Sociedad

Seguros privados de salud: ¿con o sin copago?

03/08/2021

Seguros privados de salud: ¿con o sin copago?

No es nuevo el debate acerca de la conveniencia de incluir el copago en nuestro seguro privado de salud, al objeto de abaratar el importe anual de la póliza.

Existe la percepción generalizada de que los copagos pueden ser muy onerosos para el bolsillo, pero la realidad es tozuda y nos demuestra lo contrario: en todas las compañías de seguros se trata de importes sumamente asequibles, especialmente si tenemos la muy sana costumbre de no caer enfermos con facilidad.

Por otra parte, la rebaja en la póliza que supone el copago en cualquier seguro de salud es muy considerable. De hecho, existen seguros privados de salud con copago desde solo 18 euros mensuales, cosa que podemos comprobar en este enlace: copagos Adeslas.

Qué es exactamente el copago

El copago es una cantidad prefijada que el asegurado paga cada vez que acude a la consulta o precisa un servicio médico cubierto por su seguro de salud privado.

A cambio, el importe de la póliza del seguro de salud se reduce muy considerablemente, con descuentos que pueden ser superiores al 60 %.

En función de las circunstancias personales, a algunas personas les saldrá más barata una modalidad de seguro o la otra.

¿Son caros los copagos por consulta o servicio médico?

La respuesta correcta es que los importes de copago son asequibles. A modo de ejemplo, y solo para hacernos una idea, estos son algunos precios de copago del seguro de salud Adeslas Plena:

  • Servicio de enfermería: 2 euros
  • Consulta de medicina general o pediatría: 2,70 euros
  • Rehabilitación y Podología: 2,70 euros
  • Consulta con médicos especialistas: 4 euros
  • Resonancia Magnética: 12 euros
  • TAC o Scanner: 12 euros
  • Pruebas genéticas: 12 euros

Para una persona joven, sana y en condiciones físicas normales, el copago supondrá un mínimo gasto anual o incluso ninguno. Sin embargo, para una persona mayor con patologías diversas, la factura mensual correspondiente al copago seguramente será demasiado elevada.

Claves para decidir qué tipo de seguro de salud nos conviene

Para valorar la conveniencia de incluir el copago en nuestro seguro de salud, tendremos en cuenta los siguientes factores clave:

  • Circunstancias económicas: si nuestra posición financiera es cómoda, no hay mucho que meditar y lo normal será evitar el copago. En el caso contrario, deberemos valorar los parámetros que se indican a continuación.
  • Edad: hasta los 40 años, lo habitual es que las visitas al médico sean pocas y puntuales. Quienes no hayan alcanzado aún la cuarentena son claros candidatos al copago. A partir de esa edad hay que tener en cuenta más factores. Y ya cumplidos los 50, es aconsejable cambiar directamente a la modalidad sin copago.
  • Factores familiares: si tenemos niños o personas de edad avanzada incluidas en el seguro, lo sensato es prescindir del copago. Las personas sin ataduras familiares ahorrarán una buena cantidad anual si se deciden por un seguro de salud con copago.
  • Estado de salud: es el parámetro primordial para tomar la decisión. No añadiremos nada más, pues extendernos en este punto sería redundante e innecesario.

Como hemos visto, existen en el mercado seguros de salud con copago extremadamente económicos.

Pero también hay buenas noticias para quienes, tras tener en cuenta los factores anteriores, se inclinen por contratar un seguro de salud sin copago: se comercializan seguros sin copago desde tan solo 57 euros mensuales, tal y como se muestra en este otro enlace: Adeslas sin copagos.