Sociedad

¿Qué es la formación bonificada?

11/04/2022

¿Qué es la formación bonificada?

Para conseguir una mejora continua en el funcionamiento de una empresa es de vital importancia que el equipo que la conforma se encuentre debidamente formado, actualizando de forma continua sus conocimientos en el sector en el que desarrollan su actividad. Para tal propósito existe la posibilidad de acogerse a la formación bonificada.

Para saber más sobre este concepto de formación bonificada para trabajadores, a continuación se ofrecen más detalles interesantes sobre esta opción que supone bajos costes y enormes ventajas.

Datos importantes

Esta formación bonificada consiste en proporcionar a las empresas un crédito destinado a la formación profesional de todo su equipo, siendo su propósito aumentar la competitividad y el rendimiento laboral de sus empleados.

En este tipo de formación se utiliza lo aportado por cada empresa en concepto de formación a la Seguridad Social, invirtiéndolo cada año en formación de sus trabajadores. 

La formación bonificada se caracteriza por los siguientes aspectos:

  • Solo los trabajadores de una empresa pueden acceder a este tipo de formación.
  • Cada empresa es la responsable de escoger los cursos que van a realizar los empleados y realizar la gestión pertinente.
  • Los cursos de formación bonificada presentan varias modalidades, dependiendo de las necesidades de cada empresa cabe la posibilidad de optar por cursos presenciales, cursos online o cursos mixtos (semipresenciales).
  • Toda empresa se hace cargo de una parte de la financiación.

Beneficios de la formación bonificada 

Toda empresa que aboga por este tipo de formación cuenta con una serie de ventajas, al igual que los empleados que la realizan, aunque para sacar el máximo rendimiento es preciso dedicarle la constancia y dedicación que precisa.  Está comprobado que la formación continua es una herramienta perfecta para mejorar los conocimientos y las distintas habilidades de toda empresa y a continuación se detallan las principales ventajas de esta formación continua:

Se consigue que los empleados de la empresa cuenten con una mayor cualificación, estando al corriente de las nuevas tendencias del mercado y las necesidades que se presentan en su sector de actividad.

La productividad de los empleados aumenta también de forma considerable, lo que se traduce en una mejora de sus habilidades y conocimientos y, por lo tanto, en una mayor confianza en sí mismos en el trabajo que desarrollan y estén satisfechos.

En lo que a los empleados que reciben formación bonificada se refiere, también se obtiene un acceso más seguro y fiable en la promoción interna en la empresa en la que operan, dando lugar al acceso a puestos de trabajos más cualificados y superiores sin tener que acudir al mercado laboral.

Está comprobado que las empresas que se preocupan por sus trabajadores tienen como respuesta un mayor compromiso por parte de los mismos para con la empresa y una buena forma de obtener este resultado es dedicando medios para su correcta formación.

La tecnología es un factor que se encuentra en continua transformación, reinventándose de forma constante. Optar por una formación bonificada consigue que la empresa en sí se adapte mejor a las nuevas tecnologías y vayan en perfecta consonancia con lo que los clientes necesitan, adaptando sus productos y servicios de forma óptima.

De cara a la empresa, disponer de un equipo humano debidamente formado se traduce en una disminución importante en la rotación de los empleados, adaptándose a los requisitos de la compañía y disponiendo de personal altamente cualificado. Esto supone un ahorro económico también, sin tener necesidad de realizar nuevas contrataciones.

La formación bonificada además suma valor a la firma, gracias a la especialización que proporciona a los trabajadores de la empresa y los clientes pueden dar buena fe de ello con unos resultados inmejorables. 

Tal y como se ha podido comprobar a lo largo de este artículo, todo son ventajas con la formación bonificada, tanto para la entidad empresarial como para los empleados que la forman. Con una inversión mínima se consigue el éxito en muchos aspectos y se consigue obtener ventaja respecto a la competencia.