Sociedad 25/11/2022

Las 5 virtudes (no tan conocidas) de las alfombras de vinilo

En el relativamente corto tiempo que llevan en el mercado las alfombras de vinilo han conquistado muchos territorios y nichos de mercado que parecían inalcanzables para ellas.

Poco a poco nos hemos ido acostumbrando a verlas, pese a lo cual todavía mucha gente no tiene claro cuáles son sus principales virtudes.

Virtudes que han hecho que se desarrolle un ecosistema de alfombras de uso universal, que hacen un estupendo servicio en la cocina como en el salón, en la terraza como en la sala de espera. Se han convertido en la alfombra práctica para cualquier uso.

Veamos sus 5 principales virtudes.

1. La resistencia

El material del que están hechas las alfombras de vinilo es extraordinariamente resistente a la abrasión, a la vez que muy flexible.

Por eso no es de extrañar que las alfombras de vinilo se utilicen no solo en entornos domésticos, sino también en condiciones de uso intensivo comercial e industrial.

Porque lo aguantan todo. Los roces, la pisada, las sillas con ruedas, lo que te quieras imaginar.

2. La larga duración

Como consecuencia de lo anterior estamos hablando de alfombras de larga duración, que no van a durar unas pocas temporadas, sino el tiempo que tardes tú en aburrirte de ellas.

Porque no encontrarás otro motivo para tener que cambiarlas, tal es su grado de durabilidad para permanecer impasibles y como nuevas año tras año, temporada tras temporada, dando mucho y pidiendo a cambio muy poco mantenimiento.

3. Alfombra fina y lisa

Las alfombras de vinilo son muy finas (dependiendo del modelo entre 2 y 5 mm) y además su superficie es lisa.

Igualmente, dependiendo del modelo, si es vinilo trenzado presentan cierta textura o rugosidad al tacto, pero nunca lo suficiente para que por ejemplo la suciedad se pueda meter en los huecos.

Que una alfombra sea fina y lisa evita un montón de problemas. Por ejemplo, no acumula polvo y el poco que haya se quita con facilidad.

Se queda pegada al suelo y apenas levanta de él, de modo que se evitan tropezones, y como la base suele ser de goma, se evita además que se mueva de su sitio.

4. La alfombra más fácil de limpiar

El mantenimiento de las alfombras suele ser complicado y dar quebraderos de cabeza. Sin embargo, las alfombras de vinilo se limpian de muchas formas, y todas ellas muy simples.

Escoba, aspirador (manual o robot), paño húmedo o esponja… Pero, sobre todo, si se tercia, le pasas la fregona. Y listo. No necesitan productos químicos ni limpiadores específicos: solo agua y jabón neutro.

Son, con diferencia, las alfombras más agradecidas y fáciles de limpiar del mercado.

5. Y también… decorativas

Pero si crees que las alfombras vinílicas son convenientes porque son solo prácticas, va a ser que no. Porque también tienen su lado decorativo y se puede afirmar sin dudar que son alfombras cálidas, hogareñas y acogedoras.

Porque han desarrollado con los años una gama amplia de texturas, diseños y colores para que haya una alfombra de vinilo adecuada para cada decoración.