Sociedad

Los tipos de piscinas que puedes construir

28/04/2020

Los tipos de piscinas que puedes construir

En la actualidad existen diferentes tipos de piscinas entre las que podemos elegir, las cuales tienen el mismo cometido, es decir, el de refrescarnos en verano e incluso en otras estaciones si optamos por la climatización e instalación de cubiertas. Nuestro objetivo es analizar los principales tipos de piscinas para poder elegir aquel que se adapte mejor a nuestras necesidades.

Las piscinas de hormigón

Si lo que buscamos es la máxima resistencia y durabilidad en una piscina, la mejor alternativa es la piscina de hormigón.

Se trata de una piscina que es construida in situ, de manera que las terminaciones son totalmente personalizadas y adaptadas a nuestras necesidades.

Podremos elegir diferentes formas, diseños, profundidad, elementos decorativos, iluminación, etc., y el mismo equipo profesional que se encarga de su construcción, también nos ofrecerá un completo servicio de reparación de piscinas, por lo que tendremos la tranquilidad de estar siempre cubiertos ante cualquier circunstancia.

No obstante, se trata de un sistema constructivo muy eficiente, por lo que pasarán muchos años antes de que se produzca una avería y tenga que repararse.

En cuanto a las piscinas de hormigón, podemos encontrar dos tipos principales que son:

  • Piscinas de hormigón gunitado: se construye la estructura de ladrill y posteriormente se proyecta hormigón a gran velocidad. Este tipo de estructura es muy segura y muy resistente.
  • Piscinas con bloque de hormigón: se prepara la solera con el armazón, para posteriormente levantar las paredes con bloque de hormigón.

Piscinas prefabricadas

Las piscinas prefabricadas son aquellas que ya vienen diseñadas y construidas de fábrica.

Generalmente se fabrican a través de moldes específicos, por lo que no vamos a poder elegir un diseño exclusivo, sino que deberemos centrarnos en los existentes.

No obstante, el catálogo es bastante amplio, además de que goza de algunas ventajas interesantes como:

  • Son más económicas.
  • Tienen una alta durabilidad.
  • Se instalan mucho más rápidamente.

La piscina desmontable

En tercer lugar contamos con una alternativa muy interesante que es la de la piscina desmontable.

Una de las particularidades de esta opción es el hecho de que podemos instalarla y desinstalarla en función de nuestras necesidades.

Estas piscinas están pensadas sobre todo para aquellos casos en los que no disponemos de demasiado espacio.

De esta forma, tendremos un lugar de baño para los meses de calor, pero el resto del año, podremos retirarla y reutilizar el espacio disponible.

En este caso tendremos un montón de diseños y opciones entre las que elegir, destacando dos materiales principales que son:

  • Piscinas de acero.
  • Piscinas de madera.

Cabe destacar que también hay otros materiales para piscinas desmontables, pero estos son los más eficientes y los que ofrecen una mayor calidad y resistencia con el paso del tiempo.

No debemos olvidar que se trata de piscinas que se montan y desmontan, por lo que son más predispuestas a desgaste con el paso del tiempo, y de ahí que valga la pena que nos aseguremos de que utilizamos modelos y materiales bien construidos y de calidad.

Como podemos ver, existen diferentes tipos de piscinas, y cada uno de ellos tiene unas características determinadas que las hace más interesantes en función del proyecto que tengamos entre manos, de manera que de una correcta elección, dependerá que podamos disfrutar de un verano mucho más refrescante con nuestros amigos, familiares o incluso para veladas tranquilas.

Piscinas de Acero: 

las piscinas de acero son estructuras que se montan con paneles de acero galvanizado de 2mm de espesor. Estas piscinas se construyen encima de una base de hormigón armado en el que luego, con ayuda de las planchas, se consigue una estructura que resitste la presión del agua. El liner se coloca sobre las planchas y sobre el hormigón del suelo creando un vaso totalmente estanco.