas de mayor efectividad a la hora de preparar examen Correos. Son muchas las técnicas de estudio que existen actualmente, sin embargo, pocas se presentan tan adecuadas como los simulacros de examen.

Estudiar la materia es una labor que hemos de llevar a cabo de manera indiscutible, para ello es prioritario tomar conciencia del examen al que nos vamos a presentar y poner en práctica todas las posibilidades que puedan llegar a preguntarnos. Por esta razón, las academias no sólo nos ofrecen el temario completo para que lo devoremos, sino que también cuentan con test psicotécnicos y pruebas para que comprobemos de primera mano nuestras opciones de éxito.

Realizando dichos simulacros mejoramos el aprendizaje, sacando partido de cada error que cometemos, y también sentamos las bases para que llegado el día del examen sepamos cómo afrontar el momento. Un proceso de preparación que va más allá del mero conocimiento, y para el que hemos de encararlo con paciencia, esfuerzo y, sobre todo, ilusión. Nuestro futuro depende de ello y merece la pena darle la relevancia que requiere.