Internacional

¿Puede Trump ganar las elecciones en la Corte Suprema?

05/11/2020

author:

¿Puede Trump ganar las elecciones en la Corte Suprema?

En EE.UU. prosigue el recuento de votos y en ciertos estados la brecha entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden es tan pequeña que, si bien ya se han procesado prácticamente todas las papeletas, todavía no está claro quién se llevó la victoria.

Este miércoles, Trump declaró que hay “fraude” en las elecciones y apuntó que está presto a dirigirse a la Corte Suprema a fin de que detenga “toda la votación” y prevenir que se encuentren nuevas “papeletas a las 4 de la mañana”.

La campaña de Biden, por su lado, tachó de “indignante, sin precedentes y también incorrecta” esta declaración de Trump y prometió oponerse a los intentos de frenar el recuento de votos.

Mas, ¿podría Trump verdaderamente solucionar el resultado de las elecciones en la Corte Suprema?

La noche del martes se dio a conocer que Trump ganó en estados esenciales como Florida y Ohio, como en Iowa y Texas. Biden, por su lado ganó en Arizona, Míchigan y Wisconsin. Sin embargo, todavía se aguardan los resultados de otros estados clave como Carolina del Norte, Georgia y Pensilvania.

El recuento se ve complicado por el hecho de que, debido a la pandemia de coronavirus, un número récord de estadounidenses votaron por correo y las papeletas mandadas el tres de noviembre tardaron en llegar a las comisiones electorales. Con esto, se sabe que los demócratas eran considerablemente más propensos que los republicanos a mandar las papeletas por correo en vez de votar presencialmente el día de las elecciones.

Anteriormente, los demócratas presionaron a fin de que cuando menos diez estados extendiesen sus plazos para admitir papeletas por correo mientras que los especialistas advertían que los votos mandados cerca del tres de noviembre podrían llegar tarde para ser contabilizados, recoge Político.

Los republicanos, por su lado, retaron estos cambios, argumentando que los funcionarios electorales y jueces locales estaban mudando las reglas en el último instante, y también insistieron en que no había forma de demostrar que todas y cada una de las papeletas que llegasen tarde hubiesen sido mandadas por correo ya antes de las elecciones. Como resultado, los republicanos consiguieron ganar estas demandas en ciertos estados, mas en otros no lograron hacer mejorar sus protestas, singularmente en Pensilvania, que deja una extensión de 3 días para percibir y contar los votos por correo.

El martes, el equipo de Trump estuvo trabajando en demandas para bloquear las papeletas que llegan tras el día de las elecciones, pese a que solicitaron sin éxito a la Corte Suprema que rechazara la extensión en Pensilvania. Mientras, los demócratas presionan a fin de que los estados aguarden los votos pendientes.

Trump declaró repetidamente que los votos no deben contarse tras el día de las elecciones. En verdad, a lo largo de múltiples meses el presente inquilino de la Casa Blanca trató de vincular la votación por correo con el fraude y pronosticó en más de una ocasión que las elecciones acabarían en la Corte Suprema.

En el mes de septiembre, Trump nominó a la juez conservadora Amy Coney Barrett para ocupar el puesto vacante en la Corte Suprema, tras la muerte de Ruth Bader Ginsburg. Entonces, el líder declaró que deseaba que la candidatura para sustituir a Ginsburg fuera aprobada ya antes de las elecciones del tres de noviembre.

La semana pasada, el Senado de EE.UU. confirmó a Barrett como juez asociada de la Corte Suprema, asegurando de esta forma una mayoría conservadora de seis-tres que puede asistir a Trump en todo caso relacionado con las elecciones.

Sin embargo, la presencia de Barrett en la Corte Suprema no puede garantizarle nada a Trump, puesto que la juez podría abstenerse de oír cualquier caso relacionado con las elecciones debido a un enfrentamiento percibido.

Además de esto, la Corte Suprema es el tribunal de apelación de última instancia en EE.UU. y tiene discreción sobre los casos que debe solucionar, en una gran parte relacionados con las impugnaciones de casos que se escuchan en tribunales inferiores sobre puntos de la ley federal y la Constitución. Por tanto, en un inicio se van a tomar muchas medidas en los tribunales estatales.

Podemos destacar que las impugnaciones electorales en los tribunales estatales no son nada nuevo y con frecuencia tienen poco impacto en el resultado final. No obstante, existen salvedades, como el caso de las presidenciales del año dos mil, en el momento en que una serie de impugnaciones legales por procedimientos de votación imperfectos en Florida entregó la victoria a George Bush pese a que en un inicio los medios habían proclamado a Al Gore como ganador en ese estado clave.